La OMC ya no es un club de ricos | La prensa opina | DW | 16.09.2003
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

La prensa opina

La OMC ya no es un club de ricos

Las rondas comerciales internacionales nos afectan a todos. El fracaso de Cancún podría profundizar la brecha entre sur y norte. Este tema ocupa a los comentaristas de la prensa europea.

'The Big Heads', o, los cabezones, como se ha apodado a los miembros del G8.

'The Big Heads', o, los cabezones, como se ha apodado a los miembros del G8.

El diario suizo Tages Anzeiger escribe: "Durante cinco días Estados Unidos, la Unión Europea y el resto del mundo negociaron sobre nuevas condiciones comerciales, sin éxito. Mientras que las delegaciones empacaban sus maletas en Cancún, no se cansaban de culpar al otro bando del fracaso. El rico norte acusa a los pobres países del sur y viceversa. Las naciones del sur han aprendido de las amargas experiencias del pasado y dejaron que la conferencia terminara sin resultados. Africanos, asiáticos y también los especialistas en ayuda al desarrollo no deberían festejar, sin embargo, por mucho tiempo su triunfo. Urge que se logre un comercio más justo. Con el poder conquistado, el sur también ha incrementado su responsabilidad."

Sólo perdedores

El periódico francés 'Ouest-France' ve después del fracaso de Cancún sólo un mundo de perdedores. "Perdió en primera instancia la Organización Mundial del Comercio. Su legitimidad fue puesta en entredicho en Seattle, ahora se encuentra nuevamente de rodillas. ¿Está definitivamente noqueada? Seguramente no, pero hay que preguntarse si podrá seguir funcionado como hasta ahora. También el movimiento globalizador y sus metas de mayor eficiencia y justicia fracasaron. El resultado de la cumbre despierta a los altos demonios del proteccionismo y el egoísmo nacional. Y lo que es peor, hará que la brecha entre sur y norte, entre ricos y pobres continúe creciendo."

Adiós a una oportunidad histórica

El fracaso de la OMC no es motivo de felicidad, indica el periódico británico 'The Times': "Sería un error responsabilizar del fracaso de Cancún al Grupo de los 21, liderado por India. La Unión Europea carga también parte de la responsabilidad por creer que las tibias reformas agrícolas europeas son suficientes. Será difícil encontrar un denominador común hasta la próxima reunión en Hong Kong. Y será aún más difícil hacer comprender a aquellos que se alegran del fracaso de Cancún, que han perdido la mejor oportunidad que ha existido para poner fin al hambre en el mundo."

Guerras comerciales a la vista

El periódico austríaco 'Wirtschaftsblatt' refuerza la importancia de la OMC: "Si la OMC pierde su posición, el clima comercial empeorará. La alternativa a la OMC es la ley de la selva. Las fieras más grandes ganarán el acceso a los mercados, las fieras más pequeñas saldrán vacías. Charles Darwin saluda.

Aún queda la pregunta de cómo debe proceder la Unión Europea y Estados Unidos en este caso. La OMC fue hasta ahora el gremio que decidió sobre la legalidad de los aranceles al acero y las subvenciones de exportación. Si pierde su legitimidad como mediadora, quedará sólo confiar en que los partidos en conflicto sean razonables o en su caso en el uso de las armas comerciales."

EE.UU. y EU ya no dictan el rumbo

El diario alemán

Logo der FAZ

Logo del díario FAZ.

' Frankfurter Allgemeine Zeitung' critica el resultado de la cumbre de Cancún: "Éste es el segundo duro golpe que recibe la organización internacional del comercio en sólo cuatro años: primero Seattle y ahora Cancún. Las consecuencias psicológicas de este fracaso son mucho mayores que las económicas, por lo menos en un principio. ¿Quién tiene la culpa? ¿Es que los pobres exageraron sus demandas de apertura de os mercados agrícolas e hicieron pocas concesiones aduaneras? ¿O las naciones industrializadas se mostraron poco generosas en su oferta al Tercer Mundo? La reunión de Cancún no fracasó por los detalles de tipo comercial. En Cancún se reveló que las dos grandes potencias comerciales, Estados Unidos y la Unión Europea, ya no dictan el rumbo y ya no pueden imponerlo todo. El club de los ricos se ha convertido en una asociación pluralista."