La espera por Schweinsteiger será larga | Deportes | DW | 25.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

La espera por Schweinsteiger será larga

Por tercer año consecutivo Bastian Schweinsteiger inicia la temporada futbolística lejos de las canchas y sufriendo por culpa de las lesiones que le impiden jugar con su club, el Bayern, y la selección alemana.

El que fuera el mejor jugador de Alemania en la final del Mundial de Brasil 2014 no ha logrado recuperar su estado físico desde aquel partido contra Argentina en el estadio Maracaná. Bastian Schweinsteiger ha reconocido que no puede “ni saltar, ni correr”, porque los dolores no se lo permiten, y Karl-Heinz Rummenigge, directivo del Bayern, aceptó que la lesión del jugador “no es algo que necesite solo dos semanas” para sanar.

Grave, ¿pero qué tanto?

Mientras tanto el entrenador de Bastian Schweinsteiger en el Bayern confiesa que el futbolista, “por ahora no hace nada”, lo cual en el idioma del fútbol significa que la estrella alemana no entrena, ni adelanta trabajos de fisioterapia, y tampoco cumple ejercicios individuales. En la actualidad el mediocampista está ocupado exclusivamente con someter su cuerpo a un “intenso” reposo.

El problema del jugador, que no es nuevo, se presenta en el tendón de la rótula de su rodilla izquierda, y se suma a las dolencias de tobillo que le aquejaron toda la temporada pasada. “Bastian jugó con problemas, también en el Mundial en Brasil”, confesó Guardiola, quien por esta razón se molestó tanto cuando Schweinsteiger recibió una violenta falta en el partido de exhibición del Bayern contra la selección de estrellas de la liga de fútbol de Estados Unidos, MLS, en la pretemporada.

En la final del Mundial, Bastian Schweinsteiger se quedó en la cancha pese a estar herido y sangrando.

En la final del Mundial, Bastian Schweinsteiger se quedó en la cancha pese a estar herido y sangrando.

En ese juego en Portland el alemán estuvo en el campo apenas 10 minutos, y desde entonces no ha puesto un pie en las canchas pese a la gran voluntad que lo caracteriza lo mantuvo en pie en la final del Mundial pese a tener un profundo corte debajo de su ojo y a que el seleccionador Joachim Löw ya tenía listo para ingresar a Kevin Grosskreutz como su sustituto.

El tendón de la rótula que Schweinsteiger debe curar es el que une la espinilla con la rótula. Su importancia radica en que él es el encargado de transmitir energía y fuerza del muslo a la pierna, y velar por el equilibrado trabajo de ambos músculos al ser exigida la pierna. Esto es algo que para los deportistas es crucial, pues ellos le requieren a plenitud para las constantes carreras, saltos y cambios de dirección, así como otros movimientos explosivos.

Situación recurrente

Por ahora no hay un plan para el regreso a las canchas de Bastian Schweinsteiger. En el Bayern han comunicado que no cuentan con él en el futuro cercano, y es muy poco probable que el seleccionador alemán lo convoque para el partido del próximo tres de septiembre en Düsseldorf, donde se reeditará la final del Mundial jugando contra Argentina, esta vez con carácter amistoso.

Schweinsteiger ya se ha acostumbrado a que cada temporada llegue con una queja de su cuerpo resentido y agotado tras los esfuerzos a los que el jugador lo somete año tras año. En el 2012 regresó de la pausa invernal con un tirón en el tobillo; en la temporada 2012/2013 se perdió los primeros partidos del Bayern por culpa de problemas musculares; en el 2013 lo frenó la cápsula rotular (origen de su actual dolencia); en el primer semestre del 2014 otra vez el tobillo provocó su más larga ausencia del fútbol (61 días).

“No deben temer por mí, yo sé que todo va a salir bien”, declaró Bastian Schweinsteiger en una entrevista con el diario Bild, al tiempo que reconoció que él mismo no sabe cuándo estará nuevamente sano. El futbolista confesó también que durante el primer semestre del 2014 jugó varias veces inyectado para poder soportar los dolores, pero que esta vez le va a dar a la rodilla todo el reposo que demande para evitar cualquier infección que agrave su situación.

Así las cosas, para volver a ver a Bastian Schweinsteiger en las canchas hay que tener paciencia, pero eso seguramente valdrá la pena pues el futbolista ya anunció que no tienen ninguna intención de abandonar la selección, de la cual seguramente será el próximo capitán tras el retiro del equipo de Philipp Lahm, quien portaba el brazalete.

“Él es el sucesor lógico y natural de Lahm, y va a ser un gran capitán”, anticipó la leyenda del fútbol alemán Franz Beckenbauer, a lo cual Schweinsteiger respondió “si el seleccionador Löw me ofrece la responsabilidad, la acepto, yo todavía puedo ayudar al equipo, y lo haré por lo menos hasta la Eurocopa del 2016”. Mientras llega esa fecha, el jugador debe ocuparse de que su rodilla se recupere, y de mantenerse sano.