Kasparov acusa que las presidenciales rusas son “una farsa” | Europa al día | DW | 08.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Kasparov acusa que las presidenciales rusas son “una farsa”

El ajedrecista Gary Kasparov aseguró este miércoles (08.11.2017) que "las próximas elecciones en Rusia -a celebrarse en marzo de 2018- son una farsa" y llamó a crear "un frente de unión" para "debilitar internacionalmente" al Gobierno del presidente ruso, Vladimir Putin. Así se expresó el azerbaiyano, embajador de seguridad de la empresa de antivirus Avast, en una rueda de prensa durante el Web Summit de Lisboa, un evento sobre tecnología que reúne anualmente a miles de personas.

El que fuera campeón de ajedrez más joven de la historia no se mordió la lengua ante los periodistas congregados en Lisboa para la cita tecnológica. "Si hoy en día tuviéramos políticos como (Winston) Churchill, Putin no habría conseguido hacer lo que ha hecho, le habrían parado", espetó Kasparov, quien fue reprimido y detenido por las autoridades rusas en 2007 tras manifestarse en contra de las políticas del mandatario ruso.

En ese sentido, avaló la corriente que pretende boicotear las elecciones de 2018: "es una acción activa para deslegitimar el sistema". "Estas elecciones son una farsa, es evidente y denegar su legitimidad es muy importante porque ellos sienten que tener la legitimidad internacional es algo valioso", insistió.

Kasparov comparó su estrategia deportiva para convertirse en campeón del mundo de ajedrez durante las décadas de los años noventa y noventa con la política de Putin, para calificar esta última como "algo opuesto al ajedrez". "El ajedrez es un juego en el que hay movimientos impredecibles, la política de Putin es todo lo contrario", ironizó.

Kasparov reflexionó sobre el estado de la seguridad y la privacidad así como de la libertad de expresión en internet en la actualidad. "Hay un balance muy delicado, son las dos caras de la misma moneda donde, por un lado tenemos el derecho de que alguien opine libremente y por otro lado tenemos también la obligación de proteger a la gente del discurso del odio", analizó. (EFE)

DW recomienda

Publicidad