La Haya: fallo revolucionario para el derecho ambiental | América Latina | DW | 02.02.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

La Haya: fallo revolucionario para el derecho ambiental

La CIJ zanjó un larga disputa entre Nicaragua y Costa Rica, y de paso emitió un fallo que puede sentar precedentes para el derecho ambiental, según dijo a DW el director ejecutivo de la Fundación Neotrópica.

Buenas noticias fueron las que se anunciaron este viernes en La Haya, a juzgar por las reacciones. Costa Rica se muestra satisfecha por lo que el presidente Luis Guillermo Solís calificó de "fallo histórico". El Gobierno de Nicaragua, por su parte, se mostró "complacido" por la decisión que adoptó la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para zanjar una disputa de años entre ambos países. El veredicto de los jueces de La Haya efectivamente tomó en consideración aspectos esgrimidos por cada parte. Y dictó así una sentencia aceptable para ambas, que permite abrigar la esperanza de que se pueda dar por zanjado el asunto en lo que respecta a los límites marinos de estos países en el Pacífico y el Caribe.

Antecedentes:

Disputa limítrofe entre Costa Rica y Nicaragua

Igualmente hubo muestras de contento, tanto en San José como en Managua, en lo tocante a la determinación de la CIJ de la compensación que deberá pagar Nicaragua a Costa Rica por los daños ambientales ocasionados en la isla Portillos, cuando realizó trabajos de dragado con la intención de unir el río San Juan con el Mar Caribe.

El detonante ecológico

De hecho, las repercusiones para el ecosistema fueron el primer detonante de la pugna, que escaló hasta llegar a La Haya. La corte ya había fallado en 2015 en este punto, a favor de Costa Rica, reconociendo su soberanía en el área y sentenciando a Nicaragua a pagar una indemnización. Solo que en ese entonces no fijó un monto. Ahora lo hizo, y dejó contentos a los nicaragüenses, porque la cantidad es muy inferior a los 6,7 millones de dólares que demandaban los costarricenses: 378. 890 dólares. Pero, independientemente de la suma, también en San José hubo satisfacción, por el asunto de fondo.

"Hay un avance sustancial que va a afectar todos los procesos de valoración de los daños ambientales a nivel mundial", dijo a DW Bernardo Aguilar, director ejecutivo de la Fundación Neotrópica, que elaboró el estudio del daño ambiental de la isla Portillos, en el que Costa Rica basó su demanda. Explicó que en el fallo del 2015, el tribunal internacional "tomó una posición que rompe un patrón histórico. Y hoy día la Corte sienta un precedente adicional, aceptando el marco de servicios ecosistémicos que planteó Costa Rica para efectos de la valoración del daño ambiental".

 La foto, facilitada por la Fundación Neotrópica, muestra los daños en el humedal.

La foto, facilitada por la Fundación Neotrópica, muestra los daños en el humedal.

Dado que en la actualidad no hay todavía un método consagrado a nivel mundial para asignar un valor económico a los perjuicios a la naturaleza, la sentencia de la CIJ puede sentar un precedente importante en la materia. Esto, porque "homologa los avances que se habían realizado en tratados como, por ejemplo, la convención de biodiversidad, los resultados de la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, y estudios, como el del PNUD, de la economía de la biodiversidad", indica el director ejecutivo de la Fundación Neotrópica, una de las más antiguas y reputadas ONG ambientalistas de Costa Rica.

¿Cuánto tarda en recuperarse un bosque centenario?

En un aspecto, eso sí, no quedó tan conforme con la decisión de La Haya. "La Corte no da por acreditado el tiempo de recuperación que planteó Costa Rica, de 50 años, alegando que no tiene suficiente certeza de que ese sea el plazo adecuado", dice Aguilar, y explica: "Lo que nosotros planteamos es lo que se usa acá como estándar, y es que sea el elemento que va a tardar más tiempo en recuperarse, el que se utilice para efectos de estimar ese plazo". En este contexto, recuerda que "había árboles de más de 150 años en la zona que fue deforestada, en la que fueron eliminados prácticamente 300 árboles".

La discrepancia entre la indemnización solicitada y la concedida, en todo caso, no obedece solo a esta causa. La demanda costarricense incluía también diversos otros puntos, como salarios para policías y guardaparques y una serie de gastos más. "Nosotros no intervenimos en esa parte del reclamo, nada más hicimos la estimación del valor del daño ambiental”, subraya el especialista.

Con todo, hace notar que lo resuelto por el tribunal "va muy por encima de lo que planteaba Nicaragua (…) con base a una metodología muy restrictiva que se aplicó por parte de un panel técnico que auxilió al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para efectos de determinar los daños ambientales  en el caso de la guerra en Kuwait". A juicio de Aguilar, la corte "efectivamente, está ampliando los criterios para poder incorporar la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio como un marco válido para utilizarse". Y sienta un precedente en cuanto a que esta materia pueda ser objeto de demandas ante la justicia internacional. "En ese sentido el fallo es revolucionario. A pesar de que el monto quedó muy por debajo de lo que había pedido Costa Rica inicialmente".

Emilia Rojas Sasse (VT)

DW recomienda