La alianza estratégica de Maduro y Putin | Venezuela en DW | DW | 06.12.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Venezuela

La alianza estratégica de Maduro y Putin

Venezuela debe sumas millonarias a Rusia. A primera vista, Caracas parece un interlocutor desigual para Moscú, pero el creciente aislamiento ruso lleva al presidente Putin a tratar de afianzar los lazos con sus amigos.

La visita de Nicolás Maduro a Rusia se produce en medio de una crisis económica y un creciente aislamiento de Venezuela en el mundo. El presidente ruso, Vladimir Putin, conoce los problemas del gobernante venezolano. "La situación en Venezuela sigue siendo difícil”, señaló Putin, quien alabó los esfuerzos del gobierno de Caracas por "lograr el entendimiento en la sociedad" y condenó "cualquier intento de cambiar la situación con ayuda de la fuerza". Sus palabras deben haber sonado a música para los oídos de Maduro.

Antes del encuentro, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, anunció que ambas partes discutirían la posibilidad de que Rusia otorgara ayuda financiera a Venezuela, motivo al que atribuyó la visita. Rusia es un importante acreedor del país latinoamericano, al que el Gobierno de Moscú y el gigante petrolero Rosneft han entregado créditos por unos 17.000 millones de dólares desde 2006.

El factor petrolero

Pero hay otros factores que considerar. Putin y Maduro se encontraron en vísperas de la reunión de la OPEP, y las economías de sus respectivos países son altamente dependientes de los precios del petróleo. Según Artur Demchuck –vicedecano del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Estatal de Moscú- el principal aspecto de las conversaciones de Moscú fue acordar "un plan de acción... si se producen recortes en la producción petrolera”. El experto en América Latina señala que Rusia y Venezuela quieren presentar un "frente unido” ante la OPEP, subrayando sus lazos políticos y económicos, particularmente estrechos en tiempos de Hugo Chávez.

Österreich OPEC Hauptquartier in Wien (Reuters/L. Foeger)

Venezuela, a diferencia de Rusia, es integrante de la OPEP,

Alina Scherbakova, profesora adjunta de la Escuela Superior de Economía, apunta que Moscú necesita mantener la cercanía con Caracas. "Venezuela es miembro de la OPEP y Rusia no. En consecuencia, las conversaciones con Venezuela apuntan a garantizar que ese país pueda promover también los intereses rusos”, explica.

El factor agrícola

El comercio bilateral ocupó igualmente un lugar destacado en la agenda rusa. Putin afirmó en el encuentro que, tras algunas dificultades en los años pasados, el comercio ruso-venezolano vuelve a repuntar. Su asesor Yuri Ushakov había especificado previamente que la agricultura es un aspecto "importante de nuestra cooperación”, indicando que Rusia exportó 250.000 toneladas de trigo a Venezuela.

Alina Scherbakova explica que esto beneficia a ambas partes. Por un lado, el trigo ruso es importante para la seguridad alimentaria venezolana. Y, por otro, "la agricultura se ha convertido en un área prioritaria para la economía rusa”, indica.

El nuevo interés de Rusia en la agricultura obedece en parte a las sanciones que se le impusieron tras la anexión de Crimea en 2014. Rusia reaccionó dejando de importar determinados alimentos y productos agrícolas de los países que aplicaron medidas punitivas en su contra. Según Scherbakova, Moscú está buscando, en consecuencia, nuevos socios para sustituir esos productos y, a la vez, "intenta posicionarse como exportador de alimentos en el mercado internacional”, en vista de que los precios de dichos bienes aumentan a nivel mundial.

Respaldo internacional

Para Moscú, la cooperación con Caracas adquiere relevancia para contrarrestar su creciente aislamiento en el escenario internacional. También Venezuela es objeto de sanciones, que el Kremlin ha condenado esta semana.

Artur Demchuck puntualiza que Venezuela es uno de los "principales socios” de Rusia en Latinoamérica. Y, dado que no hay signos de que las sanciones vayan a retirarse, para Moscú es importante tener en Venezuela un "socio estratégico” en el escenario internacional.

El politólogo explica que Venezuela "casi siempre” ha respaldado a Rusia en las votaciones de la Asamblea General de la ONU y otras organizaciones internacionales. También es uno de los pocos países que reconoció la anexión de Crimea y la independencia de las regiones separatistas de Abjasia y Osetia del Sur, en el Cáucaso.

Las sanciones han impulsado a Rusia a buscar nuevos socios en Asia, África y América Latina. Y, pese a que la situación de Venezuela dista de ser estable, Maduro es para Putin un aliado con el que puede contar.

Autora: Emily Sherwin, desde Moscú (CP/ER)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

DW recomienda