La defensa de la Constitución alemana | Alemania | DW | 23.05.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

La defensa de la Constitución alemana

La democracia se encuentra bajo presión debido a los fundamentalistas islámicos y a los extremistas de derecha y de izquierda. Los desafíos son aún mayores con las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

Alemania es una democracia estable. Nadie tiene serias dudas al respecto. Sin embargo, el informe anual publicado por la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV) sí puede dar miedo. La edición actual es tan extensa como una novela: 359 páginas. El contenido se lee en parte como una historia de detectives, especialmente cuande se habla de asesinatos, terrorismo, espionaje y sabotaje. Las historias, sin embargo, no son inventadas, sino reales. Y están causando cada vez más dolores de cabeza a los agentes de inteligencia policial de Alemania, porque cada vez parece haber más enemigos del sistema liberal-democrático.

Algunos ejemplos del último informe: 24.000 extremistas de derecha, 29.000 extremistas de izquierda, 10.800 salafistas. El abanico es amplio. Va desde los clásicos nazis y marxistas hasta organizaciones extranjeras como el PKK kurdo y los Hermanos Musulmanes.

La nueva y antigua derecha

Aunque el clima social se haya endurecido desde el comienzo de la crisis de los refugiados, en 2015, la gran mayoría de los ciudadanos siguen firmemente anclados en la democracia y la Ley Fundamental (nombre de la Constitución alemana). Sin embargo, a las autoridades de seguridad, como la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, cada vez les resulta más difícil identificar a los enemigos de la Ley Fundamental. Los entornos en los que se mueven los extremistas se han vuelto más complejos. Esto es particularmente cierto en el caso de la extrema derecha.

Manifestación de la escena derechista en Chemnitz.

Manifestación de la escena derechista en Chemnitz.

Aparte del partido anticonstitucional NPD, existen varios partidos como "Die Rechte"(La Derecha), "Der dritte Weg" (El III camino) y grupos como el Movimiento identitario (MI) y el Movimiento Ciudadanos del Reich. Casi todos ellos tienen una orientación étnica y rechazan la inmigración. Los "Ciudadanos del Reich" niegan incluso la existencia de la República Federal de Alemania y rechazan todo contacto con las autoridades estatales.

Sin embargo, el mayor peligro sigue proviniendo del extremismo religioso, especialmente de la milicia terrorista "Estado Islámico" (IS), que lleva a cabo una intensa propaganda en internet, también en alemán. "Esa gente sigue llamando a ataques contra objetivos occidentales", dice Thomas Haldenwang, presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, en entrevista con DW. "Y desafortunadamente conocemos a suficientes islamistas y terroristas que están llevando a cabo estos planes."

Nunca antes, los desafíos en todas las áreas del extremismo y el terrorismo han sido tan grandes, pero Alemania está preparada, asegura Haldenwang. Según él, a pesar del gran potencial de amenaza, el Estado y la sociedad se encuentran en un "excelente estado".

La vigilancia y los derechos fundamentales

En la lucha contra los extremistas y los terroristas se han endurecido ya numerosas leyes. A medida que la comunicación se realiza cada vez más a través de internet, las autoridades de seguridad exigen más opciones de acceso. En el peor de los casos, quieren escuchar en vivo y ver lo que sospechosos puedan estar tramando. Pero el monitoreo de computadoras, móviles y hogares va demasiado lejos para los activistas de derechos civiles. Numerosas demandas ante el Tribunal Constitucional han sido exitosas.

El experto Bijan Moini, de la Sociedad para los Derechos Civiles (GFF), critica que las autoridades se lo ponen a menudo demasiado fácil: "Los temores se generan rápidamente, y las leyes de seguridad son relativamente baratas". Según él, es mucho más caro contratar a policías adicionales. "Esto también crea un incentivo para ir siempre hasta los límites de la Ley Fundamental, y a veces incluso más allá", opina Moini.

El doctor en Jurisprudencia da un ejemplo: Si por casualidad, una persona entra en contacto con alguien a quien la Policía ya tiene en la mira como extremista, al ser considerada inmediatamente como persona de contacto, puede convertirse en víctima de vigilancia, aunque sea totalmente inocente. Todo tipo de información termina en bases de datos.

Esta tendencia es incompatible con la Constitución alemana, según el experto. "En particular, porque viola el concepto de los derechos básicos, en los que se basa la Ley Fundamental", dice Bijan Moini. Los profesionales de la seguridad, como el presidente de la Oficina para la Protección de la Constitución, ven las cosas de manera diferente. Haldenwang quiere aterrizar en la "era moderna", "para prevenir los peligros para nuestro país". Con eso se refiere principalmente a la herramientas de monitoreo para internet.

(gg/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda