¿Jaque a la industria atómica? - Ventaja para fuentes alternativas | Ecología | DW | 23.04.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ecología

¿Jaque a la industria atómica? - Ventaja para fuentes alternativas

Deutsche Welle habló con Björn Klusmann, director de la Asociación Federal para las Energías Renovables, sobre un estudio que contradice a quienes proponen posponer el fin del uso de la energía nuclear en Alemania.

Los pronósticos de expansión de las energías renovables hasta 2020 son prometedores.

Los pronósticos de expansión de las energías renovables hasta 2020 son prometedores.

El movimiento antinuclear alemán y los promotores de un golpe de timón en la industria energética que favorezca el abastecimiento de las redes eléctricas con energías renovables se alegrarán de conocer los resultados de un estudio publicado en Berlín este 23 de abril de 2010 que presagia el boom del Sol y el viento como fuentes de decenas y decenas de gigavatios en el próximo decenio.

Dicho estudio fue realizado por Prognos, el Instituto de Investigación Energética de la Universidad de Colonia, fue encargado por la Asociación Federal para las Energías Renovables (BEE).

Deutsche Welle: La Asociación Federal para las Energías Renovables y los organizadores de la Feria de Hannover encargaron al instituto Prognos la realización de un estudio sobre las posibilidades de expansión del sector de las energías renovables en la década que comienza. Considerando que el Gobierno alemán ha desestimado el potencial de las fuentes alternativas en el debate sobre el uso de la energía atómica, ¿no teme usted que este estudio haya salido a la luz muy tarde?

Björn Klusmann: No. Nosotros encargamos

Björn Klusmann

Björn Klusmann, director de la Asociación Federal para las Energías Renovables.

este estudio para complementar los pronósticos que ya teníamos sobre la generación de energía renovable en Alemania y el desarrollo de las inversiones en la infraestructura necesaria para explotar esa energía. En el estudio más actual lo que se hizo fue investigar qué inversiones son necesarias para hacer posible la expansión de la producción de las energías renovables ya anticipada.

¿ Qué resultados arrojó el estudio de Prognos en relación con las posibilidades de expansión de la industria de las energías renovables en Alemania?

Por un lado, se prevé que las inversiones anuales hechas en infraestructura para generar energías renovables se duplicarán de aquí al 2020: hoy las inversiones anuales se elevan a 17 mil millones de euros; en el año 2020 alcanzarán los 28 mil millones de euros. Otro dato que nos revela el estudio es que las inversiones acumuladas hasta el año 2020 en el sector de las energías renovables para generar electricidad, calor y movilidad superarán los 235 mil millones de euros; eso convertirá al de las energías renovables en uno de los sectores productivos clave de la economía alemana.

El tercer aspecto importante, de entre los resultados de este estudio, es que los costos de todas las tecnologías empleadas para la generación de energías renovables de aquí al año 2020 descenderán considerablemente; eso significa que las inversiones específicas necesarias para la instalación de unidades de producción serán progresivamente menores con el paso del tiempo.

¿Cree usted que los resultados de este estudio tengan peso en las acaloradas discusiones sobre la prolongación del uso de la energía atómica?

Eso esperamos. Nosotros ofrecemos estos pronósticos y consultamos a los miembros de nuestra federación para saber con qué metas se comprometen de aquí al año 2020 con miras a que el aporte del sector de las energías renovables sea considerado por el Gobierno. No me atrevo a decir hasta qué punto los resultados del estudio de Prognos influirán sobre la decisión del Estado en torno a la prolongación de los plazos establecidos para dejar de producir energía nuclear –después de todo, el Gobierno parece haber asumido ya una posición al respecto–, pero nuestros pronósticos demuestran que Alemania no tiene necesidad de darle este período de gracia a la energía atómica.

¿Hasta qué punto cree usted que los pronósticos de la Asociación Federal para las Energías Renovables debiliten los argumentos a favor de darle ese período de gracia a las centrales de energía nuclear?

Nuestros pronósticos apuntan a que, hasta 2020, la red surtidora de electricidad será abastecida en un 47 por ciento por energías renovables, de ahí que consideremos innecesaria esta prolongación de los plazos para abandonar el uso de la energía nuclear. Suele decirse que necesitaremos la energía atómica hasta que podamos depender de las fuentes de energías renovables, pero eso no tiene sentido. Ya superamos esta etapa de transición, no necesitamos esperar más.

En 2000, cuando se decidió comenzar a prescindir de la energía nuclear, los objetivos de expansión de los productores de energías renovables eran mucho más modestos que las metas que hoy consideramos realistas. Entonces, es paradójico que ahora, diez años después, cuando la energía renovable ha demostrado poder expandirse con mucha más celeridad de lo esperado, se argumente a favor de extender el uso de la energía atómica; con este argumento lo que se intenta es proteger los intereses de las empresas que operan las centrales atómicas.

La electricidad producida por las centrales atómicas y la generada por energías renovables compiten literalmente por el espacio en las redes eléctricas alemanas. Los expertos insisten en que esa situación debe ser solucionada lo antes posible. ¿Qué esperan los miembros de la Asociación Federal para las Energías Renovables del Estado alemán para ver garantizada la expansión de ese sector productivo?

Si se decide concederle un período de gracia a la energía atómica, difícilmente podremos poner a circular el producto de las energías renovables por las redes de electricidad en cantidades que demuestren que esta forma de energía tiene prioridad. La producción de las centrales atómicas debe ser desactivada cuando en las redes se acumule la electricidad proveniente de energías renovables, pero en ese aspecto no se han establecido reglas claras todavía.

Necesitamos que el Estado alemán colabore con nosotros para que quede claro: cuando la energía eólica y la solar surtan la red eléctrica con una gran cantidad de electricidad, las centrales nucleares deben desconectarse de la red para garantizar que las energías renovables tengan prioridad.

Autor: Evan Romero-Castillo

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda