Löw pierde con su maestro en Estados Unidos | Deportes | DW | 02.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Löw pierde con su maestro en Estados Unidos

Alemania cayó por 4-3 en Washington. La oncena europea mostró falencias y lagunas futbolísticas impensadas para un plantel que desea ganar un Mundial.

Una paupérrima presentación ofreció la selección alternativa de Alemania, que este domingo (02.06.2013) fue una triste sombra del equipo que apabulló a Ecuador el miércoles (29.05.2013) y cayó derrotada por 4-3 en el amistoso que la enfrentó con Estados Unidos, en un partido jugado en Washington.

Podrá decirse que fueron los 30 grados que hubo al momento del encuentro, que el público se mostró muy entusiasta para apoyar a los locales o sencillamente que los estadounidenses plantearon mejor un choque que tenía un añadido: era la primera vez que el entrenador alemán Joachim Löw se enfrentaba con su mentor, Jürgen Klinsmann, quien desde 2011 dirige a Estados Unidos.

Y el maestro siempre será el maestro. Los primeros minutos del partido fueron un paseo para Estados Unidos, borrando la imagen avasalladora que había dejado Alemania al derrotar con facilidad a Ecuador por 4-2. Atacando por las bandas, los blancos pusieron en problemas a los dirigidos por Löw, que esta vez vistieron la camiseta alternativa de color verde.

Marc-André ter Stegen nunca olvidará este partido. l

Marc-André ter Stegen nunca olvidará este partido.

Minutos finales esperanzadores

El primer gol llegó a los 12 minutos, cuando Jozy Altidore recibió solo en el centro del área germana un centro y lo mandó al fondo de las mallas con una preciosa volea. Apenas cuatro minutos más tarde, el joven portero Marc-André ter Stegen recibió un pase y fue incapaz de controlarlo bien. La pelota pasó a su lado y entró al arco alemán ante la desesperación del guardavallas del Borussia Mönchengladbach.

Ese tanto, absurdo por donde se le mire, hundió el ánimo alemán. Ni siquiera los intentos de André Schürrle, el mejor de la oncena europea, bastaron para cambiar la imagen que estaban dejando los germanos. Ya en el segundo tiempo, Alemania salió dispuesta a cambiar la historia y Heiko Westermann derrotó con furioso cabezazo al portero estadounidense, Tim Howard.

Pero luego Clint Dempsey, a los minutos 60 y 64, pondría todo a favor de Estados Unidos. Un 4-1 que sonaba demasiado humillante. Alemania, recién entonces, reaccionó. Los cambios realizados por Löw hicieron efecto y la oncena verde se lanzó en búsqueda de goles, que llegaron con un cañonazo de Max Kruse en el minuto 78 y un rebote capturado por Dominick Drexler en el minuto 80. Pero no bastó y la selección alternativa de Löw demostró por qué es la alternativa.

Autor: Diego Zúñiga

DW recomienda

Publicidad