Jóvenes activistas portugueses demandan a 33 países por el clima | Global Ideas | DW | 08.09.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Global Ideas

Jóvenes activistas portugueses demandan a 33 países por el clima

Seis jóvenes portugueses presentaron un caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo, pidiendo establecer la responsabilidad de 33 países por la crisis climática.

Cuatro niños y dos jóvenes portugueses han presentado una denuncia sobre el clima ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo, en un caso sin precedentes. Los jóvenes están llevando a los tribunales a 33 países industrializados.

Los jóvenes alegan que los países, entre ellos Alemania, Reino Unido, Rusia y Portugal, no han ordenado los recortes de emisiones necesarios para proteger su futuro. Los demandantes cuentan con el apoyo de la Red Mundial de Acción Global Legal (GLAN, por sus siglas en inglés, Global Legal Action Network). La organización sin fines de lucro colabora con abogados, periodistas y científicos para combatir las violaciones de derechos humanos en todo el mundo.

La demanda se dirige contra los Estados cuyos esfuerzos, según los abogados, no son suficientes para alcanzar el objetivo climático de París: un calentamiento global de menos de 1,5 grados centígrados. Citan los datos proporcionados por el rastreador climático CAT (Climate Action Tracker). El sitio web calcula el calentamiento global para finales de siglo. Para ello, tiene en cuenta los países responsables del 80 por ciento de los gases de efecto invernadero a nivel mundial.

Los jóvenes demandantes tienen entre 8 y 21 años y viven en Lisboa y Leiria, Portugal. Su acusación: el cambio climático supone una creciente amenaza para sus vidas, así como su bienestar físico y mental. Se basan en argumentos de derechos humanos: el derecho a la vida, a un hogar seguro, a la protección de la familia y a una vida sin discriminación.

"Nuestra generación vive en una época de gran peligro e incertidumbre, por lo que nuestra voz debe ser escuchada”, manifiesta André, de 12 años, a través de la traducción de su padre.

André y Sofía, dos de los jóvenes portugueses que han presentado un caso climático en Estrasburgo.

André, de 12 años, y su hermana Sofía, de 15 años, son dos de los seis jóvenes que han presentado una demanda sobre el clima en Estrasburgo.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo, Francia.

Este caso climático es el primero de este tipo que se presenta ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

"Está claro que los jóvenes no son los únicos vulnerables a los efectos del cambio climático”, aclara Gerry Liston, abogado de GLAN. "Pero como son quienes soportarán los peores impactos, podemos afirmar que los efectos de no abordar adecuadamente las emisiones de gases de efecto invernadero equivale a una discriminación ilegal por motivos de edad”.

"No se trata de señalar con el dedo, sino de dar a estos 33 gobiernos la oportunidad de actuar mejor y más rápido”, señala André. "Es una cuestión de derechos humanos y por eso vamos hasta Estrasburgo”, añade.

Estreno en Estrasburgo

Aunque hay numerosos casos en curso por el clima, y muchos de ellos con demandantes jóvenes, este es el primero de este tipo que se ha presentado en Estrasburgo. El tribunal internacional establecido en 1959 se ocupa de las presuntas violaciones de los derechos civiles y políticos establecidos en el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

"Hay una necesidad apremiante de que los principales emisores tomen medidas y actúen con decisión. Esto por sí solo justificaba que fuéramos a Estrasburgo y no, como suele ser el caso, a un tribunal nacional”, explica Liston. "Se necesita urgentemente una decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para dictar un fallo jurídicamente vinculante, que permita introducir los cambios necesarios a nivel nacional”, aclara.

Según GLAN, de tener éxito, los 33 países estarían legalmente obligados a reducir su comportamiento perjudicial para el clima, incluso a través de las fronteras nacionales. Lo mismo se aplica a las empresas multinacionales que tienen su sede allí. Los estados se verían obligados a acelerar sus medidas para reducir sus emisiones. Según Liston, el tribunal decidirá próximamente cómo proceder.

Incendios forestales de 2017 en Portugal.

Muchos de los jóvenes citaron la experiencia de los mortales incendios forestales portugueses de 2017 como motivación.

Catarina, una de las jóvenes activistas de Portugal.

Catarina, de 20 años, dice que los gobiernos deben actuar para hacer el planeta habitable para las generaciones futuras.

Incendios forestales portugueses

Los demandantes pertenecen a tres familias. Se involucraron en el caso después de conocer el trabajo climático de GLAN a través de amigos. La mayoría afirma que fue el cambio climático lo que les hizo finalmente dar el paso. Pero más concretamente, fueron los mortales incendios forestales que tuvieron lugar en Portugal en 2017.

"Experimenté directamente el terror de los incendios”, recuerda Catarina, de 21 años, una de las jóvenes que vive en Leiria, una de las zonas más afectadas. El aumento del nivel del mar, la constante amenaza de incendios forestales y el aumento de las temperaturas forman ahora parte de su realidad cotidiana. "Estos cambios me preocupan” dice, añadiendo que a veces el calor dificulta su respiración o sueño. En julio de este año, el país registró las temperaturas más altas de los últimos 90 años.

"Quiero un mundo donde al menos la gente pueda sobrevivir. Por eso ahora me estoy involucrando en la demanda”, dice Catarina. "Porque si nuestros gobiernos no hacen nada, no pasará nada”.

Estas acciones climáticas son necesarias "para tener un futuro y una vida sana sin miedo”, añade Claudia Agostinho, de también 21 años de edad. "Nuestra generación y todas las generaciones futuras se lo merecen”.

Planta de energía emitiendo gases de efecto invernadero.

La denuncia se dirige contra 33 países con emisiones de gases de efecto invernadero particularmente altas.

Ola de litigios climáticos

La demanda actual en Estrasburgo no es un caso aislado. Los procesos climáticos están aumentando en todos los tribunales del mundo. La mayoría en EE. UU., según el Instituto Grantham sobre el Cambio Climático y el Medioambiente. El año pasado, se presentaron querellas por el clima en seis continentes, el 80 por ciento de ellas contra los gobiernos. En la mayoría de los casos, los demandantes son activistas o grupos de interés, que afirman que sus derechos humanos han sido violados.

Muchos estados, entre ellos Corea del Sur, Perú y Canadá, se han visto obligados a frenar de este modo el cambio climático. El caso espectacular más reciente es el de la iniciativa climática holandesa Urgenda.

En 2019, el Tribunal Supremo del país se convirtió en el primer tribunal nacional de más alto nivel que estableció el deber de un Estado de reducir significativa e inmediatamente las emisiones de acuerdo con las obligaciones de derechos humanos. Este verano los activistas también tuvieron éxito al llevar al gobierno irlandés a los tribunales por los fracasos en la acción climática. Asimismo, Greta Thunberg se encuentra entre los 16 jóvenes activistas, que también tienen una demanda legal en curso ante el Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

La activista climática sueca Greta Thunberg rodeada por sus compañeros de huelga.

Greta Thunberg (centro) está entre un grupo de 16 niños que presentaron una denuncia ante las Naciones Unidas.

Cuatro jóvenes activistas paseando por los bosques de Portugal.

Según Gerry Liston, hay personas que sufrirán el grave impacto del cambio climático durante su vida.

Política, protestas y tribunales

"Creo que un caso inspira al otro”, opina Caroline Schroeder, de Germanwatch. La ONG apoya a nueve jóvenes en una queja constitucional contra la ley de protección climática del gobierno alemán y por su derecho a un futuro humano. Schroeder cree el caso de Estrasburgo y la creciente tendencia de litigios climáticos son una consecuencia de la creciente frustración que también impulsa el movimiento "Viernes para el Futuro”, a saber, que "la política no está haciendo lo suficiente”.

"Desearía que no tuviéramos que presentar este tipo de casos”, admite Roda Verheyen, abogada climática, que trabaja en el "Caso del Clima de los Pueblos" presentado contra las instituciones de la UE, por un objetivo inadecuado de emisiones en 2030. "Pero el nivel de protección que otorgan los legisladores a nuestros hijos es demasiado bajo. Y es por eso que los tribunales seguirán ocupándose de estos casos”.

Verheyen señala que el caso de Estrasburgo es menos concreto que otros en los que ha trabajado, ya que se trata de un deber general de protección. No se cuestiona ninguna ley en particular. Sin embargo, "una victoria podría tener consecuencias de gran alcance para los Estados miembro”, añade. Incluso una derrota podría "reforzar la fuerza del litigio tanto en los casos nacionales como a nivel de la UE”.

Su fuerza es que resaltan la falta de tiempo y la amenaza que se avecina, según Liston. "Este caso muestra que hay personas que pueden sufrir los horribles efectos del cambio climático durante su vida”, añade el abogado.

El demandante más joven tiene tan solo ocho años. En 2040, tendrá 28 años. Para entonces, el Comité Científico de la ONU espera muchas de las peores consecuencias del cambio climático. 

André, de 12 años, espera que este caso "fortalezca la voz de toda su generación”, que vive con una gran ansiedad y un creciente temor a las catástrofes que se avecinan, pero también una generación "que tiene toda la esperanza de que las cosas cambien”.

(ar/er)