La historia poco conocida del ″Schindler portugués″ que salvó a miles de personas de los nazis | ACTUALIDAD | DW | 21.10.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Aristides Sousa Mendes

La historia poco conocida del "Schindler portugués" que salvó a miles de personas de los nazis

El incumplimiento de las normas hizo que el Aristides Sousa Mendes fuera despedido del servicio diplomático, con la consiguiente vergüenza pública para su familia. Murió en la pobreza y olvidado en 1954.

Aristides de Sousa Mendes

Aristides de Sousa Mendes

Desobedeció a la dictadura de Salazar y desde su puesto de cónsul portugués en Burdeos (Francia) logró salvar miles de vidas de las manos del nazismo. Ahora, Aristides Sousa Mendes, después haber caído en desgracia en su país y haber vivido en la miseria hasta su muerte, fue homenajeado este martes (21.10.201) como un héroe en Portugal.

Conocido como el "Schindler portugués", nació en una familia aristocrática en Viseu (norte), en 1885, se formó en Derecho y se inclinó por la carrera diplomática.

Aristides y Angelina de Sousa Mendes con sus primeros 6 hijos.

Aristides y Angelina de Sousa Mendes con sus primeros 6 hijos.

Desafió al régimen de Antonio Oliveira Salazar

Pese a ser inicialmente defensor de la dictadura, el estallido de la II Guerra Mundial le sorprendió en 1940 como cónsul portugués en Burdeos y, mientras el Ejército alemán atravesaba Francia, Sousa Mendes se enfrentó a una elección: obedecer a su Gobierno o seguir su conciencia, y arriesgarlo todo.

Sousa Mendes desafió así al régimen de Antonio Oliveira Salazar para salvar miles de vidas del nazismo; el régimen había prohibido a los cónsules entregar visados a "extranjeros de nacionalidad indefinida", a los "apátridas", o a los "judíos". 

Los visados portugueses permitían a las personas, incluidos los judíos que huían del Holocausto, escapar a través del Portugal neutral por aire y mar hacia Estados Unidos y otros lugares.  

El servicio diplomático portugués debía pedir el consentimiento específico del Gobierno de Lisboa para conceder visados a determinadas categorías de solicitantes, ya que el país seguía un cuidadoso camino de neutralidad, pero Sousa Mendes concedió visados por iniciativa propia.  

La ciudadana estadounidense Leah Rozenfeld Sills sostiene el pasaporte de su abuela con un visado firmado por Aristides de Sousa Mendes.

La ciudadana estadounidense Leah Rozenfeld Sills sostiene el pasaporte de su abuela con un visado firmado por Aristides de Sousa Mendes.

Con su firma salvó a más de 30.000 personas

En nueve días, concedió estos visados a todos los refugiados que lo solicitaron, sin diferenciar nacionalidades ni religiones. Con este gesto, salvó a más de 30.000 personas, 10.000 de ellas judías, procedentes de Francia.

Leah Sills, directora de la Fundación Sousa Mendes en Estados Unidos, dijo que voló para la ceremonia "para poder honrar al hombre que rescató a mi padre y a mis abuelos" el 24 de mayo de 1940. 

El rabino Chaim Tzvi Kruger con Aristides de Sousa Mendes.

El rabino Chaim Tzvi Kruger con Aristides de Sousa Mendes.

El "Schindler portugués"

Los vaivenes que mantuvo a lo largo de su carrera diplomática y el último desafío contra el régimen se tradujeron en una condena y fue apartado de la carrera diplomática. Sousa Mendes vivió en la miseria hasta su muerte, olvidado en un hospital de Lisboa en 1954, con 69 años. 

Comparado a menudo con el industrial alemán Oskar Schindler, que salvó a cientos de judíos de la deportación, Sousa Mendes fue designado en 1966 como "Justo entre las Naciones" por el memorial del Holocausto en Jerusalén, una institución en recuerdo del genocidio del pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial.

No fue el único diplomático portugués que salvó vidas durante la II Guerra Mundial. En la lista figuran también Carlos Sampaio Garrido y Alberto Teixeira que, junto a Sousa Mendes, también fueron distinguidos con el título de "Justo entre las Naciones".

Portugal | GeLa gente se pone en pie para cantar el himno nacional al final de una ceremonia de homenaje a Aristides de Sousa Mendes. denken an Aristides de Sousa Mendes

La gente se pone en pie para cantar el himno nacional al final de una ceremonia de homenaje a Aristides de Sousa Mendes.

"Cambió la historia de Portugal"

Desde este martes, el nombre de Sousa Mendes aparece en el Panteón Nacional junto a figuras como la fadista Amália Rodrigues o los expresidentes Sidónio Pais y Manuel de Arriaga.

Aristides de Sousa Mendes "cambió la historia de Portugal y proyectó a Portugal en el universo", dijo el presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa, durante la ceremonia.

"Ha sido una experiencia preciosa", dijo. Álvaro Sousa Mendes, nieto de Arístides Sousa Mendes, dijo que su familia había visto cumplida una ambición. Esta era una ceremonia que habíamos solicitado durante mucho tiempo", dijo. "Por fin se le ha reconocido... con los honores del Panteón Nacional".

No fue hasta finales de la década de 1980 cuando se le reconoció en Portugal, y las autoridades le otorgaron reconocimientos a título póstumo. En 2017, el presidente Marcelo Rebelo de Sousa concedió a Sousa Mendes la más alta distinción de Portugal, la Gran Cruz de la Orden de la Libertad.

El año pasado, el Parlamento portugués votó a favor de honrar al exdiplomático en el Panteón Nacional colocando allí una placa y una tumba sin su cuerpo. Sousa Mendes quería ser enterrado en su lugar de nacimiento, cerca de Viseu, en el norte de Portugal. De los 19 personajes históricos enterrados en el Panteón Nacional, 12 contienen sus restos. 

FEW (AFP, AP, EFE)

DW recomienda