La pandemia del coronavirus exhibe la desigualdad social en México | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 22.04.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

La pandemia del coronavirus exhibe la desigualdad social en México

La pandemia del coronavirus, que tiene en estado de emergencia los sistemas de salud de América Latina, destapa la inmensa desigualdad que podría provocar estragos económicos sin precedentes.

Jóvenes mexicanos en Ciudad de México se protegen con tapabocas.

Jóvenes mexicanos en Ciudad de México se protegen con tapabocas.

"Las consecuencias económicas serán muy graves por la gran desigualdad en el empleo y el sector informal en algunos países. En México más de la mitad de la población económicamente activa vive del sector informal, los adultos jóvenes y adolescentes representan más del 60% de ese sector. Viven del servicio, del comercio en la calle, en donde tienen una interacción directa con su cliente, cuando éste ya no llega, hay una falta de ingreso muy grave”, apunta la politóloga Marianne Braig, del Instituto Latinoamérica de la Universidad Libre de Berlín en conversación con DW.

Vendedores ambulantes, a su suerte

La Ciudad de México, una de las más pobladas del mundo, tiene registrados a unos 100.000 vendedores ambulantes, una actividad que creció durante los primeros meses del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), cuando el  comercio informal prometía ingresos más altos que los de un profesionista. Sin embargo, este sector registra pérdidas de hasta un 90% desde que comenzaron las medidas de contingencia el pasado 23 de marzo, cuando el país declaró el cierre parcial de su economía. Hasta el momento, los pequeños comerciantes no han recibido ningún estímulo.

Aunque el gobierno mexicano anunció un millón de créditos de 25.000 pesos, unos 1.000 dólares, para las pequeñas y medianas empresas, el requisito es no haber despedido a ningún trabajador en los meses de la crisis. "Ya llevamos un mes en cuarentena y estas empresas, que son las responsables de buena parte del empleo en el país, tuvieron que cerrar y se vieron obligadas a despedir a su personal. Es un estímulo tardío a la economía, una ayuda muy precaria”, dijo a DW María Cristina Rosas González, politóloga de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En un intento por detener el descalabro de la segunda economía de América Latina, el Banco de México anunció la víspera de un salvavidas financiero equivalente a unos 30.000 millones de dólares para facilitar el acceso de créditos a las pequeñas y medianas empresas, en peligro de quiebra por la suspensión de actividades.

El cierre del comercio y el turismo dejará secuelas de largo plazo. El FMI y la CEPAL predicen una contracción superior al 6% de la economía mexicana este año. Una de las peores caídas de los países de la región. "Antes de la llegada de la pandemia la economía mexicana ya tenía pronósticos muy sombríos. Se hablaba de un crecimiento económico de 0.1%. El coronavirus vino a agudizar el panorama", afirma Rosas González.

Los jóvenes, afectados por despidos

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) advierte que el impacto socioeconómico provocado por la pandemia golpeará con dureza a los jóvenes. El organismo de la ONU estima que tres de cada cuatro jóvenes trabaja en la economía informal en países de bajos y medianos ingresos. "Los trabajadores jóvenes suelen ser los primeros en ver recortadas sus horas de trabajo o en ser despedidos, aceptan trabajos mal pagados, con escasa seguridad y horarios irregulares. Como no tienen ahorros, no se pueden quedar en casa confinados", advierte la OIT en su página virtual. 

"En general la situación laboral ha sufrido un deterioro en México. Se ha privilegiado la flexibilidad laboral y muchos jóvenes, con tal de tener un empleo, aceptan condiciones laborales precarias, sin seguridad social ni laboral. Se les puede contratar y despedir con la misma facilidad. Parece que las empresas están usando la pandemia para justificar reestructuraciones. Ahora vemos un uso más intensivo de tecnología y menos empleo de mano de obra, lo que arroja al desempleo o a la inseguridad laboral a muchos miles de personas”, subraya Rosas González. La experta señala que son los jóvenes los que son contratados en el sector servicios para hacer entregas a domicilio. "Por andar en la calle entregando pedidos, están más expuestos al riesgo epidemiológico”.

Los jóvenes en edad productiva son también quienes han registrado el mayor número de contagios de coronavirus, según los últimos recuentos presentados por el gobierno mexicano. El país entró oficialmente en la fase tres de la epidemia de COVID-19, que significa un incremento rápido de contagios y hospitalizaciones. Las autoridades mismas reconocen un déficit importante de personal sanitario con 1.6 médicos por cada mil habitantes. A principios de abril fue lanzado un programa de contratación masiva de 6.600 doctores y 12.300 enfermeras para hacer frente a la contingencia. "El gobierno convocó a estudiantes de medicina de las universidades para que sean capacitados rápidamente y puedan atender la emergencia, no es lo ideal", afirma Rosas González.

México descuidó su sector salud

La deficiente protección en algunos hospitales públicos ha provocado contagios del personal médico, a eso se suma la escasez de insumos esenciales para aplicar las pruebas de laboratorio PCR para detectar los contagios. El país no hace suficientes pruebas por falta de insumos.

 "La salud se supone que es una prioridad, sin embargo, México gasta actualmente la cuarta parte en monitoreo epidemiológico de lo que gastaba en 2009, cuando tuvimos la epidemia de influenza A H1N1. Dentro de los países de la OCDE, es el que menos recursos destina al sector salud”, destaca Rosa González.

"Ningún sistema de salud aguanta una pandemia de ésta índole si no hay instrumentos para influir en el desarrollo. Los sistemas de salud en el subcontinente son muy desiguales y precarios, no aguantarían ni un porcentaje de la pandemia que se ha visto en Alemania y en otros países europeos”, dice Mariane Braig, que recuerda la situación en Guayaquil, Ecuador, en donde durante algunos días no pudieron enterrar a sus muertos. "Esta la punta del iceberg de la pandemia en la región”, afirma la politóloga Marianne Braig.

Rosas González coincide con Braig en que los problemas estructurales en la región se han evidenciado aún más con la pandemia. "Son sistemas de salud mal financiados, con deficiencias en infraestructura, con hospitales abandonados y sin suficientes recursos humanos”.

(jov) 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

DW recomienda