“La cultura política en el Ecuador ha ganado el plebiscito” | América Latina | DW | 17.05.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“La cultura política en el Ecuador ha ganado el plebiscito”

La nueva consulta popular en Ecuador ha dado el sí que requería el gobierno del presidente Correa para hacer reformas, algunas de ellas no poco controvertidas. ¿Quién ha salido ganando?

default

Rafael Correa, presidente del Ecuador

A diez días de celebrado el nuevo referéndum del gobierno de Rafael Correa en Ecuador, el 97 por ciento de los votos ha sido escrutado. “El sí ha vencido en todas las preguntas”, dijo a DW el embajador de Ecuador en Berlín, Jorge Jurado. En un complejo formulario de diez preguntas, con anexos explicativos, se consultaba a la población acerca de la prohibición de corridas de toros y los juegos de azar, reformas en la ley de medios de comunicación, la obligatoriedad de seguridad social, y el sistema de Justicia.

La victoria del sí -que observadores internacionales igualaban a una aprobación más de la gestión del popular mandatario- se daba por descontada y el margen se esperaba amplio. No fue así. “De infarto” fue el recuento, comentaban los medios.

¿La cuestión no era el presidente?

“Fue una sorpresa y un susto para el gobierno, porque en ninguna de las preguntas logran mucho más del cincuenta por ciento, cuando expresamente esperaban el 60 o 65 por ciento”, comenta a DW Claudia Detsch, analista política de la Fundación Friedrich Ebert en su oficina de Quito. Además, de la consulta no salió un sí o un no claro para el presidente; “la gente no marcó diez veces sí o diez veces no”, explica Detsch.

Sin embargo, según Oswaldo Hurtado, analista de la Fundación Cordes y ex presidente del país en clara oposición al actual mandatario, “muchos de los que votaron por el sí no lo hicieron para aprobar las preguntas. Votaron por el sí en reconomiento a un número significativo de bonos que reciben ciertos sectores menos acomodados de la población. Lo hicieron como gratitud a una obra pública importante que ha hecho el gobierno especialmente en carreteras y puentes”.

Flash-Galerie Rafael Correa Referendum

Quito, consulta popular del 7 de mayo de 2011

¿Qué era lo más importante?

Como fuere, no todas las 10 cuestiones tenían la misma relevancia. “¿Qué importancia tiene para Ecuador que haya corridas de toros o no las haya? Al presidente le interesaban dos preguntas: las relativas a los medios de comunicación y a la justicia”, explica Hurtado.

Y si en lo relativo a la afiliación obligatoria al sistema de seguridad social y de salud el margen del sí es muy amplio, en las dos preguntas conflictivas relativas a la reforma del sistema de Justicia y la nueva ley de medios de comunicación el margen de diferencia es muy estrecho, sin contar con un promedio alrededor del cinco por ciento de votos anulados y blancos. Según la Constitución anterior, explica el analista de Cordes, el proyecto no habría ganado pues su mayoría es relativa.

Rafael Correa Referendum

Quito, 07.05.2011

Reformas en marcha

Con todo, “el sí ganó de todas maneras”, resalta el embajador del Ecuador y las reformas se pondrán en marcha. “Meter la mano en la Justicia” para hacerla más eficiente, ha sido el eslogan del gobierno.

“Se trata de una posibilidad de cambio en la Constitución que le permita al gobierno la posibilidad para ejercer los cambios que antes no pudo hacer”, explica Jurado, puntualizando que la judicatura en ciertas regiones del país está, desde hace varios decenios, cautiva en manos de poderes de facto. De la reforma se encargaría, por 18 meses, un consejo de transición formado por delegados del gobierno, de la Asamblea Parlamentaria –en donde hay mayoría gubernamental - y de las asociaciones ciudadanas.

“El presidente promete que con estas reformas se puede combatir mejor el crimen. Pero la oposición de derecha y de izquierda argumenta que el equilibrio de poderes se va perder, se teme demasiado impacto del presidencialismo”, analiza Detsch.

El presidente y la prensa

A todo esto, la relación del presidente Correa con los medios de comunicación ha sido llamativa. Ahora, por último, se realiza esta consulta para prohibir a los bancos que sean dueños de medios de comunicación.

“Los medios de comunicación en el Ecuador han venido manteniendo posiciones que han servido directamente a los grupos de poder tradicionales del país”, explica el representante del Ecuador en la capital alemana, puntualizando que no existe una pugna entre el Gobierno del país y la prensa, sino un enfrentamiento con otro de los poderes fácticos de ese país. Así, en otro numeral del plebiscito se consultaba si el ciudadano estaba de acuerdo con prohibir contenidos violentos en la prensa.

“Mire el carácter malicioso de las preguntas”, objeta Hurtado: “No se dice que va controlar los contenidos; se dice que va a evitar que los medios de comunicación informen y propaguen noticias sobre violencia, crimen y sexo. Claro, la gente dice: `¿cómo puedo yo oponerme a esto? Esto es bueno para una sociedad´. Y vota sí. Pero es un engaño porque lo que quiere el presidente de la República es acabar con la prensa libre. Ya en este momento el gobierno es dueño de varios canales de televisión, periódicos y radios que no están al servicio del interés público, sino del partido de gobierno”.

¿Y ahora?

Así las cosas y después de esta renovada toma de temperatura de la aprobación del proyecto de profunda reestructuración, “en Ecuador tenemos un nivel de polarización alto. Va a ser más difícil gobernar”, analiza Detsch, explicando que la pérdida de figuras fuertes del propio movimiento de Correa lo hará enfrentarse no sólo a la derecha tradicional sino a las propias fuerzas de la izquierda. Efectivamente, según Hurtado, en el no confluyeron el centro, la derecha y la izquierda e importantes movimientos sociales, como la confederación ecuatoriana de pueblos indígenas y los maestros.

Con todo, “no creo que estemos en un punto en que no se pueda salir; el presidente tendría la posibilidad de entrar en diálogo con los grupos sociales”, concluye la analista alemana, en cuya opinión las campañas que se han generado y la necesidad de diferenciar contenidos han logrado –independientemente del sí y el no- que “la cultura política del país salga fortalecida de esta consulta”.

Autora: Mirra Banchón
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda