Italia insta a la UE a reformar políticas migratorias | Europa | DW | 05.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Italia insta a la UE a reformar políticas migratorias

Desde la alcaldía de la diminuta isla de Lampedusa hasta la presidencia de la república, las autoridades de Italia exigieron a la Unión Europea mayor respaldo en materia migratoria tras la tragedia del 3 de octubre.

Dos días después de que un bote lleno de inmigrantes naufragara frente a las costas de Lampedusa, la isla italiana más cercana al continente africano, se ha encendido un debate sobre las políticas migratorias del país sureuropeo y del bloque comunitario. Más de un centenar de personas se ahogaron en el mar Mediterráneo este jueves (3.10.2013) y otras tantas se encuentran desaparecidas. La magnitud de esta tragedia ha hecho que el presidente italiano, Giorgio Napolitano, exija nuevas leyes para normar la acogida de refugiados.

“A la luz de este suceso debemos revisar una vez más la ley Bossi-Fini”, dijo por su parte el presidente del Senado, Pietro Grasso, aludiendo a una ley muy severa de cara a la inmigración ilegal que data del año 2002. Mientras tanto, el jefe del Gobierno central, Enrico Letta, exigió un mayor apoyo por parte de la Unión Europea (UE). “Vamos a alzar nuestra voz en Europa para modificar las leyes que hacen recaer toda la carga de la inmigración ilegal en los países de entrada”, señaló a su vez el ministro de Interior italiano, Angelino Alfano.

La magnitud de esta tragedia ha hecho que el presidente italiano exija nuevas leyes para normar la acogida de refugiados.

La magnitud de esta tragedia ha hecho que el presidente italiano exija nuevas leyes para normar la acogida de refugiados.

Leyes inapropiadas

Este 4 de octubre fue declarado en Italia un día de luto. En muchas localidades se realizaron minutos de silencio, la bandera nacional ondeó a media asta en los edificios públicos y, en Lampedusa, los comercios permanecieron cerrados. Pero las organizaciones que defienden los derechos de los refugiados y solicitantes de asilo han criticado la indolencia que se esconde detrás de estos gestos simbólicos. Un pescador de Lampedusa rescató a 47 personas, pero otros se abstuvieron de ayudar por temor a las represalias del propio Estado.

Cuando algunos supervivientes acusaron a los pescadores italianos de no prestarles auxilio, el alcalde de Lampedusa, Guisi Nicolini, atribuyó la decisión de los pescadores no a su indiferencia, sino al talante desalentador de las leyes vigentes: “Los pescadores siguieron de largo porque en nuestro país ya se han abierto procesos judiciales contra compañías navieras por haberle salvado la vida a varios inmigrantes”, explica la máxima autoridad de la isla. Rescatar a los que naufragan es percibido como un incentivo de la inmigración ilegal.

En cuanto sean identificados, la Fiscalía General de Italia abrirá investigaciones por inmigración ilegal contra los 155 supervivientes, un proceso inevitable por estar contemplado en las leyes actuales. Los inmigrantes africanos se enfrentarían a multas máximas de 5.000 euros.

La embarcación en cuestión –que llevaba entre 400 y 500 personas a bordo– naufragó el 3 de octubre ante la isla de Conigli, muy cerca de Lampedusa. Al parecer, cuando se detectó un defecto en la embarcación, los inmigrantes prendieron fuego a unas mantas para llamar la atención de los barcos pescadores. Muchos de quienes viajaban en el bote no sabían nadar. Este viernes (4.10.2013), el mar revuelto impidió que los buzos sacaran más cadáveres del agua. Aunque Lampedusa recibe a miles de inmigrantes por año y ha habido naufragios similares en el pasado, los residentes estaban impactados por das dimensiones de este desastre.

ERC ( dpa / Reuters )

DW recomienda

Publicidad