Juguetes mortales para Navidad | Economía | DW | 09.12.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Juguetes mortales para Navidad

Atraen con colores y sonidos estridentes, pero ocultan peligros mortales: se imponen regulaciones de mercado más estrictas para proteger a los niños de juguetes que contienen sustancias tóxicas.

Sopresa no deseada: sustancias cancerígenas en juguetes.

Sopresa no deseada: sustancias cancerígenas en juguetes.


En plena época de compras prenavideñas, las autoridades alemanas advierten sobre la adquisición de juguetes infantiles con un alto contenido de plastificantes tóxicos. La norma de la Unión Europea que regula desde hace un año la venta de dichos productos no es suficiente, según informa el Instituto Federal de Calificación de Riesgo (BfR).

Aún hay mucho por hacer al respecto, y la ministra germana de salud, Ilse Aigner, también exigió medidas más estrictas. El BfR previno que “con motivo del número creciente de casos de cáncer infantil, se impone una urgente minimización de exposiciones a sustancias del tipo CMR”. Cuando un producto lleva las siglas CMR, significa que el contacto con el mismo puede provocar cáncer, así como mutaciones genéticas y del aparato reproductivo.

Peligro de cáncer para los niños

Deutschland DIN Norm für Spielzeug

Norma DIN para juguetes en Alemania.

Este año, el peligro de encontrar juguetes venenosos debajo del arbolito de navidad sigue siendo grande. Las muñecas, animalitos y otros productos plásticos contienen hidrocarburos policíclicos aromáticos (PAHs, por sus siglas en inglés), que ablandan la goma. Entre los PAHs más cancerígenos se encuentran el benzo(a)pireno, el benzo(a)antraceno, y el dibenz(ah)antraceno. Detrás del brillo y la atracción de estos productos se esconde muchas veces la muerte. Y la norma CE, que certifica que un juguete o cualquier otro producto fue fabricado conforme a las normas de la Unión Europea, tampoco es hoy una garantía de seguridad, ya que el sello CE se aplica sin vigilancia de expertos independientes que verifiquen que efectivamente está libre de sustancias nocivas.

18.10.2007 DW-TV Journal Wirtschaft minireportage spielzeug

Los juguetes más sencillos son a veces los menos peligrosos.

De ahí que algunos sectores políticos, entre ellos el partido Los Verdes, soliciten medidas urgentes. “Los juguetes que se venden en Alemania contienen una concentración de PAHs cien veces más alta que los neumáticos de automóviles”, dice Nicole Maisch. Y pide un programa especial de seguridad para juguetes.

“Hemos descubierto una serie de productos en el mercado, también bocinas de bicicletas y pelotas para niños, con una concentración altísima de PAHs, que puede considerarse como peligrosa para la salud”, señala Ralf Dieckmann, de la Inspección Técnica de Vehículos alemana (TÜV). Esas partes están hechas de goma, y, para hacer más flexible el caucho, se utiliza aceite de coque, que es más barato para el productor, pero pone en peligro la vida de los más pequeños.



Más tóxicos que 40 cigarrillos

Deutschland China Verbraucher TÜV für Spielzeug

El TÜV controla la calidad de los juguetes.

De acuerdo con Andreas Hensel, del BfR, “si los chicos juegan mucho tiempo con estos productos, absorben más PAHs que si fueran fumadores pasivos junto a adultos que fuman de 20 a 40 cigarrillos por día”. Una cifra alarmante y con consecuencias muy reales. Desde 1980, en Alemania los casos de cáncer en niños aumentaron en un 50 por ciento. Y los científicos creen que uno de los motivos son los valores límite poco claros para los PAHs. Por eso, exigen que en los juguetes rijan las mismas normativas que para los alimentos. Y en eso, la ministra de Salud está de acuerdo: “El último recurso sería prohibir la importación por medio de una cláusula de protección. Pero antes de tomar esa medida pondremos todo en movimiento para reducir los valores límite”, dijo Ilse Aigner.

La dificultad de una prohibición de productos que contengan sustancias tóxicas reside en que éstos pueden ser identificados a través de muestras tomadas arbitrariamente. Sólo así pueden retirarse del mercado. Ilse Aigner critica que, a pesar de haber solicitado varias veces al Comisario para la Industria de la UE, Günther Verheugen, que se modificaran los valores límite para las sustancias tóxicas en los juguetes, hasta ahora no hubo ninguna reacción de su parte.

Autora: Nina Haase/ Cristina Papaleo
Editora: Luna Bolívar Manaut

DW recomienda