Justicia social y desarrollo: una ecuación difícil | Política | DW | 20.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Justicia social y desarrollo: una ecuación difícil

En el Dia Mundial de la Justicia Social, protestas en Europa y el cuestionamiento de instrumentos de desarrollo europeos subrayan lo difícil de una ecuación que conjugue comercio, crecimiento y cohesión social.

Thousands of demonstrators hold banners against the government's recently approved labor reforms during a protest in Madrid, Spain, Friday Feb. 19, 2012. Marches organized by the country's main trade unions are taking place throughout Spain. (Foto:Alberto Di Lolli/AP/dapd)

Protestas en España

En un 20 de febrero marcado en Europa por protestas, se recuerda el Día Internacional de la Justicia Social. La política de recortes en presupuestos estatales en los países altamente endeudados -promovida desde Berlín, París y Bruselas- lleva a las calles a miles de ciudadanos, que ven peligrar el sistema de bienestar y logros sociales y laborales.

"En el fondo de esa movilización de masas subyace un llamamiento a la justicia social", afirmó Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas. La jornada, instaurada en 2007, se entiende también como un llamado a erradicar la pobreza y promover el trabajo decente.

El secretario general subrayó la importancia de la justicia social en el mantenimiento de la paz; ésta, dijo, requiere de un crecimiento económico de base amplia, en el contexto del desarrollo sostenible. Y "la sostenibilidad depende de la creación de mercados que sean capaces de distribuir mejor los beneficios del desarrollo", así la ecuación de Ban Ki-moon, quien llama a reformular las estrategias de desarrollo.

Y precisamente ése es el cauce que van tomando las relaciones de cooperación para la cohesión social de la UE con América Latina.

Mercados y desarrollo

“Según los nuevos conceptos de la UE la mejor manera de afrontar la erradicación de la pobreza es ayudar a que estos países se inserten mejor en la economía mundial; esto significa crecimiento. Y crecimiento significa riqueza que se redistribuye. Bajo ese supuesto se justifica que ahora la cooperación económica se centre mucho más en el comercio y en elementos de apertura comercial”, dijo a DW en Bruselas Gustavo Hernández, representante de ALOP, la Asociación Latinoamericana de Organizaciones de Promoción al Desarrollo.

Sin embargo, “vemos con preocupación que las políticas de comercio no siempre tienen un impacto positivo en la consecución de los intereses supremos de la UE, entre los que está el desarrollo sostenible”, afirma Hernández, antropólogo y especialista en derechos humanos y desarrollo.

Más comercio, más conflicto

“Fondos previamente destinados a la cohesión social -más específicamente a organizaciones de la sociedad civil que tenían un carácter no lucrativo- se están destinando al sector privado en temáticas como biocombustibles, como la expansión de cultivos que por un lado no promueven la sostenibilidad ambiental y por otro lado no siempre tienen el resultado esperado de una distribución equitativa de los beneficios”, puntualiza Hernández.

Y pone un ejemplo de Honduras: “En el Bajo Aguán, con mayores inversiones europeas orientadas a la obtención de biocombustibles, los conflictos históricos existentes por la tenencia de la tierra y el agua se han acrecentado”.

Europeos a favor de la cooperación

Según una estadística de la Comisión Europea de finales de 2011, la mayoría de los ciudadanos europeos –a pesar de la crisis- están a favor de destinar fondos para erradicar la pobreza: un 62 por ciento responde que se deben aumentar los fondos para alcanzar el objetivo de un aporte del 0,7 por ciento del PIB europeo de aquí a 2015; el 80 por ciento se muestra a favor de vincular el desarrollo con otras políticas de la UE como migración, acceso a la energía y comercio.Pero Europa está en crisis y el aporte europeo de ayuda al desarrollo y, con él, a la justicia social se recorta y reconvierte.

Nicaragua Kinder

Nicaragua: ¿ayuda al desarrollo, más de lo mismo?

A este respecto, con escepticismo ve el responsable de la representación de ALOP en la capital belga la gran novedad en el marco de la cooperación europea hacia la región: el Latinamerican Investment Facility. Esto significa ”desplazar fondos que antes se destinaban a organizaciones sociales pasan ahora a través de agencias privadas para que desarrollen emprendimientos para la explotación y expansión de cultivos en Guatemala, en Nicaragua y en el Salvador”. sigue Hernández.

Cabe subrayar que contrariamente a una Europa en pleno vendaval de una fuerte crisis económica, los datos macroeconómicos latinoamericanos abren la puerta a la esperanza. Pero, “los indicadores macroeconómicos obvian la realidad de que esos países siguen teniendo profundos problemas”, dice Hernández añadiendo que las asimetrías sociales lejos están de haberse borrado.

Así, Ban Ki-moon aprovecha la jornada para hacer un llamado a “equilibrar la economía mundial y a construir un nuevo contrato social para el siglo XXI y a reformular un conjunto de estrategias de desarrollo y prácticas empresariales que nos conduzcan hacia un futuro más sostenible y equitativo".

Mientras miles de ciudadanos salen en Europa a manifestarse en contra de reformas y recortes, América Latina, recuerda Hernández, “si bien tiene buenos indicadores macroeconómicos, éstos obvian la realidad de los millones de pobres para los cuales los tratados de libre comercio representan más de lo mismo”.

Autora: Mirra Banchón
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad