Islandia celebra elecciones anticipadas con partido oficialista como favorito | El Mundo | DW | 28.10.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Islandia celebra elecciones anticipadas con partido oficialista como favorito

Islandia también celebró elecciones anticipadas hace un año, después de que el ex primer ministro dimitiera al descubrirse que tenía una empresa en un paraíso fiscal

Islandia celebra hoy elecciones anticipadas, las segundas en un año, en las que los sondeos apuntan al conservador Partido de la Independencia del primer ministro Bjarni Benediktsson como favorito, aunque sin mayorías claras.

Las últimas encuestas dan ganadores a los conservadores, por delante del Movimiento de Izquierda Verde, los socialdemócratas, el Partido Centrista y el Partido Pirata, mientras que otras dos fuerzas de centro, el Partido Progresista y el Partido Reformista, también superarían la barrera mínima del 5 %.

Lejos de ese porcentaje se quedaría Futuro Brillante, que formaba con conservadores y "reformistas" la coalición de gobierno que se rompió hace mes y medio al descubrirse que el jefe de Gobierno había ocultado que su padre recomendó que le fuera "restituido el honor" a un amigo suyo condenado por pederastia.

La restitución del honor es un procedimiento legal, abolido por el Parlamento islandés hace unas semanas, que permitía a personas condenadas por delitos graves presentarse por ejemplo a elecciones o ejercer la abogacía si presentaban cartas de recomendación.

La caída de Futuro Brillante imposibilitaría repetir la coalición en el poder, aunque los conservadores podrían tener mayoría con el apoyo del Partido Progresista y del Partido Centrista, una nueva fuerza creada por el ex primer ministro Sigmundur David Gunnlaugsson.

De confirmarse los sondeos, la subida de votos de la izquierda no sería suficiente para formar gobierno con los "piratas", por lo que necesitarían el respaldo de algún partido de centro.

La campaña, en la que la discusión ha girado sobre temas como la política fiscal o la sanidad, ha estado marcada por las revelaciones de un periódico islandés sobre el posible uso de información privilegiada de Bjarni Benediktsson para deshacerse de activos por más de 1,3 millones de euros durante la crisis económica de 2008.

A petición de un holding bancario, que alegó uso de información confidencial, el Comisionado del distrito de Reikiavik aprobó un requerimiento para no permitir al diario informar más sobre el caso, una decisión muy criticada en Islandia.

Pese a los escándalos, el Partido de la Independencia ha remontado en los sondeos, amparado en las buenas cifras macroeconómicas, sus ataques a la política fiscal rojiverde y su condición de fuerza hegemónica que solo ha perdido unos comicios, los celebrados tras la crisis económica de 2008.

RR (Efe, Dpa).

DW recomienda

Publicidad