La caza furtiva y los diques amenazan a un pez legendario del Danubio | Global Ideas | DW | 22.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Global Ideas

La caza furtiva y los diques amenazan a un pez legendario del Danubio

¿Pueden los científicos, activistas, pescadores y consumidores encontrar una manera de salvar al esturión del Danubio? Dejar de comer caviar salvaje ayudaría, según los conservacionistas.

Érase una vez un enorme pez óseo, que recorría el DanubioDanubio desde el Mar Negro hasta Viena y más allá. Cuando se asomaba a la superficie era tan grande como un barco, y probablemente la inspiración para los monstruos del río descritos en algunos cuentos de hadas sobre el segundo río más largo de Europa.

El esturión ha existido durante al menos 200 millones de años con una forma similar a la actual, persistiendo inmensos trastornos geológicos y cambios climáticos extremos. Este pez es un superviviente, pero en los últimos 100 años, el ser humano ha provocado que se encuentre al borde de la extinción.

Es la especie más amenazada.Las 18 variedades de Europa y Asia están en peligro de extinción. En el Danubio, una especie ya está extinta y otras cuatro están en peligro crítico.

Crías de esturión en un frasco (Fuente: Bob Berwyn).

Friedrich sostiene un frasco con crías de esturión. Espera que un proyecto de repoblación reviva los peces en el Danubio.

Los diques de los embalses han cortado sus rutas de migración y el 80 por ciento de sus áreas de desove y alimentación han sido drenadas. Además, los cazadores furtivos, que se dedican al caviar salvaje, acaban con los pocos ejemplares que quedan.

Ya es hora de hacer algo por recuperar a esta especie, según Thomas Friedrich, director del proyecto de conservación del esturióncon“Life Sterlet” sede en Viena. Friedrich cree que el Danubio no está completo sin esta especie.

Sus esfuerzos de repoblacióndurante seis años forman parte de una iniciativa europea mayor llamada "LIFE for Danube Sturgeons”"LIFE for Danube Sturgeons” (Vida para el esturión del Danubio), que pretende ser un último intento por salvar la especie a lo largo de 1.500 kilómetros de río desde Alemania hasta el Mar Negro.

Sueño con esturiones

Caminando a través de una instalación de cría portátil del tamaño de un contenedor, a lo largo del Danubio, Friedrich controla a las crías recién nacidas, que se retuercen en tanques de plástico azul.

Una mano sosteniendo un tarro de caviar (Fuente: Bob Berwyn).

El famoso mercado de comida de Viena está repleto de exquisiteces, incluyendo caviar de piscifactoría, aunque a veces los vendedores afirman que es la variedad silvestre, más valiosa.

"Ya parecen esturiones”, dice a DW. "Y se puede ver el rojo en su vientre por comer camarones en salmuera”, añade.

Para finales de verano, los científicos planean liberar miles de ejemplares de esturión ruteno, una especie nativa de la zona, en diferentes partes del Danubio. Para los próximos años se prevén otras puestas en libertad. El seguimiento mostrará si finalmente las poblaciones se asientan.

Friedrich es optimista y cree que el plan podría funcionar, ya que otras especies se han salvado con medidas similares. Lo que sí es seguro es con la liberación cumplirá un sueño personal.

"Mi amor por este pez comenzó en la adolescencia, siendo pescador”, recuerda Friedrich. "El primero lo vi en una tienda de mascotas. Después empecé a cuidarlos en peceras y quería reproducirlos yo mismo”, cuenta.

Su fascinación por esta especie es evidente cuando se introduce en uno de los tanques y sostiene a uno de los adultos para comentar las diferencias con otros peces. "Son reliquias de otra época y símbolos de la conexión entre los ríos y el océano”, explica.

Con su hocico largo y aleta dorsal dentada, el esturión ruteno definitivamente tiene un aura prehistórica.

El comercio del caviar

Jutta Jahrl está igual de concienciada por salvar al esturión. Dirige todo el proyecto "LIFE for Danube Sturgeons” (vida para el esturión del Danubio), cuyo objetivo es frenar la caza furtiva y la demanda de caviar silvestre, que amenaza la supervivencia de esta especie, especialmente en los Balcanes.

Tortitas de caviar (Fuente: picture alliance/AP/M. Mead).

El caviar puede alcanzar precios muy elevados, por lo que unas tortitas de caviar para el desayuno está fuera del alcance de la mayoría de personas.

Las huevas de pescado son un manjar que puede alcanzar los 10.000 euros (11.782 dólares) por kilo, debido principalmente a la demanda de un pequeño grupo de clientes muy ricos en lugares como Nueva York y Moscú.

"Todavía me sorprende que se pueda encontrar caviar sin etiquetar en antiguas tiendas tradicionales”, comenta Jahrl a DW, mientras pasea por el famoso "Naschmarkt” de Viena, un mercado al aire libre con un sinfín de exquisiteces gourmet.

Eso a pesar de los esfuerzos por hacer cumplir un estricto sistema de etiquetado destinado a informar a los consumidores de que su delicia navideña de lujo proviene de una fuente sostenible, y no de un esturión silvestre cazado furtivamente, y es que no existe una fuente legal de caviar salvaje.

Jahrl sostiene una lata de caviar en un puesto de pescado. Aunque la lata está claramente marcada con una franja estrecha, que muestra que las huevas de pescado proceden de una piscifactoría alemana, el vendedor insiste en que se trata de caviar ruso salvaje. Eso es lo que sus clientes quieren oír. Pagarán más si lo creen.

Jahrl afirma que los productores comerciales de caviar son muy conscientes de las regulaciones de etiquetado, pero los minoristas, que son deshonestos sobre el origen de sus productos, obstaculizan los esfuerzos para que la industria sea transparente y responsable. Informar a los consumidores es crucial en este punto porque si no hubiera demanda de caviar ilegal, tampoco habría caza furtiva, según Jahrl.

Una mano sosteniendo un esturión joven (Fuente: Bob Berwyn).

Los esturiones han existido de una forma u otra durante millones de años.

Pero salvar al esturión también significa concienciar a las comunidades a lo largo del Danubio en Hungría, Serbia y río abajo hasta el Mar Negro, donde la gente ha pescado y comido la especie durante generaciones.

Informes históricos del siglo XI ya documentan que el esturión era una fuente importante de alimento para los cruzados a lo largo del Alto Danubio en Austria, y que el pescado siguió siendo una importante especie para el comercio y de subsistencia durante siglos.

"Si no recibimos aceptación y apoyo allí, no podremos salvar la especie”, aclara Jahrl. "No queremos acabar con la pesca del esturión para siempre. Estamos trabajando con los pescadores para que el esturión sea sostenible”, explica.

A lo largo del río

Para que estos planes de conservación funcionen, sin embargo, tienen que estar enfocados hacia el interés de las comunidades locales, según Hannah Dickinson. La científica de la Universidad de Sheffield está estudiando el comercio de caviar, incluyendo la conservación del esturión y la acuicultura.

El Danubio atravesando Passau (Fuente: Fotolia/Patrick G).

El esturión es desde hace siglos un símbolo importante del Danubio.

Hay tan pocos peces que incluso una pequeña cantidad de caza furtiva es suficiente para devastar las poblaciones restantes, según Dickinson, que trabaja en Rumania.

"Creo que algo se está moviendo, las cosas están cambiando", afirma. "Pero es un gran problema social. Estamos hablando de gente que ha estado involucrada en la pesca del esturión durante toda su vida”, aclara.

Encontrar las alternativas adecuadas para estas comunidades pesqueras puede ser difícil. La acuicultura, por ejemplo, no es necesariamente la mejor solución para las comunidades tradicionales de pescadores de esturión, cuya identidad cultural se define en parte por la captura de peces silvestres. "Criarlos en estanques no es lo mismo”, dice Dickinson.

Otras ideas incluyen el turismo sostenible del esturión y la gestión de las áreas protegidas. En Azerbaiyán, la ONG"Blue Marine Foundation”, por ejemplo, ha logrado poner fin a las prácticas pesqueras perjudiciales ofreciendo a las comunidades locales una participación en el destino del esturión que tratan de proteger. Si la gente siente que los esfuerzos de conservación benefician a su comunidad, es más probable que apoyen el proyecto.

"Se trata de poseer recursos”, dice Dickinson. "Eso puede cambiarlo todo”, afirma.

Autor: Bob Berwyn/Vienna

Editor: Enrique López

 

Enlaces externos

Publicidad