La lata de conserva cumple 200 años | Cultura | DW | 23.04.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

La lata de conserva cumple 200 años

La idea de la caja de hojalata fue patentada en 1910, sobrevive guerras, crisis y nuevas tendencias del mercado. Sin embargo, sólo 45 años después se inventó el abrelatas.

En el espacio también se come comida en lata.

En el espacio también se come comida en lata.

Andy Warhol convirtió la lata de conserva en un objeto de arte. En los años 60, este artista de arte pop pintó todas las 32 clases de latas de sopa marca Campbell´s. Sobre todo en Norteamérica, la lata se volvió la esencia del consumo americano. También allí era más confiable la verdura en tarro que la fresca del jardín. En su aniversario número 200 de la lata de conserva sigue abriéndose camino.

La lata ha sobrevivido algunas crisis. No sólo los raviolis enlatados pudieron defenderse de la competencia actual de alimentos congelados. La longeva lata ha resistido guerras y sigue peleando. A finales del Siglo XVIII, Napoleón quiso otorgar un gran premio a la persona que lograra hacer más duraderos los alimentos. Carne, fruta o verdura se podrían en ese entonces rápidamente. Por ende, muchos soldados morían más por mala alimentación que por violencia con armas.

De la botella a la lata

El ganador se llamaba Nicolas Appert, un chef profesional de París. Él descubrió que gracias a la cocción los alimentos se podían esterilizar y por el empaque al vacío, conservar. Proveniente de la región de la Champagne, utilizaba el mejor envase qué el conocía: la botella de champaña. En ella se puede sellar herméticamente su contenido, y aguanta también grandes cambios de temperatura.

Russland Fabrik für Fischkonserven in Juschno-Sachalinsk

Latas de conserva, producidas en todo el mundo.

Sin embargo, las botellas de vidrio cerradas con corcho se rompían fácilmente. Además eran demasiado pesadas para los soldados. El comerciante Peter Durand encontró la forma de poner la comida en una caja de hojalata, y patentó hace 200 años la lata de conserva. Gracias a ello, desató una avalancha de latas. Lo malo fue que el abrelatas fue inventado sólo 45 años después. Así, los hambrientos combatientes sólo podían abrir sus latas en el campo de batalla con bayoneta o martillo y cincel.

Invención que resiste el paso del tiempo

La producción de latas creció inmensamente. En 1900 se produjeron tan sólo en Estados Unidos más de 700 millones de latas. George Orwell definió la lata de conserva como un arma más mortífera que una ametralladora. Según este escritor inglés, sin esta invención no se hubiera podido llevar a cabo la Primera Guerra Mundial.

Cada vez las latas eran más livianas. Tortas, galletas y también café, verduras, sopas y muchos menús se conseguían en latas. Estas cajas de hojalata blancas fueron las pioneras de la cultura del Fast Food o comida rápida. Pero también se adecuaron a las necesidades de los consumidores hasta hoy. El fabricante de conservas, Christoph Bonduelle, dice que “el deseo por formatos pequeños de latas es cada vez más grande, ya que muchas personas viven solas o tienen familias pequeñas”.

Para los campistas existe, no obstante, desde hace tiempo el mismo ejemplar para calentar: la llamada ‘Hotcan’, que después de quitarle la tapa se calienta automáticamente.

En tiempos de la globalización, la lata de conserva facilita hoy que los productos exóticos se puedan consumir en cualquier lugar del mundo. Por esta razón, la lata seguramente saldrá ilesa de la ola de productos BIO frescos.

Autor: Ralf Gödde / Cristina Mendoza Weber

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda