La basura en Italia: ¿ecología o negocio? | Dossiers | DW | 15.10.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Dossiers

La basura en Italia: ¿ecología o negocio?

A principios de 2008, Alemania importó 160.000 toneladas de Nápoles. ¿Ayuda o buen negocio? Ambas cosas, dice el profesor Dr. Klaus Wiemer, de la Universidad de Kassel.

default

Enero de 2008: situación de emergencia en Nápoles.

Cuando las montañas de residuos en la región napolitana empezaron a sobrepasar el límite de lo soportable, la exportación de basura a Alemania parecía ser una ayuda bienintencionada del país vecino. Por aquel entonces el gobierno italiano encargó la incineración de basura a diferentes plantas de procesamiento alemanas.

Fue la respuesta a una llamada de auxilio, dijo Michael Schneider, portavoz de prensa de Remondis, una de las empresas de eliminación de residuos más grandes del mundo, en entrevista con DW-WORLD. Pero en realidad los trenes cargados de basura ruedan hacia Alemania desde mucho antes, desde abril del 2001.

Italia: la crisis permanente

Deutschland Italien Müll aus Neapel in der Verbrennungsanlage Weisweiler

Alemania: un hombre revisa la basura italiana.

En enero de 2008 el sistema de recogida de basura local de Nápoles colapsó. Los depósitos habían alcanzado su tope máximo y los camiones recolectores dejaron de operar durante semanas. Un problema bastante conocido para la región napolitana, en donde desde hace años la recolección de basura está en manos de la "Camorra", como se llama a la mafia napolitana.

Como en la región no existen plantas de incineración, la mafia compra terrenos en el campo para depositar la basura, terrenos que el Estado italiano compra después por un precio más alto.

Otra parte del negocio con el que la "Camorra" hace millones de euros es el transporte y el abastecimiento ilegal de residuos tóxicos de toda Italia a las afueras de Nápoles, donde se entierran. Ante el sabotaje de la mafia, pocos han sido los intentos de las autoridades municipales de construir las instalaciones necesarias.

Otras veces son los políticos mismos los que ponen obstáculos. Así, los miembros del Partido Verde se oponen a la construcción de nuevos vertederos y la política local está paralizada. "Nosotros pagamos para que los alemanes puedan aprovechar nuestra basura", se quejaban los habitantes de Nápoles en enero de este año. Comprensible, ya que los costos del transporte se financian con sus impuestos.

¿Ayuda o buen negocio?

Deutschland Italien Müll aus Neapel in Bremerhaven verbrannt

Una planta de incineración en la ciudad alemana de Bremerhaven.

La situación no es nueva. Fue en abril del año 2001, cuando el gobernador de Campania, Antonio Bassolino, pidió ayuda al gobierno del estado alemán de Renania del Norte-Westfalia.

Los "trenes de la vergüenza", como los llama el político italiano, llegaron a través de la empresa de transportes italiana "Ecolog" a una planta de incineración en la ciudad báltica de Bremerhaven. "Dependiendo de la capacidad de transporte, llegaban aproximadamente 1.600 toneladas de basura semanalmente", dice Schneider.

Durante siete años la empresa se encargó de la basura italiana. Pero desde mayo del 2008 la empresa no recibió encargos nuevos por parte de los italianos. "Lamentablemente", dice Schneider.

"La basura que viene de la región napolitana consiste en un 60 % de biomasa", explica el profesor Dr. Klaus Wiemer, de la Universidad de Kassel. Una materia de la que se puede extraer energía. Aunque en Alemania nadie lo quiere admitir, es por esto que se convirtió en un negocio productivo para las empresas de incineración alemanas.

¿Cómo justifican empresarios alemanes la importación de residuos del extranjero? Siga leyendo...

DW recomienda