Joe Biden habla por teléfono con su homólogo chino Xi Jinping | El Mundo | DW | 11.02.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Joe Biden habla por teléfono con su homólogo chino Xi Jinping

Los dos líderes hablaron, según el comunicado de la Casa Blanca, sobre la pandemia de COVID-19 y los "desafíos comunes" que representan la seguridad sanitaria mundial y el cambio climático.

 El presidente estadounidense, Joe Biden, habló por primera vez por teléfono este miércoles (10.02.2021) con su homólogo chino, Xi Jinping, anunció la Casa Blanca.

En la llamada, Biden expresó sus "profundas preocupaciones" por las prácticas económicas "injustas y coercitivas" de Pekín, por la represión en Hong Kong y por las "violaciones a los derechos humanos en Xinjiang, región donde habita la minoría musulmana de los uigures.

Los dos líderes también hablaron, según el comunicado de la Casa Blanca, sobre la pandemia de COVID-19 y los "desafíos comunes" que representan la seguridad sanitaria mundial y el cambio climático.

Más temprano el Biden estuvo por primera vez, desde que es presidente, en el Pentágono, donde anunció la formación de un grupo de trabajo especial del Departamento de Defensa sobre China y ordenó una revisión inmediata del enfoque estratégico del ejército ante Pekín.

De igual forma,  anunció medidas contra la junta militar de Birmania, incluyendo el congelamiento de sus activos en territorio estadounidense tras el golpe de Estado de la semana pasada, mientras los birmanos volvieron a protestar por quinto día consecutivo contra el ejército pese a la violenta represión.

Dijo que la revisión de la estrategia con Pekín es crucial para "poder trazar un camino sólido hacia adelante en asuntos relacionados con China que requerirán un esfuerzo de todo el gobierno".

"Tenemos que hacer frente a los crecientes desafíos que plantea China para mantener la paz y defender nuestros intereses en el (océano) Indo-Pacífico y a nivel mundial", añadió.

El nuevo grupo de trabajo tendrá cuatro meses para presentar evaluaciones y recomendaciones sobre la estrategia militar de Estados Unidos respecto a China, incluyendo áreas de tecnología, estructura de fuerzas y las relaciones bilaterales de defensa con Pekín.

El mandatario demócrata dijo que la revisión del Pentágono debía ser respaldada por ambos partidos políticos y el Congreso, así como por los aliados y otras asociaciones.

"Así es como afrontaremos el reto de China y nos aseguraremos de que el pueblo estadounidense gane la competición en el futuro", dijo.

Biden también trató de romper con las políticas de su predecesor Donald Trump, prometiendo a las fuerzas de defensa estadounidenses mantener la política interna fuera de la seguridad del país.

Biden cree que la fuerza debe ser el último recurso

"Nunca les deshonraré, nunca les faltaré al respeto", dijo, mientras la vicepresidenta Kamala Harris y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, estaban a su lado.

"Nunca politizaré el trabajo que ustedes hacen". Biden, cuyo hijo Beau sirvió en Irak bajo el mando de Austin, también se comprometió a mantener la fortaleza del ejército.

Tanto él como Austin destacaron el enfoque de la nueva administración de "la diplomacia primero", después de que Trump desechara la política anterior por una postura más robusta y agresiva de "America First" ("Estados Unidos Primero") tanto con aliados como con adversarios.

"Muy a menudo, nuestras fuerzas armadas y el personal del Departamento de Defensa son la forma en que el resto del mundo se encuentra con Estados Unidos", dijo Biden.

"Pero nuestro país es más seguro y más fuerte cuando lideramos no sólo con el ejemplo de nuestro poder, sino con el poder de nuestro ejemplo".

Biden dijo que "nunca dudaría" en desplegar fuerzas estadounidenses para proteger intereses vitales de Estados Unidos, pero que cree que "la fuerza debe ser una herramienta de último recurso, no la primera".

Biden también se refirió a las minorías, que según dijo, están escasamente representadas en las filas de oficiales del Pentágono y necesitan más oportunidades.

Tanto Austin como Harris son los primeros afroamericanos que ocupan sus puestos.

"Ya es hora de que toda la diversidad y toda la fuerza de nuestras fuerzas se refleje en todos los niveles de este departamento, incluido nuestro secretario de Defensa", dijo.

mg (afp, Reuters)

Ver el video 02:07

Segundo juicio político a Trump

DW recomienda