Karzai promete combatir la corrupción en Afganistán | Política | DW | 06.02.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Karzai promete combatir la corrupción en Afganistán

El levantamiento popular en Egipto arrebató protagonismo al tema de la última jornada de la Conferencia de Seguridad de Múnich: Afganistán. Sin embargo, también hacia ese país se dirige la mirada preocupada de Occidente.

default

Hamid Karzai, a salir del hotel Bayerischen Hof, en Múnich.

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, aseguró que su gobierno tiene el firme propósito de combatir la corrupción para asegurar inversiones en su país. "Nos encargaremos de combatir la corrupción", aseguró al cumplirse la última jornada de la Conferencia de Seguridad de Múnich, cita que giró principalmente en torno a las protestas en Egipto.

Críticas occidentales

El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, fue uno de los políticos occidentales que aprovechó la presencia de Karzai para criticar la corrupción y el nepotismo en Afganistán, advirtiendo que no se trataba de "incidentes aislados".

El senador estadounidense Joseph Lieberman se sumó a las presiones: "Hasta ahora, en Estados Unidos, ambos partidos hemos mantenido el apoyo a Afganistán. Pero éste podría acabar si la gente en Estados Unidos llega a la conclusión de que el dinero del contribuyente está siendo dilapidado o robado".

Karzai, por su parte, solicitó la ayuda de sus pares occidentales para reformar la administración de su país e invertir en su economía. Al mismo tiempo prometió integrar "lo antes posible" a los miembros moderados de los insurgentes talibanes que acepten la Constitución y renuncien a la violencia.

El problema de la seguridad

Afghanistans Praesident Hamid Karzai

Karzai dialoga con participantes en la Conferencia de Seguridad.

Los líderes de la OTAN acordaron en noviembre pasado en Lisboa traspasar en 2014 a las fuerzas afganas la responsabilidad por la seguridad del país. Los diplomáticos presentes en Múnich reafirmaron el objetivo pero llamaron a no abandonar a Afganistán después de esta fecha.

Karzai precisó que su país, uno de los más pobres del mundo, gasta unos 8.000 millones de dólares al año en seguridad, mientras que Estados Unidos destina unos 100.000 millones de dólares anuales para garantizar la seguridad en el país asiático.

En la jornada de cierre de la conferencia de Múnich fue rendido, además, un tributo al fallecido diplomático estadounidense Richard Holbrook.

Egipto en el centro de la atención

La edición 47 de la cita de Múnich, sin embargo, estuvo marcada por el levantamiento popular en Egipto. La canciller alemana, Angela Merkel, llamó a una "transición ordenada" para evitar "el vacío total de poder", mientras que la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, advirtió del peligro de que la transición desemboque en otro régimen totalitario.

Clinton llamó al gobierno egipcio a permitir que participen todas las corrientes, respetar las minorías y renunciar a la violencia, y abogó por la celebración de elecciones bajo supervisión internacional. Pero, al igual que los demás mandatarios occidentales, la titular de la diplomacia estadounidense se abstuvo de demandar la inmediata renuncia del presidente Hosni Mubarak. (dpa)

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda