La economía rusa se contraerá este año hasta un 10% por las sanciones | Economía | DW | 29.04.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

La economía rusa se contraerá este año hasta un 10% por las sanciones

El Banco Central de Rusia bajó los tipos de interés del 17% al 14% al considerar controlada la espiral inflacionista. La economía del país volvería a crecer en 2024.

La gobernadora del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiullina, en una imagen reciente.

La gobernadora del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiullina, en una imagen reciente.

La economía rusa se contraerá entre un 8% y un 10% este año debido las sanciones occidentales impuestas a Rusia por su campaña militar en Ucrania, según las previsiones macroeconómicas publicadas este viernes (29.04.2022) por el Banco Central, las primeras desde el inicio del conflicto armado el 24 de febrero pasado.  "Según la previsión del Banco de Rusia, el PIB se reducirá entre un 8,0% y un 10% en 2022. La disminución se verá impulsada principalmente por factores del lado de la oferta", señaló la entidad monetaria rusa tras una reunión ordinaria de la junta de directores.

"El entorno externo de la economía rusa sigue siendo desafiante y limita significativamente la actividad económica", señaló la entidad monetaria, que recortó su principal tasa de interés de 17% a 14%, al estimar, no obstante, que "los riesgos para los precios y la estabilidad financiera dejaron de aumentar". El Banco Central, que había subido de manera drástica su tasa a 20% tras las primeras sanciones occidentales contra Rusia por la invasión de Ucrania a finales de febrero, ya había recortado el tipo de interés una primera vez a 17% el 8 de abril.

La moneda local, el rublo, también había caído a mínimos históricos frente al dólar y el euro, pero se ha recuperado. El Banco Central manifestó que "las tasas de crecimiento actuales de los precios al consumo se han ralentizado significativamente después de haber alcanzado un máximo en la primera mitad de marzo". Según el banco, esto se debe al "fortalecimiento del rublo y al enfriamiento de la actividad de consumo". El Banco Central ruso registró una inflación interanual del 16,5% en marzo, un nivel que no veía desde 2015. El banco prevé que este año la inflación podría alcanzar el 23%, antes de ralentizarse en 2023.

Así, el BCR cree que en el cuarto trimestre de 2023, el PIB aumentará entre un 4,0 y un 5,5% con respecto al mismo período de 2022. No obstante, en el conjunto del año la economía rusa no crecerá o permanecerá en terreno negativo. El regulador monetario fija el PIB ruso para el próximo año en una horquilla del -3,0% y el 0%, debido al efecto base del primer trimestre de 2022. En 2024, el PIB aumentará entre un 2,5% y un 3,5% pronostica el BCR.

lgc (afp/efe)

DW recomienda