La prensa nicaragüense en el ojo del huracán | América Latina | DW | 19.12.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Opinión

La prensa nicaragüense en el ojo del huracán

No le bastó con apagar a sangre y fuego las protestas sociales, ni con encarcelar a cientos de jóvenes por ejercer el derecho a la protesta. Daniel Ortega y Rosario Murillo necesitaban ir más allá, opina Yoani Sánchez.

Daniel Ortega y su mujer Rosario Murillo, la pareja al mando de Nicaragua

Daniel Ortega y su mujer Rosario Murillo, la pareja al mando de Nicaragua

En este diciembre de 2018 la policía nicaragüense asaltó las oficinas del diario Confidencial y de los programas de televisión Esta Semana y Esta Noche, en un intento de acallar a los cronistas de un país en donde la libertad de expresión lleva años en serio peligro.   

¿Por qué ese zarpazo contra los medios? ¿Qué sentido tiene arremeter contra los periodistas y ganarse la unánime repulsa del gremio a nivel internacional? En parte, porque no hay nada más incómodo para un régimen autoritario que el reporte concienzudo de sus excesos, la puntual información de sus tropelías contra la población.

El reportero es para los tiranos como el enemigo público número uno, en tanto tiene la capacidad de poner por escrito esos detalles de la realidad que el palacio de Gobierno quisiera barrer bajo la alfombra y ocultar de las miradas. Es el testigo incómodo dispuesto a difundir lo que algunos quieren que nunca se sepa.

Ahora, con esta vuelta de tuerca, el orteguismo ha entrado en una nueva fase represiva. En esta etapa, su aparato de control se enfoca en desarticular cualquier vestigio de independencia que le pueda quedar a la sociedad civil. Por eso están en el centro de su acometida las organizaciones no gubernamentales, los grupos cívicos y los periódicos. Todo lo que pueda servir para que los ciudadanos unan esfuerzos y se mantengan al tanto de lo que ocurre será eliminado o, al menos, así lo intentará el otrora guerrillero devenido tirano.

De ahí que sea tan importante la solidaridad de otros medios de prensa y profesionales de la información en cualquier lugar del mundo y especialmente en América Latina. Allanar una redacción y llevarse los útiles de trabajo de un diario es como amordazar a miles de personas en un segundo, como cerrar cientos de gargantas para que no se expresen. En todos los diarios y televisoras de esta región el mundo, esta semana deberíamos llevar luto por nuestros colegas nicaragüenses y también hacer sentir la indignación por el peligroso paso que ha dado Ortega.

Pero, sobre todo, en cada medio digital, periódico impreso, revista o canal televisivo debemos recordar que en las imperfectas democracias latinoamericanas -e incluso en los países que en esta parte del mundo siguen bajo un autoritarismo- la prensa ha sido un pilar importante para dar voz a la gente y narrar los desmanes de las autoridades. Las frágiles repúblicas que nacieron tras las guerras de independencia y las libertades que se restituyeron tras las dictaduras militares hubieran sido mucho más efímeras sin la labor de los profesionales de la prensa.

(jov)

DW recomienda