La pobreza acecha en Alemania | Alemania Hoy | DW | 05.12.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania Hoy

La pobreza acecha en Alemania

Más de 10 millones de alemanes viven en el umbral de la pobreza. Las cifras se dieron hoy a conocer en el contexto de un estudio europeo. Pese a que Alemania supera la prueba mejor que otros países, los datos preocupan.

Por la vida, gracias.

Por la vida, gracias.

En los antiguos Estados federados alemanes, es decir, en el oeste del país, son un 12%. En el este, en los que se llaman nuevos Estados federados porque entraron a formar parte de la República Federal Alemana después de la caída del Muro de Berlín, son un 17%. Un 12 y un 17% de personas que viven amenazadas por la pobreza.

El censo data de 2004 y se realiza a nivel europeo. En él se recopilan los datos de aquellos ciudadanos europeos que conviven con un alto riesgo de convertirse en pobres. Comparadas las cifras que arrojan sus vecinos de la Unión, a Alemania no le va tan mal. Francia, Italia, España, Bélgica y Grecia sacan peor nota que los germanos. Dinamarca, Finlandia, Luxemburgo y Suecia, superan a los alemanes en calidad social. El estudio no se llevó a cabo en los Estados de Europa del este, recién incorporados a la UE.

¿Quién está amenazado por la pobreza?

Armut in Deutschland Suppenküche

La pobreza en Alemania continuará creciendo, dicen los expertos.

Como parámetro para determinar quién se encuentra al borde de la pobreza se ha tomado en cuenta el nivel de ingresos. Se calcula que el sueldo medio en Alemania es de 1.426 euros al mes. Todas las personas que viven con menos de un 60% de esta cantidad, es decir, que disponen de menos de 856 euros al mes, corren el peligro de convertirse en pobres. Quien cuenta al mes con menos del 40% de este ingreso medio ya no está amenazado por la pobreza, sino que directamente es pobre.

Así mismo, el estudio demuestra la existencia de una serie de grupos de especial riesgo: los desempleados (un 43% podría volverse pobre fácilmente), las madres solteras (un 30%) y las personas sin formación profesional (un 24%). Sólo un cinco por ciento de las personas que tienen un empleo convive en Alemania con el miedo a la pobreza. En las familias biparentales, la probabilidad de precipitarse en la escala social se reduce a un siete por ciento. Y entre aquellos que lograron finalizar los estudios secundarios, la pobreza ronda sólo a un nueve por ciento.

¿Cómo se vive amenazado por la pobreza?

Las casas de quienes habitan con la sombra de la pobreza en Alemania muestran carencias evidentes. Como por ejemplo, paredes húmedas, consecuencia de una calefacción deficiente. Pocos de ellos pueden ahorrar, o irse de vacaciones. Un 26% dice preocuparse por lo que gasta en alimentación y muchos no pueden permitirse dos buenas comidas al día. Y un 22% reconoce haber dejado en alguna ocasión de ir al médico por motivos económicos.

Las reformas sí tienen consecuencias

Eltern

Las familas con padre y madre tienen menos probabilidades de ser pobres.

Ya con el canciller Schröder en el poder inició Alemania su etapa de apretarse el cinturón para hacer frente a las vacas flacas. El país vive malos tiempos. Todo el mundo tiene que poner el hombro. Se decía. Y se sigue diciendo. Las reformas en el sistema social se aplicaron como parte de esta colaboración ciudadana a la buena marcha económica. Como quien cambia de camisa. Fueron muchas las voces que advirtieron de la consecuencia que tendría meter la tijera en el presupuesto social. Pero los políticos decidieron postergar las consideraciones para los años de bonanza.

Las últimas cifras son un reflejo de los avisos desoídos, dicen los expertos. Los niveles de pobreza en Alemania han crecido desde que se implantó el nuevo sistema de subsidios por desempleo, la llamada ley Hartz IV. El que personas con pocos ingresos prescindan de ir al médico se debe a la tasa de 10 euros a pagar cada trimestre, que se abona sólo cuando uno va al doctor y cubre todas las consultas médicas de esos tres meses.

DW recomienda