Jeanine Áñez declara en su juicio por caso “golpe de Estado II” | El Mundo | DW | 09.04.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Jeanine Áñez declara en su juicio por caso “golpe de Estado II”

La expresidenta de Bolivia reiteró que es "una presa política", desconoció la potestad del tribunal y las acusaciones de la Fiscalía.

La exmandataria interina de Bolivia Jeanine Áñez declaró este viernes (08.04.2022) en el juicio por el caso "golpe de Estado II", en el que señaló que llegó al poder como "consecuencia de la convulsión" que vivía el país en 2019 y que no se "impuso" como presidenta.

El magistrado, los representantes del Ministerio Público, de la Procuraduría, del Senado y la defensa de Áñez se trasladaron a la cárcel de Miraflores en La Paz, donde la expresidenta interina está detenida de forma preventiva durante más de un año.

Áñez dio su declaración sobre los hechos de 2019 y aseguró que, como segunda vicepresidenta del Senado, cubrió el vacío de poder que quedó tras la renuncia del entonces presidente Evo Morales y de todos los funcionarios que estaban en la línea de sucesión a la Presidencia del país.

"No pueden decir que esto fue algo orquestado, yo fui producto de esa situación de convulsión, yo fui una consecuencia de esa convulsión social", defendió.

Áñez reiteró que es "una presa política", desconoció la potestad del tribunal y las acusaciones de la Fiscalía "porque están actuando políticamente" e insistió que como exsenadora y expresidenta a ella le corresponde "ser sometida a un juicio de responsabilidades" y no a un juicio por la vía ordinaria como el actual.

También insistió que en 2019 la prioridad era "pacificar el país" y responsabilizó a Morales de la violencia que se desencadenó tras las anuladas elecciones de 2019 entre denuncias de fraude a favor del exmandatario, que llevaron a su renuncia argumentando que era producto de un "golpe de Estado".

"No lo hice sola, lo hice con todas las instituciones y las organizaciones sociales" y señaló que gracias a eso se convocaron elecciones en las que resultó ganador el actual presidente, Luis Arce, del partido Movimiento al Socialismo (MAS) que dirige Morales.

Denuncia presiones

El oficialismo sostiene que Áñez debió convocar a una reunión parlamentaria para la restitución de las directivas y que la titularidad del Senado pertenecía al MAS, como fuerza mayoritaria, por lo que su llegada a la Presidencia fue "de facto".

Tras su declaración se dio un receso por el estado de salud de Áñez, quien a lo largo de su detención ha manifestado varios cuadros de hipertensión, crisis nerviosas y depresión, con momentos en los que se provocó lesiones o una huelga de hambre.

Al retomar la audiencia Áñez "se acogió al derecho al silencio, es decir, no prestó el interrogatorio", dijo su abogada Norka Cuellar.

La salud de la expresidenta interina ha sido tema de debate. Sus familiares y su defensa han denunciado en reiteradas ocasiones que es sometida a "presiones" e incluso la propia Áñez advirtió este viernes que ha sufrido "tortura sistemática" de parte del sistema carcelario y de los fiscales del caso.

A las afueras de la cárcel estaban varios ciudadanos afines al oficialismo y familiares de las víctimas de las llamadas masacres de Senkata en la ciudad de El Alto y de Sacaba en la región de Cochabamba, que dejaron al menos 20 muertos, que exigen una condena de 30 años de cárcel en contra de la exmandataria.

Áñez permanece detenida desde marzo de 2021 inicialmente acusada por terrorismo, sedición y conspiración en el caso "golpe de Estado I" y luego se abrió el proceso "golpe de Estado II" con acusaciones de resoluciones contra la Constitución e incumplimiento de deberes.

mg (efe, Página Siete)

Ver el video 02:44

Huir con lo puesto: de Ucrania a Bolivia

DW recomienda