La OTAN busca proteger civiles, y se deja opciones abiertas | Política | DW | 31.03.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

La OTAN busca proteger civiles, y se deja opciones abiertas

Quiso subrayar la OTAN al asumir el mando de la intervención en Libia que se limitará al estricto cumplimiento de la resolución 1973 de Naciones Unidas, aunque sobre ésta existen muy diversas interpretaciones.

default

La OTAN no diferenciará entre civiles "pro Gadafi" y "anti Gadafi", asegura.

Las normas de enfrentamiento, acordadas previamente por los embajadores de los 28 socios de la OTAN, se respetarán de forma "escrupulosa", aseguró en una rueda de prensa concedida en Bruselas el presidente del comité militar de la Alianza, el almirante Gianpaolo di Paola y, desde el cuartel de Nápoles, el lugar en el que se coordina la misión libia, el general canadiense Charles Bouchard.

"Odisea del Amanecer", dirigida por la “coalición de los dispuestos”, pasa ahora bajo la OTAN a llamarse "Protector Unificado". Defender a los civiles, como establece el texto aprobado en el Consejo de Seguridad de la ONU, y evitar víctimas entre la población se encuentran en primer plano, quiere señalizar la Alianza, que asegura que investigará posibles casos de "daños colaterales". Más allá de este común denominador, persisten las diferencias acerca del proceder correcto.

Control en solitario

Krieg in Libyen

Los rebeldes esperan el apoyo de la Alianza en su lucha contra Gadafi.

"Este jueves por la mañana a las 06:00 GMT, la OTAN asumió el control en solitario de las operaciones aéreas internacionales en Libia", informó en un comunicado Anders Fogh Rasmussen, el secretario general de la Alianza. El proceso de traspaso del mando marchaba paulatinamente desde el pasado miércoles.

Los siete aviones de combate F-16 y el dragaminas belgas, por ejemplo, estaban desde ayer a las órdenes de Nápoles. Los cuatro aviones de combate F-18, el avión cisterna y la fragata F-100 de propiedad española se colocaron igualmente bajo el paraguas operativo de la OTAN. Y lo mismo sucedió con los restantes efectivos de los países miembros que participan en la intervención, en una trasfusión de poder que discurrió, según una portavoz de la Alianza, “sin problemas”.

La OTAN se encargará en lo sucesivo de hacer que se respete la zona de exclusión aérea sobre Libia y de aplicar el bloqueo naval que garantiza el cumplimiento del embargo de armas. Además, llevará a cabo bombardeos selectivos contra posiciones de los leales a Gadafi "en las próximas horas", indicó la vocera.

Interpretando la resolución

Alemania no toma parte en las operaciones militares y el miércoles Holanda y Turquía reiteraron que sus aviones de guerra no participarán en ataques contra posiciones de Gadafi en suelo libio.

Tanto Di Paola como el militar canadiense Bouchard comentaron que la operación de la Alianza podría durar cerca de 100 días, aunque ello dependerá de que el régimen libio respete la resolución 1973, en concreto en lo que respecta al cese de los ataques contra civiles y zonas pobladas.

Krieg in Libyen

Cuando Gadafi deje de bombardear a su gente, dice la OTAN, terminrá la opertación.

En cuanto a los pasos a dar que se barajan, Di Paola hizo una holgada interpretación del punto de la resolución dedicado al despliegue de la infantería, que en principio se prohíbe. "Que no se permitan fuerzas en tierra significa para mí que las fuerzas no deben estar ocupado la tierra", dijo. Sobre la colaboración de la CIA en el conflicto esbozada por presidente estadounidense, Barack Obama, comentó el jefe del comité militar: “Es decisión de los aliados decidir si ponen sus servicios secretos a disposición".

Di Paola reconoció que “existen diferentes interpretaciones”, del texto de la ONU. Por ejemplo, comentó, “no está claro que otorgarle material militar a los rebeldes viole la resolución". Rasmussen, sin embargo, ya se opuso a esta opción: "Estamos ahí para proteger a la población civil”, declaró el secretario general de la OTAN, “no para armarla”.

Editora: Luna Bolívar Manaut (dpa)

DW recomienda

La prensa opina

ADVERTISEMENT