La homosexualidad no es una enfermedad | Alemania | DW | 05.11.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

La homosexualidad no es una enfermedad

Con un proyecto de ley para prohibir las "terapias de conversión", el ministro alemán de Salud envía un mensaje importante, en un mundo que sigue discriminando a las personas LGBTI, opina la editora jefa de DW.

El ministro de Salud de Alemania, Jens Spahn, envió una señal clara e importante este lunes (04.11.2019) cuando declaró que "la homosexualidad no es una enfermedad y, por lo tanto, no hay razón para tratarla con terapia alguna".

Con esto, Spahn concretó sus planes para prohibir las llamadas "terapias de conversión" en Alemania, cuyo objetivo declarado es transformar a los homosexuales en heterosexuales. Según el ministro, cualquier persona que sea descubierta ofreciendo tales "tratamientos" enfrentará hasta un año de prisión o altas multas.*

Práctica poco conocida en Alemania

El paso de Spahn es correcto por muchas razones. En primer lugar, porque, al mismo tiempo, es desafortunadamente actual. Dentro de Alemania, pone al descubierto una práctica de la que muchos alemanes probablemente ni siquiera han oído hablar. Cada año, miles de adolescentes y adultos son sometidos a "terapias de conversión" con el propósito de cambiar su identidad sexual. Más allá del desprecio por el ser humano que subyace a tal enfoque, no hay evidencia de que este tipo de medidas puedan alterar permanentemente la orientación sexual de una persona. Sin embargo, lo que sí se sabe es que tales terapias pueden causar depresión, trastornos de ansiedad y aumentar significativamente las posibilidades de que una persona se suicide.

 Ines Pohl, editora en jefe de DW

Ines Pohl, editora en jefe de DW

Además, incluso en Estados miembro de la Unión Europea, como es el caso de Polonia, la discriminación contra gais y lesbianas ha vuelto a aumentar significativamente. En los Balcanes, el miedo a la violencia y la discriminación es parte de la vida cotidiana de las personas LGBTI. En Rusia, la homosexualidad es criminalizada como una forma de "relación sexual no tradicional", y los gays y lesbianas que se niegan a ocultar su orientación sexual corren el riesgo de recibir fuertes multas o, incluso, de ir a prisión.

Vida coartada por el miedo, en muchas partes del mundo

En aproximadamente un tercio de los países del mundo, la homosexualidad es considerada como un delito. De todos los Estados árabes, Jordania es el único donde la homosexualidad es legal. Y según grupos de interés como la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex, hasta el día de hoy, las personas homosexuales se ven amenazadas incluso con la pena de muerte en muchos lugares del mundo, incluyendo Afganistán, Irán, Yemen, Pakistán, Arabia Saudita y Sudán.

La medida de Jens Spahn muestra que el Gobierno alemán toma una posición clara sobre este tema, y esto merece reconocimiento. Sobre todo porque dentro del propio partido de Spahn, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), hay voces que todavía se oponen al matrimonio igualitario.

*Según los periódicos de la Redaktionsnetzwerk Deutschland (RND), que citan una copia del proyecto de ley, este prohibiría tales "terapias" para menores de 18 años, aunque podría permitirlas para adultos, con consentimiento y en circunstancias restringidas.

(rrr/rml)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda