La OTAN refuerza estructuras de mando con la mira en Rusia | Europa | DW | 09.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

La OTAN refuerza estructuras de mando con la mira en Rusia

Unas tres décadas después del fin de la Guerra Fría, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) volverá a fortalecer por primera vez sus estructuras de mando.

Brüssel Treffen NATO-Verteidigungsminister | Jens Stoltenberg, NATO-Generalsekretär (Getty Images/AFP/J. Thys)

Jens Stoltenberg

Los ministros de Defensa de la OTAN acordaron hoy (08.11.0217) el borrador de su nueva estructura de mando, que busca mejorar la movilidad de efectivos en Europa y también integrar el componente cibernético en sus misiones y operaciones ante su creciente uso junto a las capacidades convencionales de guerra.

"Hoy hemos acordado la base de cómo integrar capacidades cibernéticas en misiones y operaciones de la OTAN", explicó el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa al término de la primera jornada de la reunión, que concluye mañana en Bruselas.

La OTAN construirá dos nuevos centros de mando y planificación, uno para el despliegue de tropas en Europa y el otro para misiones de la Marina en el Atlántico, para que en caso de guerra quede libre la vía marítima entre Estados Unidos y Europa. Las planificaciones más en detalle se darán a conocer antes del encuentro de los ministros de Defensa en febrero. Aún se desconoce por ejemplo dónde se ubicarán los nuevos cuarteles generales y cuánto personal adicional requerirán.

Un drástico cambio de rumbo

Para disuadir a Rusia en los últimos tiempos han sido desplegados miles de soldados en el Báltico y en Polonia, que en caso de una crisis podrían recibir refuerzos de una fuerza de intervención rápida.  Se trata de un drástico cambio de rumbo en la política que se venía llevando desde el fin de la Guerra Fría. Entonces la OTAN prescindió de parte de la política de disuasión por un tema de elevados costos y de personal.

Solucionar crisis en el extranjero como las misiones de Afganistán pasaron a centrar los esfuerzos. Las estructuras de mando se redujeron drásticamente y de los 33 cuarteles centrales que había en tiempos de la Guerra Fría, apenas quedan siete, según datos de la OTAN. El personal se redujo de los 22.000 trabajadores a 6.800.

Este nuevo rearme se explica con el reconocimiento de que la actual estructura de mando no puede hacer frente a las exigencias de las amenazas actuales. En un informe interno de la Alianza Atlántica se cuestionaba recientemente la capacidad de defensa en caso de crisis.

Rusia, factor de gran inseguridad

En el "Informe sobre el dispositivo reforzado de defensa y disuasión de la alianza" se duda abiertamente de que una tropa de intervención rápida de la Alianza realmente pueda actualmente entrar en acción sin dilación y de forma eficiente. Además, según el documento, justo en la parte este del bloque existe un gran difícil en el ámbito de la logística y la infraestructura.

Y ello es de especial relevancia sobre todo porque, desde el inicio de la crisis en Ucrania, Rusia vuelve a ser considerado un factor de gran inseguridad. Los países de la parte noroeste de la Alianza Atlántica son los que más se sienten amenazados.

Movilidad militar

La alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, quien acudió a la sede de la OTAN para participar en una cena de trabajo con los ministros aliados, confirmó ante la prensa que la Unión colaborará con la Alianza para "facilitar movilidad militar en territorio europeo".

"Esta semana la UE está planteando propuestas para superar algunos obstáculos que hacen complicada la vida de los militares cuando se tienen que trasladar por territorio europeo", comentó, y dijo que espera "en cuestión de días noticias concretas de la UE para superarlos".

FEW (EFE, dpa)

 

DW recomienda

Publicidad