La Feria de Frankfurt es cada vez más política | Cultura | DW | 13.10.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Opinión

La Feria de Frankfurt es cada vez más política

La mayor cita literaria del mundo está abierta a los lectores, que gozarán de un país invitado de lujo, Georgia, y un ambiente político apasionante, opina Sabine Peschel.

Cada Feria del Libro de Frankfurt tiene sus temas específicos y su propia atmósfera. La libertad de expresión y la libertad de publicación siempre están en el centro de atención, eso es evidente. Ambos son requisitos imprescindibles para aquello de lo que se trata todo esto: vender licencias de libros y centrar la atención en los autores, los libros y el patrimonio cultural, además de acordar nuevas publicaciones.

En 2015 la feria estuvo candente: el tema era la solidaridad con los refugiados. Escritores y editores se involucraron y hablaron de ello con entusiasmo. La feria del 2016 estuvo marcada por la indignación por las restricciones a la libertad de expresión en Turquía; en las discusiones se habló del tema y de cómo es vivir y escribir en la dictadura y en el exilio. El 2017 fue ruidoso y animado. ¿Se acuerdan todavía de Macron y de su conmovedor discurso proeuropeo en la inauguración de la cita, junto a la canciller Angela Merkel? ¿Y de los chillidos agudos de las editoriales de derecha, que casi llegan a las manos durante una manifestación?

Escritores bajo presión

¿Y 2018? Para los primeros visitantes era casi verano en Frankfurt. La luz brillaba incluso dentro de los pasillos. El avance entre los stands era más lento y se conversaba por aquí y por acá. Se podría decir que todo estaba relajado. Pero no, en realidad era lo contrario. Sí, los organizadores podrían haber quedado satisfechos, porque hubo más expositores y visitantes que el año anterior. El volumen de negocios se mantuvo razonablemente estable. Pero…

Sabine Peschel.

Sabine Peschel.

Lo que pasó es que durante la Feria del Libro hubo un ambiente sombrío. Si bien no hubo disputas feroces y los editores de derecha fueron relegados a una remota esquina del Sector 3, quedó una oscura sensación para los defensores de los derechos humanos y la libertad de expresión. Esto, porque según un estudio de PEN cada vez más escritores se sienten atacados a través de correos y amenazados en las redes sociales, lo que los lleva a ser más cautelosos en sus declaraciones. Esto redunda en una restricción peligrosa a la libertad de expresión.

Lo que se publica, lo que se dice

Cuando hablamos de cuáles son los libros que serán publicados en Polonia o Hungría y qué proyectos serán promovidos, el tema de la libertad de expresión se vuelve bastante concreto. Y la lucha por los derechos humanos es algo palpable si hay que defender a los cerca de cien escritores y periodistas detenidos en Turquía. O apoyar a los colegas de los casi 150 medios cerrados. La escritora Asli Erdogan y y el periodista Deniz Yücel no dijeron mucho al respecto en la feria.

También el tema "Europa" sigue siendo central. Pero es significativa la claridad y frialdad con la que la jefa de la política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, sentenció que Europa pertenece a la identidad de cada individuo europeo, como su identidad local, nacional y de género. Nada de euforia europea "a lo Macron", sino un apagado final al debate sobre la identidad.

Se venden menos libros

Sobre el negocio central, es decir la venta de libros, la cosa no parece tan buena a primera vista: las ventas se mantienen, pero cada vez hay menos compradores. En otras palabras, menos personas compran más libros, lo que también es un  fenómeno que muestra el cambio demográfico. La industria ha reconocido el problema y está buscando formas para evitar que el libro y la literatura se conviertan en un gustito de las élites.

Una luz de esperanza apareció en esta 70ª Feria del Libro: el país invitado, Georgia, se acercó mucho a los lectores gracias a la amplia presencia de escritores, muchos de los cuales viajaron por Alemania antes de la feria, y a su fantástica presentación comercial. Su dualidad, con su duro pasado de ocupación soviética y su belleza del sur europeo, hacen de ese país un lugar muy especial.

En resumen: la feria 2018 se volvió incluso más política... y eso es bueno.

Autora: Sabine Peschel (DZC/LGC)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda