La UE intenta un nuevo enfoque en la disputa sobre asilo | Europa | DW | 22.09.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

La UE intenta un nuevo enfoque en la disputa sobre asilo

La Unión Europea presentará un "Nuevo Pacto sobre Migración y Asilo", que promueve un "mecanismo de solidaridad obligatorio" en los países del bloque.

Llamado de auxilio de personas refugiadas en Lesbos, Grecia.

Llamado de auxilio de personas refugiadas en Lesbos, Grecia.

La Comisión de la Unión Europea presentará este miércoles (23.09.2020) propuestas para reformar la ley de asilo y la distribución de refugiados en el bloque. Una vez más, como en 2015 y 2016, los Estados miembros de la UE no han podido hasta ahora ponerse de acuerdo sobre una solución común a los problemas de la migración. El reciente incendio en el campamento de refugiados de Moria y las condiciones inhumanas en Lesbos dan al debate un "nuevo impulso", según funcionarios europeos en Bruselas.

La jefa de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, ha anunciado que el antiguo sistema, también llamado Convenio de Dublín, será reemplazado por uno nuevo. La obligación de los países de la UE de acoger a las personas refugiadas o personas solicitantes de asilo probablemente no se incluirá, porque muchos Estados miembros simplemente se negarían a hacerlo.

El penoso regateo sobre la recepción de algunos solicitantes de asilo sin hogar de Lesbos pone en relieve, una vez más, el problema. De las 12.000 personas que tendrían que ser atendidas en Lesbos, Alemania está acogiendo a algunas de ellas. No está claro exactamente cuántas serán, ya que la cifra de 1.500 mencionada también hace referencia a los campos de otras islas griegas. Además, se acogerá a 150 jóvenes no acompañados, al igual que Francia. Los Países Bajos anunciaron la admisión de 100 jóvenes y familias. Sin embargo, el Gobierno de La Haya está compensando esto con una cuota de la ONU, para que no se admitan más solicitantes de asilo. Por su parte, el Gobierno finlandés permitirá la entrada de 12 jóvenes al país.

En Lesbos, personas solicitantes de asilo hacen fila para recibir alimentos.

En Lesbos, personas solicitantes de asilo hacen fila para recibir alimentos.



Las "señales equivocadas"

Todos los demás miembros comunitarios tratan de ignorar el tema y se alinean detrás del ministro de Interior austriaco Karl Nehammer, del conservador Partido Popular (ÖVP), quien declaró que admitir a personas de Moria era "la señal completamente equivocada" y no se debería "ceder ante los migrantes violentos", refiriéndose a los supuestos pirómanos de Lesbos que, al incendiar el campamento, habrían querido forzar su viaje hacia la Grecia continental. Por ese motivo, Austria entregó 55 toneladas de suministros de ayuda al país heleno para la construcción de un nuevo campamento.

Un debate público sobre la acogida de los solicitantes de asilo, e incluso las manifestaciones para obtener dicha ayuda, como las de Alemania, el fin de semana pasado, son más bien la excepción en la UE. Hay llamados de científicos suecos a su propio gobierno para que acojan a los refugiados. Pero el Ejecutivo sueco lo rechaza. Polonia, Hungría y República Checa se niegan a aceptar solicitantes de asilo de Grecia o Italia, a pesar de que el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas los ha reprendido y condenado por esta actitud.

Un estudio realizado por el "Centro Común de Investigación" de la Comisión de la UE en febrero muestra -después de evaluar los resultados de las elecciones regionales y europeas y de los sondeos de opinión- que en muchas regiones del bloque se comparte la actitud de rechazo hacia los solicitantes de asilo y los refugiados. Los partidos que son críticos con la migración tienen el mayor respaldo en Hungría e Italia, con un 60 por ciento. En Portugal y Rumania obtienen el apoyo más bajo, con un 20 por ciento. Alemania se ubica en el centro, con el 40 por ciento.

El nuevo campamento de refugiados de Kara Tepe, en Lesbos.

El nuevo campamento de refugiados de Kara Tepe, en Lesbos.


Sin claridad sobre números ni rutas

El año pasado, según la agencia de protección de fronteras de la Unión Europea, Frontex, en su "análisis de riesgo" anual, unas 142.000 personas entraron en la UE de forma "irregular". Sin embargo, "irregular" no significa "ilegal", porque las personas que solicitan asilo en la UE, o aquellos que quieren ser reconocidos como refugiados, deben entrar primero en territorio europeo. Por lo general, sólo pueden hacerlo si cruzan las fronteras sin papeles o visados válidos.El número de estas entradas "irregulares" ha ido disminuyendo constantemente desde su pico en 2015.

En 2019, la mayoría de los migrantes llegaron a través de las islas griegas (83.000), seguidas de España (24.000) e Italia (14.000). Frontex señala que el número de solicitudes de asilo en los países comunitarios, que ascendió a 720.000 el año pasado, es muy superior al número de entradas "irregulares" identificadas. Esto significa que un gran número de personas no están registradas en absoluto o viajan a la UE por otros medios.

Según una encuesta de solicitantes de asilo en Alemania, alrededor del 40 por ciento llegó en avión al país en 2019. Por lo general, estas personas llegan con un visado de turista y solicitan asilo cuando éste expira. En su análisis, los expertos de Frontex también señalan que hay un número desconocido de personas en la UE que entraron sin ser detectadas, nunca solicitaron asilo y que en realidad están viviendo en algún lugar "ilegalmente" sin registrarse. También suele haber múltiples solicitudes de asilo de una misma persona en diferentes países de la UE.

El Comisario de Migración de la UE, Margaritis Schinas, quiere eliminar todas estas dificultades en tres etapas.En primer lugar, pide instar a los países de tránsito, es decir, Turquía, Libia, Túnez y Marruecos, a retener a más migrantes.En segundo lugar, las fronteras exteriores de la UE deberían cerrarse en el mar en la medida de lo posible.Los procesos de asilo se deberían llevar a cabo en las fronteras exteriores. Y en tercer lugar, se debería introducir una "solidaridad vinculante" entre los Estados miembros en materia de asilo. Sin embargo, lo que todo esto significa aún no está claro.

(ct/cp)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema