La diáspora libanesa protesta en Berlín tras la tragedia de Beirut | El Mundo | DW | 12.08.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

La diáspora libanesa protesta en Berlín tras la tragedia de Beirut

Tristeza y rabia: los libaneses se manifestaron ante la embajada de su país en Berlín. Exigen un nuevo comienzo político, con motivo de la visita del ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, a Beirut.

El martes de la semana pasada, Ramzi Merhej terminaba su día laboral con el deseo de salir a jugar básquetbol. Cuando quiso salir de su apartamento en Berlín, echó un vistazo rápido a Facebook, donde notó que apenas unos segundos antes, una amiga suya había iniciado una transmisión en vivo desde Beirut. Entonces todo cambió.

"Esta amiga vive justo al lado del puerto. Estaba en vivo desde su celular. Vi sus manos llenas de sangre, vi su casa destruida", recuerda Ramzi el día del desastre. "Ella gritó y, justo después de eso, la conexión se cortó."

Berlin I Protest vor der libanesischen Botschaft (Ramzi Merhej)

Ramzi Merhej en Beirut, antes del desastre

Ramzi vive en Alemania desde 2015, el resto de su familia en Líbano, principalmente en el centro de Beirut. Trató de contactar a su familia cuando los videos de la explosión fueron publicados en las redes sociales. Tras 30 minutos de preocupación recibió la noticia de que al menos sus padres y su hermana estaban a salvo.

Algunos conocidos de Ramzi sufrieron las consecuencias. Una amiga, por ejemplo, murió en la explosión. El padre de un amigo suyo sigue desaparecido. El propio Ramzi no ha podido dormir bien desde la catástrofe de la semana pasada. El número total de muertos ha aumentado a 165.

"Estoy acostumbrado a las explosiones y asesinatos en Beirut, pero normalmente se trata de un barrio o una calle, así que se sabe pronto quién está afectado. Esta vez es diferente. Todavía no lo puedo entender", dijo Ramzi.

Libanon Aufräumarbeiten nach der Explosion in Beirut (picture-alliance/Xinhua/B. Jawich)

Escombros de Beirut: 300.000 personas han perdido sus casas, incluyendo 80.000 niños

El movimiento de protesta libanés llega a Berlín

El lunes pasado, mientras su hermana y sus amigos caminaban por los barrios destruidos de Beirut, primero para limpiar, luego para protestar, Ramzi se plantaba con un grupo de libaneses frente a la embajada de su país en Berlín: entre banderas y acompañado por las canciones del famoso cantante Fairuz. Gritaban "Kilon Yane Kilon", "todos son todos". Tres palabras que exigen la caída del régimen. Tres palabras que desde principios de octubre se han convertido en el grito de guerra del movimiento de protesta en Líbano. Ahora esa protesta también ha llegado a la embajada libanesa en Berlín.

"Desearía estar allí para apoyar a la gente en las calles que está siendo golpeada y violentamente atacada por la Policía y el Ejército. Por otro lado, sé que también puedo ayudar desde aquí", explica Ramzi. "Por eso me esforcé en organizar las protestas frente a la embajada. Es lo menos que puedo hacer para presionar al sistema y a sus representantes aquí en Berlín".

El lunes por la noche, el primer ministro libanés Hassan Diab anunció su dimisión. Seis ministros ya habían renunciado durante el fin de semana, incluyendo al ministro de Salud y a la ministra de Justicia. Sin embargo, el gobierno permanecerá en el cargo por el momento. Después de la renuncia, los manifestantes se reunieron frente al Parlamento en Beirut, exigiendo su disolución y la renuncia del presidente Michel Aoun.

"La renuncia del gobierno no tiene sentido", dice Ramzi. "Mientras el presidente de la República y el presidente del Parlamento no renuncien, mientras el Parlamento no se disuelva, no habrá esperanza para el Líbano. Los gobiernos se sucederán, pero el sistema no cambiará".

"¡Ayuda económica, pero no para el gobierno!"

En una conferencia celebrada el domingo pasado, una coalición de donantes internacionales prometió 200 millones de euros en ayuda de emergencia para el Líbano, de los cuales 20 millones proceden de Alemania. Incluso antes de la conferencia, Alemania había anunciado envíos adicionales de ayuda a través de la Cruz Roja Alemana por valor de 10 millones de euros.

Sin embargo, estos fondos no deben ir al gobierno libanés, exige Eddy Rizk, quien ha vivido en Alemania por más de 20 años y también se manifestó frente a la embajada. "Es sabido que la corrupción no tiene fronteras, el dinero desaparecerá y solo las élites ricas se enriquecerán", advierte Rizk. 

En el transcurso de la conferencia, la comunidad internacional decidió vincular el apoyo previsto a las reformas. Entre otras cosas, se solicitó una investigación independiente sobre la causa de la explosión.

Libanon Heiko Maas in Beirut (Reuters/A. Rinke)

El ministro de Relaciones Exteriores Maas a su llegada a Beirut: dinero para la Cruz Roja Libanesa

Previo a su salida rumbo a Líbano, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, también se pronunció por un nuevo comienzo para el país después del desastre a causa de la explosión. El país necesita un "poderoso despertar" y "profundas reformas económicas", dijo Maas. Solo así el Líbano creará confianza en sus líderes políticos.

"Le pediría a Heiko Maas que realmente lo haga y no dé ni un centavo al gobierno libanés hasta que haya respondido a las demandas de los manifestantes", subraya el activista Ramzi. "Estas personas deben responsabilizarse del desastre. Es un crimen contra la humanidad".

 (ee/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda