Las áreas de influencia de Rusia en el mundo | El Mundo | DW | 09.03.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Internacional

Las áreas de influencia de Rusia en el mundo

La política exterior de Rusia se ha endurecido con el presidente Putin. Aunque Rusia busca la cooperación, tampoco le teme a la confrontación. Esto ha llevado a algunas relaciones difíciles.

Estados Unidos

Rusia tiene una relación ambivalente con Estados Unidos. Durante la elección presidencial de Estados Unidos en el otoño de 2016, Rusia presumiblemente intentó influenciar la opinión pública de una manera sutil a favor de Donald Trump. Pero desde que Trump asumió la presidencia, la relación entre los dos jefes de Estado es tensa. A principios de marzo, Putin anunció en su discurso del estado de la nación que desarrollará misiles nucleares inbatibles por Occidente. Esto fue también una respuesta a la retirada de Estados Unidos en 2002 del contrato con Rusia sobre defensa antimisiles. Washington no se mostró sorprendido. El presidente Trump anunció la construcción de nuevos misiles nucleares de fuerza explosiva "limitada". En una entrevista con DW, la politóloga Susanne Spahn sugirió que la relación directa de Putin con Estados Unidos también depende de fortalecer la posición de poder de su país. "El principal enemigo es Estados Unidos. Putin usa un discurso muy amenazante contra Occidente siguiendo el lema: antes no querían escucharnos, entonces por lo menos escúchennos ahora".

Medio Oriente

La pretensión de Rusia de convertirse nuevamente en un peso pesado político internacional no se muestra de una forma más clara que en el Medio Oriente. Rusia apoya de una forma sólida al presidente sirio, Bashar al Assad, quien lleva a cabo una guerra contra sectores de su propio pueblo. Rusia ha creado un contingente militar considerable para proteger a Al Assad y el orden político que él ha establecido. La participación de Moscú tiene varias razones. En primer lugar, se trata de tener una base militar en el Mediterráneo. Pero sobre todo, Rusia se ha convertido en un actor en la región que nadie puede superar. Junto con Irán, la segunda fuerza protectora de Al Assad, Rusia tiene ahora una considerable influencia en la región entre Irán e Israel. En Irak, Siria y en partes donde Irán apoya a Hezbolá, como también en el Líbano, la palabra de Rusia tiene mucho más peso que al comienzo de la guerra de Siria. También en Turquía, que intervino en enero en el norte de Siria, la palabra de Rusia cuenta. Estados Unidos se había retirado considerablemente del Medio Oriente durante la administración de Obama y dejó atrás un vacío que Rusia está llenando cada vez más.

Europa central y oriental

Rusia tiene relaciones difíciles con los antiguos Estados satélites del imperio soviético. Lituania, por ejemplo, apenas ha tenido contactos políticos desde la crisis de Ucrania. Alrededor del 65 por ciento de los lituanos consideran a Rusia como vecinos "no amigables" y alrededor del 18 por ciento no descarta que Rusia podría invadir su país. Las relaciones de Rusia con Polonia tampoco son buenas. Jaroslaw Kaczynski, como presidente del partido gobernante conservador de derecha PiS, es un anticomunista convencido que también se distancia de la Rusia de Putin. Con Serbia, por el contrario, Rusia tiene una buena relación. Esto no se debe solo a las buenas relaciones personales entre Putin y el presidente serbio, Aleksandar Vucic, sino a que Serbia recibe una parte considerable de sus armas y energía de Rusia.

Alemania

Rusia ha tenido una relación difícil con Alemania desde el estallido de la crisis en Ucrania. Alemania respalda las sanciones comerciales adoptadas por la UE contra Rusia, a pesar de que a ella misma les traen consecuencias negativas: alrededor de 40 por ciento de las pérdidas comerciales afectan a Alemania. Sin embargo, Alemania mantendrá su actitud crítica respecto a la anexión de Crimea y el conflicto en Ucrania, según explica Rolf Mützenich, de la división de política exterior del SPD, en entrevista con DW. La violación del derecho internacional en Crimea no puede ser aceptada. La relación con Ucrania y Rusia, sin embargo, sigue siendo en general un foco de la política exterior alemana. "No debemos dejarnos influenciar por actores internos de ambos Estados," advierte Mützenich.

Asia

Desde que las relaciones con la UE se calmaron como resultado de la crisis de Ucrania, Rusia recurre cada vez más a China. Ambos países quieren entonces expandir sus relaciones comerciales. Rusia también quiere participar en el desarrollo de la "nueva ruta de la seda". Políticamente, ambos Estados mantienen un estilo similar, a saber, un trato autoritario de los críticos y la oposición interna y una representación robusta de sus propios intereses en el exterior. Ambos Estados se han mostrado repetidamente en contra de condenar a Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU. Militarmente, los dos Estados se han acercado y organizado varias maniobras conjuntas, no solo en Asia Central, sino también en el mar de China.

Kersten Knipp (RRR/VT)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

Ver el video 01:21
Now live
01:21 minutos

Putin y su campaña electoral

Audios y videos sobre el tema

Publicidad