La Unión Europa elabora una nueva estrategia militar | Europa | DW | 29.11.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

La Unión Europa elabora una nueva estrategia militar

En la próxima primavera, la Unión Europea quiere adoptar una nueva doctrina de política de seguridad. En un primer borrador, el jefe de la diplomacia de la UE, Borrell, enfatiza la importancia de la fuerza militar.

Soldados del Eurocuerpo de Francia izan la bandera de la UE frente al Parlamento en Estrasburgo 2014.

Soldados del Eurocuerpo de Francia izan la bandera de la UE frente al Parlamento en Estrasburgo 2014.

La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, marcó el rumbo hace dos años: "Europa también debe aprender el lenguaje del poder", exigió la alemana cuando asumió su cargo. La UE debe ser capaz de mantenerse en pie frente a Estados líderes como China, pero también frente a Estados Unidos.

La forma de poner en práctica este objetivo es parte de la nueva doctrina de política de seguridad que se está elaborando en Bruselas para marzo de 2022. El primer borrador de esta "brújula estratégica" acaba de ser presentado a los 27 Estados miembros por el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell. El representante de Asuntos Exteriores de la UE analiza el presente sin tapujos: "Europa está en peligro", advierte el español. La Unión Europea no puede permitirse ser un espectador en un mundo extremadamente competitivo".

La influencia de Europa disminuye

"La UE debe garantizar la seguridad de sus ciudadanos y proteger nuestros valores e intereses", exige Borrell, enumerando los más diversos ámbitos de conflicto. Entre ellos se encuentran no solo las amenazas militares, sino también la competencia por los estándares mundiales y la batalla por la supremacía en inteligencia artificial, computación en la nube, semiconductores y biotecnología. También se mencionan los retos que plantean la desinformación y los ciberataques.

En la actualidad, la nueva política de poder no solo utiliza los medios militares tradicionales. Borrell también advierte de las amenazas híbridas, como las que actualmente experimenta la UE en su frontera exterior con Bielorrusia. Todo esto hace cada vez más difícil la clásica distinción entre guerra y paz. Europa, cuya importancia económica y demográfica en el mundo no deja de disminuir, debe imponerse en este entorno.

El retorno de la política del poder

Aunque el texto definitivo no estará disponible hasta la próxima primavera, el primer borrador ya documenta un claro cambio en la visión europea del mundo. En comparación con la "Estrategia Global" de la predecesora de Borrell, Federica Mogherini, de 2016, el "poder blando" de la UE ha retrocedido notablemente a un segundo plano. Josep Borrell califica esta evolución como el "retorno de la política del poder", a la que Bruselas también quiere reaccionar militarmente.

Aunque la Unión Europea cuenta con sus propias fuerzas armadas, los llamados battlegroups, desde 2007, recientemente se ha puesto de manifiesto en Afganistán lo limitado de su capacidad de acción militar hasta la fecha. Con su concepto de battlegroups, la UE ha tenido durante muchos años dos unidades de combate permanentemente activas, cada una con 1.500 soldados. Se supone que deben prevenir las guerras en las zonas de conflicto y llevar a cabo misiones humanitarias.

¿Misiones más frecuentes en el futuro? Soldado de la Bundeswehr en la misión de formación de la UE en Malí.

¿Misiones más frecuentes en el futuro? Soldado de la Bundeswehr en la misión de formación de la UE en Malí.

Las unidades, que cambian cada seis meses, son proporcionadas por diferentes Estados de la UE. Sin embargo, en sus 15 años de existencia, los grupos de combate no se han activado en una sola crisis. "El hecho de que no se desplieguen las agrupaciones tácticas de tres a cinco estados se debe también a que siempre tiene que haber una 'nación líder' que debe movilizar más material y personas, y asumir los costes. Los Estados que podrían usar este instrumento temen hacerlo", explica el politólogo Joachim Koops, de la Universidad de Leiden, en La Haya.

Polémica fuerza de intervención

La "Brújula Estratégica" define ahora un nuevo concepto militar. Para 2025, la UE quiere establecer una "capacidad de despliegue rápido" (RDC) de hasta 5.000 soldados. La formación de unidades terrestres, aéreas y navales es más amplia que la de los actuales grupos de combate y debe componerse de forma modular en función del escenario de despliegue requerido.

La evacuación de los europeos de Kabul en agosto solo fue posible con la ayuda de Estados Unidos.

La evacuación de los europeos de Kabul en agosto solo fue posible con la ayuda de Estados Unidos.

Sin embargo, para alcanzar los objetivos establecidos en la "Brújula Estratégica", es probable que el gasto en defensa tenga que aumentar considerablemente, sobre todo en Alemania. La sección sobre los desafíos marítimos ya muestra la necesidad de inversión. Si la UE define en el futuro "zonas marítimas de interés", como el estrecho de Ormuz, espera que las fuerzas navales y aéreas europeas actúen allí de forma coordinada. Por lo tanto, es probable que los soldados alemanes sean llamados al extranjero con mucha más frecuencia que en la actualidad.

El ejército de la UE no está a la vista

Además, se van a desarrollar importantes capacidades militares que la UE no posee en la actualidad. Esto incluye el transporte aéreo a largas distancias, así como las capacidades de mando y planificación. "Uno de los principales problemas de la UE es que no cuenta con un gran personal militar como la OTAN y 70 años de experiencia en cooperación, sino que siempre tiene que utilizar las capacidades nacionales", afirma el politólogo Koops. Pero también en este caso la UE está avanzando. Después de que los ministros de Defensa decidieran hace unos días otros 14 programas, la UE coordina ahora 60 programas conjuntos de armamento y capacidades militares.

(gg/er)

DW recomienda