La hora de la verdad | La prensa opina | DW | 08.09.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

La prensa opina

La hora de la verdad

Legisladores europeos exigieron que sus gobiernos revelen la ubicación de cárceles secretas de la CIA, luego de que el presidente de EE.UU. admitiera que Washington detuvo a sospechosos de terrorismo en el extranjero.

¿En qué países centro europeos había cárceles secretas de la CIA?

¿En qué países centro europeos había cárceles secretas de la CIA?

Le Monde, de París: "Los defensores de los derechos humanos en Estados Unidos y en otras partes del mundo festejarán el discurso de George Bush. (...) También el nuevo libro del ejército estadounidense que define las reglas de comportamiento de todo el personal del Pentágono representa un ceder del Gobierno Bush. (...) Este esfuerzo por enmendarse es correcto, pero no debe ocultar lo fundamental: Bush justificó el "programa especial" de la CIA. Posteriormente se distanció de las escandalosas prácticas de su "guerra en contra del terrorismo" para presionar al Congreso estadounidense, para que este promulgue leyes que posibiliten tribunales especiales para los presos de Guantánamo. Para el derecho ha sido ganado una batalla, pero esta guerra aún no termina."

Bush admitirá también la tortura

Nepszava, de Budapest: "Como cualquiera de estas instituciones, la CIA no es un pensionado de niñas. Si Bush subraya repetidas veces que no se puede hablar de tortura sería muy arriesgado creer en su palabra. Ya llegará el día en que presionado reconozca que existe (...) Esto no será penoso sólo para la Casa Blanca y el Pentágono, sino especialmente para aquellos que callan por el momento. Para aquellos países -según los rumores en Centro Europa- que presuntamente mantenían en su territorio cárceles secretas, pero que lo mismo que Bush siempre lo negaron. Estos países podrán aducir que tenían presión y promesas hechas a Washington (...) y en muchos casos no sin razón. Pero como enseña el ejemplo, también a estos países le llegará, antes o después, la hora de la verdad. Y no será fácil admitir sus mentiras penosas."

Democracia de exportación

Berliner Zeitung, de Berlín: "Quien haya escuchado al presidente estadounidense sabe que su reconocimiento no es por convicción sino que fue hecho bajo presión. Bush defendió las cárceles secretas que la CIA mantuvo a lo largo de los años, con la justificación de que posibilitaban la captura de miembros de Al Qaeda y evitaban ataques terroristas. Más allá de que expertos rechazan esta tesis y que las confesiones hechas bajo tortura no son información confiable, la política de Bush, la cual por lo demás impuso como un monarca, contradice las leyes y el espíritu de la democracia más antigua del mundo. Aquella democracia que quería exportar al resto del mundo."