1. Ir al contenido
  2. Ir al menú principal
  3. Ir a más sitios de DW

Israel, ante el dilema de Ucrania

Tania Krämer
21 de octubre de 2022

Tras los ataques rusos contra Kiev con presuntos drones iraníes, Ucrania ha vuelto a pedir ayuda militar a Israel. Pero este país busca mantener sus lazos con Ucrania y Rusia.

https://p.dw.com/p/4IXDu
Hombres remueven escombros en un edificio destruido por un ataque ruso en Kiev.
Autoridades ucranianas afirman que Rusia usó drones iraníes en ataques contra Kiev.Imagen: Oleksii Chumachenko/ZUMA/IMAGO

Poco después de que se reportara que Rusia utilizó para atacar Kiev drones Shahed-136 de origen iraní, el ministro de Relaciones Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, anunció que pediría formalmente a Israel equipos de defensa aérea. Este no sería el primer pedido de ayuda militar de Ucrania a Israel.

Hasta ahora, Israel se ha abstenido oficialmente de enviar armas a Ucrania, ofreciendo, en cambio, asistencia humanitaria o implementos como cascos y chalecos de protección.Irán, por su parte, niega haber enviado drones o naves no tripuladas a Rusia.

Pero los últimos acontecimientos han puesto de manifiesto una vez más el dilema de Israel ante la invasión rusa de Ucrania. Pese a haber criticado en ocasiones duramente la invasión rusa y a respaldar cada vez más a Ucrania, Israel no ha entregado ayuda militar directa, en un intento de no dañar sus lazos con Moscú. En una conversación telefónica con Kuleba el jueves (20.10.2022) por la tarde, el primer ministro israelí, Yair Lapid, afirmó que su país "está con la población ucraniana”. Pero no mencionó el pedido ucraniano de sistemas de defensa aérea.

"Sistema de alerta temprana"

En una reunión con embajadores de la Unión Europea, el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, dijo que su país "tiene la política de respaldar a Ucrania con ayuda humanitaria y equipamiento defensivo para salvar vidas”. Añadió que no enviará sistemas de armas "debido a diversas consideraciones operacionales. Continuaremos apoyando a Ucrania dentro de nuestras limitaciones, como lo hemos hecho en el pasado”. Pero agregó que Israel "ayudará a desarrollar un sistema de alerta temprana”.

Algunos observadores piensan que Israel debería estar más preocupado por el estrechamiento de las relaciones entre Rusia e Irán. "Deberíamos estar ahí donde están nuestros valores: los países democráticos de Europa y Estados Unidos están en contra de la agresión rusa en Ucrania", opinó el general retirado Amos Yadlin, e jefe de la Inteligencia de Defensa israelí.

Yadlin sostiene que Israel debería apoyar más activamente a Ucrania, argumentando: "Irán es nuestro principal enemigo. Y siempre que Irán esté del lado de alguien, Israel debería estar del lado contrario".

Consideraciones diplomáticas

Israel se guía por sus propias consideraciones políticas y diplomáticas. El destino de la comunidad judía en Rusia parece ser su principal preocupación.

En la década de 1990, tras el colapso de la Unión Soviética, Israel recibió más de un millón de judíos procedentes de Rusia. Este año, más de 20.000 rusos ya han llegado a Israel, muchos de ellos jóvenes que buscan escapar del reclutamiento.

Recientemente, la amenaza de un "juicio" para cerrar la Agencia Judía -un organismo semigubernamental que ayuda a los judíos a emigrar a Israel- ha hecho más visibles las presiones sobre los judíos rusos.

Aspectos geopolíticos

También están en juego consideraciones de seguridad. Desde que Rusia intervino en la guerra civil de Siria, controla buena parte del espacio aéreo de ese país. Israel lleva a cabo regularmente ataques aéreos contra lo que describe como objetivos iraníes y transferencias de armas al grupo militante libanés Hezbolá. La estrecha coordinación militar y un mecanismo a través del cual Israel informa a Rusia de los ataques aéreos inminentes, da al ejército israelí la necesaria "libertad de acción" para llevarlos a cabo.

Ucrania ha solicitado reiteradamente sistemas de defensa como el Iron Dome. Pero analistas de seguridad cree que a Israel esos sistemas no le sobran, en vista de las amenazas existentes en la región. Además, el Iron Dome es considerado una "tecnología confidencial” que no se quisiera ver caer en manos iraníes o rusas, según Yadlin. "La buena noticia es que los drones iraníes son objetivos fáciles, vuelan a baja altura y velocidad, y se podría ayudar a Ucrania con sistemas de defensa aérea menos sofisticados que Israel ya ha vendido a otros países", acota.

(ers/ms)