″La democracia no se impone por las armas″ | El Mundo | DW | 14.06.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

"La democracia no se impone por las armas"

Estados Unidos vuelve a ser uno de los principales blancos de críticas en un informe sobre la paz mundial, presentado en Berlín, que previene al mismo tiempo del peligro de una nueva carrera atómica.

¿Luchando por la democracia?

¿Luchando por la democracia?

El balance de la guerra contra el terrorismo que hacen este año los cinco principales institutos de estudios para la paz existentes en Alemania es todo menos alentador. Ni siquiera las elecciones celebradas en Irak convencen a los investigadores germanos. Pese a reconocer que la constitución transitoria iraquí es la más democrática del mundo islámico, subrayan que la espiral de la violencia sigue causando estragos en el país. Tampoco en Afganistán todo ha salido como se esperaba. La democratización avanza, pero no se ha logrado la pacificación de todo el territorio. Conclusión: el intento de forzar la democratización mediante la fuerza militar no ha dado resultado hasta el momento.

El pecado de Guantánamo

De estos ejemplos se puede extrapolar una máxima de aplicación general. Es iluso pensar que los recursos militares son apropiados para un rápido restablecimiento de la paz, como lo subrayó Ulrich Ratsch, uno de los autores del estudio de 290 páginas que fue presentado en Berlín. Estados Unidos no sale muy bien parado en el documento. Por ejemplo, se critica allí la doble moral de Washington, que por un lado emprende guerras en nombre de los derechos humanos y, por otra, viola en forma crasa dichos derechos en el campo de prisioneros de Guantánamo.

Ratsch reprocha también con dureza la considerable responsabilidad de Estados Unidos en el fracaso de la conferencia sobre el Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares celebrada en Nueva York, que calificó de "fatal". Subrayó que la superpotencia intenta imponer la no proliferación en otros países, pero amplía sus propias capacidades nucleares, azuzando con ello una carrera armamentista. "Advertimos con vehemencia ante una fatídica tendencia que nos podría hacer caer nuevamente, más rápido de lo que podemos imaginar, en el riesgo del apocalipsis nuclear", enfatizó.

Prevención ante todo

Pero el gobierno de George Bush no es el único blanco de reproches. Los autores del informe señalan que el hecho de que los gobiernos occidentales -entre ellos el alemán- toleren los atropellos a los derechos humanos en Uzbekistán y Chechenia da cuenta de un doble standard. "Las arbitrariedades de Rusia no son un asunto interno", señaló Ratsch.

Para los institutos alemanes de estudios para la paz lo fundamental es poner énfasis en desactivar los conflictos antes de que comiencen a rugir las armas. En este sentido, alabaron el plan del gobierno alemán para la prevención civil de crisis, aunque destacaron que requeriría mayor financiamiento. En todo caso, los autores del informe consideran fundamental fortalecer en este aspecto a las Naciones Unidas. Una demanda que no por repetida sale sobrando, sobre todo cuando en Berlín parecen imponerse otras prioridades, como la de conseguir un asiento permanente en el Consejo de Seguridad.

DW recomienda