La historia detrás de la foto más icónica de Albert Einstein | Cultura | DW | 15.03.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

La historia detrás de la foto más icónica de Albert Einstein

Han pasado 70 años desde que el genio les sacó la lengua a molestos reporteros. La foto lo convirtió en un ícono. Pero, ¿cuál es la historia detrás de la imagen?

Era el 14 de marzo de 1951, el día en que Albert Einstein cumplió 72 años. El famoso físico, que nació en Ulm, Alemania, ya vivía en Estados Unidos desde hacía muchos años. En ese momento, estaba trabajando en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, Nueva Jersey. En el centro de investigación le celebraron su cumpleaños.

Cuando Einstein dejó el lugar, los paparazzi acechaban con la esperanza de escuchar una de las ingeniosas bromas del mundialmente afamado profesor sobre la situación política global y de tomar una foto perfecta.

Sin ser un fanático de acaparar el foco de atención de los medios y cada vez más cansado de ser un portavoz, Einstein estaba molesto por la presencia de los reporteros. Sin embargo, ahí estaba, atrapado en el asiento trasero de una limusina entre el exdirector del Instituto, Frank Aydelotte, y su esposa, Marie, incapaz de escapar del flash de las cámaras.

Grafiti de Einstein en Münster, Alemania

Grafiti de Einstein en Münster, Alemania

"Ya es suficiente", se dice que Einstein gritó repetidamente a los insistentes periodistas. "Ey, profesor, sonría para una foto de cumpleaños, por favor", dijo uno de ellos.

En un gesto de molestia, el espíritu libre poco convencional les sacó la lengua, un momento que fue capturado por el fotógrafo Arthur Sasse. La imagen circuló rápidamente por todo el mundo y se convirtió en una imagen icónica.

Una foto famosa

El distraído profesor, que llevaba el cabello despeinado y a menudo olvidaba ponerse calcetines, pero cuya teoría de la relatividad solo la entienden las mentes más brillantes del mundo, fue elevado a una figura mítica durante el curso de su propia vida. La descarada instantánea también le valió el estatus de ícono pop.

La foto icónica ha sido reproducida de innumerables formas, hasta en un huevo de Pascua

La foto icónica ha sido reproducida de innumerables formas, hasta en un huevo de Pascua

Sin embargo, no fue el fotógrafo quien ayudó a que la foto alcanzara la fama mundial, sino el propio Einstein, quien ordenó muchas impresiones y las recortó para que ya no se pudiera ver a la pareja Aydelotte. También envió decenas de fotos a colegas, amigos y conocidos. "La lengua extendida refleja mis opiniones políticas", le escribió a su amiga Johanna Fantova. En 2009, una copia original firmada fue vendida por 74.324 dólares (62.677 euros) en una subasta, lo que la convirtió en la foto más cara del genio.

Einstein sobre la estupidez humana

Einstein, que era judío, había huido de la Alemania nazi y sabía lo que se sentía ser objeto de una cacería de brujas gubernamental. Por lo tanto, no aprobaba la Guerra Fría y la búsqueda de supuestos comunistas instigada por el senador Joseph McCarthy, en la que muchos políticos, intelectuales y artistas fueron acusados de "no estadounidenses".

La foto incluso se reprodujo en un campo de maíz en Alemania

La foto incluso se reprodujo en un campo de maíz en Alemania

Einstein tenía mucho que decir sobre la tal estupidez humana: "El gobierno de la gente tonta no se puede superar porque hay mucha y su voz cuenta tanto como la nuestra", dice una cita de Einstein traducida del alemán. "Dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana. Pero todavía no estoy muy seguro del universo", dice otra de las bromas del profesor.

Einstein enfrentó esta estupidez con genialidad y una pizca de humor.

Desde que fue tomada, la foto de Einstein sacando la lengua se ha reproducido millones de veces en afiches, camisetas, tarjetas de felicitación, tazas y murales. E incluso hoy, décadas después de su muerte, el genio y pensador revolucionario sigue teniendo numerosos seguidores, desde jóvenes hasta mayores. (rr/dz)

DW recomienda