La pugna por el liderazgo espiritual de los refugiados | Alemania | DW | 15.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

La pugna por el liderazgo espiritual de los refugiados

Según un estudio, la mayoría de los refugiados valora conceptos como democracia y sociedad secular. Muchos aspiran a integrarse, pero el éxito no esta garantizado.

Los presupuestos para la integración son buenos, pero hay que saber usarlos. Así se deduce del estudio “Refugiados 2016”, realizado por la escuela superior de Medios de Comunicación y Ciencia (HMKW) de Berlín y presentado este lunes. En cuestiones políticas, sociales y culturales, los encuestados defienden opiniones afines a la norma general alemana. Por ejemplo, el 95% se declara incondicional de la democracia. Una opinión extendida, sobre todo, entre los que más estudios tienen. En los otros grupos, solo la tercera parte defiende esa postura. No es que el resto esté en contra, sino que muestran inseguridad o desconocimiento respondiendo simplemente con “no sé”.

Una opinión conservadora

En referencia a lo que entienden bajo el concepto de “democracia”, los encuestados defienden posiciones que en Alemania estarían más cercanas a las filas conservadoras y feudos de la derecha. Las dos terceras partes creen que un líder debería gobernar para todos. Y otros tantos justifican que, en caso de necesidad, se podría utilizar la violencia para mantener el orden y la ley. Además, muchos piensan que no se debería atacar a los políticos. Y sobre todo, que no se debería satirizar o reírse de ellos, resume Ronald Freytag, presidente del HMKW.

Gestos simbólicos: solidaridad de refugiados tras el ataque de Ansbach.

Gesto simbólico: solidaridad de refugiados tras el ataque de Ansbach.

En cuanto a la preocupación por el fanatismo religioso, el 87% cree que la religión es algo privado. Más de la mitad apoya la libertad de cambiar de religión y casi dos tercios creen que se debería permitir el consumo de alcohol. Además, un 60% mostró su conformidad con los matrimonios mixtos.

Representatividad cuestionable

Para realizar el estudio, los autores distribuyeron mil formularios y recibieron 445 de vuelta. Por lo tanto, según los responsables, la imagen del estudio puede diferir de la que tienen los que no contestaron. También habría influido positivamente el hecho de que se haya realizado en una ciudad como Berlín, por su carácter cosmopolita y abierto. Además, para realizar un estudio que fuese lo suficientemente representativo habría que tener un conocimiento más exacto de los datos socio-demográficos de los refugiados. Un análisis de datos que, hasta ahora, no se ha realizado con la misma precisión que con los ciudadanos alemanes. Por eso es difícil obtener una muestra que corresponda fielmente a los criterios de representatividad.

Peligro: propaganda salafista

No obstante, el director de la escuela cree que el estudio genera cierto optimismo: “Entre los refugiados hay gran disposición para aceptar a Alemania y los alemanes. Muchos incluso desearían más contacto y están muy dispuestos a prender el idioma”, explica. Como consecuencia, sería necesario aprender a usar los presupuestos e intensificar los contactos entre recién llegados y otros partidarios de la democracia que lleven aquí más tiempo. Dicho contacto sería, posiblemente, el mejor instrumento para la integración política y cultural de los refugiados.

Sin embargo, para lograr este objetivo el tiempo apremia. El presidente de la oficina de Protección de la Constitución, Hans-Georg Maaßen, advertía hace unos días que salafistas y otros islamistas tratan de convencer de sus teorías a los refugiados. “Nos preocupa que se haga propaganda en los asilos”, explicó a la agencia alemana de noticias dpa: “Hasta ahora, hay más de 340 casos registrados pero seguro que hay más”.

Para evitar que estos intentos caigan en terreno fértil, es necesario que los refugiados se integren lo antes posible. “Hay que insistir en la defensa de nuestros valores”, explica Ronald Freytag, un cometido más fácil cuando se trata de niños porque “van a la escuela y aprenden el idioma”. Sin embargo, el reto real estaría en el grupo de los adultos. “Si no llegamos a la mayoría de los refugiados, sería una victoria insuficiente, puesto que se crearían sociedades paralelas y es lo que pretendemos evitar “, explica Freytag. A su juicio, dichos intentos deberían tener la máxima prioridad y es necesario buscar el apoyo político necesario para estos contactos fructifiquen dentro de este grupo de gente que, además de mostrarse extremadamente abierta, también está interesada tanto en Alemania como en la cultura alemana.

DW recomienda

ADVERTISEMENT