Irán pospone suspensión de suministro de crudo a la UE | El Mundo | DW | 29.01.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Irán pospone suspensión de suministro de crudo a la UE

Teherán sigue sopesando la posibilidad de suspender el suministro de petróleo a la UE durante un período prolongado. No obstante, la votación sobre esta materia en el Parlamento iraní fue pospuesta hasta el 3 de febrero.

default

Las tensiones hicieron que el precio del barril de referencia Brent subiera a 111,50 dólares el 27 de enero.

El ministro de Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehi, anunció este domingo (29.1.2012) que los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) podrán supervisar todas las instalaciones nucleares del país. Salehi también procuró quitarle peso a las amenazas hechas por el vicepresidente Mohammad Reza Rahimi y varios generales de la Guardia Revolucionaria, quienes aseguraron que el estrecho de Ormuz –vital para el abastecimiento de petróleo mundial– sería bloqueado si se le imponían sanciones a Irán.

El talante conciliador de Salehi contrasta notablemente con el de otras autoridades iraníes. El ministro de Petróleo, Tostam Qasemi, por ejemplo, dijo este 29 de enero que el Estado islámico cortará en breve las exportaciones de crudo a algunos países. Aunque vagas, sus declaraciones corrigen las oreadas por otro funcionario de alto rango, según el cual el país está estudiando prohibir todas las exportaciones de petróleo a la Unión Europea (UE) por un período que podría extenderse de cinco a quince años.

El Parlamento iraní tenía previsto votar este domingo (29.1.2012) a favor de frenar las exportaciones a la UE como respuesta a la decisión del bloque comunitario de suspender la importación de crudo iraní a partir de julio; la votación fue pospuesta para el próximo 3 de febrero. Ese escenario hizo que el precio del barril de referencia Brent subiera a 111,50 dólares el pasado viernes (27.1.2012). En general, los precios del crudo han subido ocho dólares desde que Teherán amenazó con cerrar el estrecho de Ormuz a mediados de diciembre.

Temiendo un alza en los precios del petróleo

Ali Akbar Salehi

Ali Akbar Salehi, ministro de Exteriores de Irán.

El viceministro de Petróleo, Ahmad Qalebani, admitió que, aunque no se puede hacer una predicción exacta en lo que a la fluctuación de precios se refiere, es muy probable que el costo de un barril de petróleo termine oscilando entre 120 y 150 dólares en el futuro cercano. De consumarse este pronóstico, algunos Estados comunitarios serían más afectados que otros. Las importaciones europeas de crudo iraní subieron a unos 700.000 barriles diarios en el tercer trimestre de 2011 –un siete por ciento más que el trimestre anterior– y algunas de las economías más frágiles fueron las mayores compradoras.

Sin embargo, los analistas dan casi por hecho que habrá más petróleo en circulación este verano, gracias a la producción adicional de Arabia Saudí, Irak y Libia; eso compensaría con creces cualquier pérdida generada por la suspensión de las exportaciones iraníes al Viejo Continente y moderaría el aumento de los precios del petróleo. Lo que cabe preguntarse es quién atenuará las crecientes tensiones diplomáticas entre el Gobierno de Mahmud Ahmadineyad y quienes lo acusan de desarrollar energía atómica con fines militares.

Teherán niega la veracidad de esas acusaciones desde hace quince años. Un equipo de expertos de alto nivel de la OIEA llegó al país este 29 de enero. Aún se desconoce la labor que realizarán en la república islámica, pero varios politólogos consideran que, por ahora, este viaje constituye la última posibilidad para la diplomacia. Los analistas consideran que no sirve de nada para las partes involucradas que se inspeccionen nuevamente las instalaciones donde Irán dice enriquecer uranio hasta un 20 por ciento con fines civiles.

Irán insiste en defender su inocencia

EU Außenministertreffen in Brüssel Westerwelle

Guido Westerwelle, ministro de Exteriores de Alemania.

“Lo relevante no son las instalaciones que ya inspecciona el OIEA, sino aquellas de las que el organismo internacional no tiene la menor idea”, comentó un diplomático extranjero en Teherán. Un abogado iraní que conoce a fondo esta disputa argumenta desde otra perspectiva: "Los temores del OIEA y de Occidente se basan en informaciones del servicio secreto estadounidense y, mientras éstas no se comprueben, es su palabra contra la nuestra”. El ministro de Exteriores Salehi pidió ver las actas de los servicios secretos en 2011. En vano: su solicitud fue rechazada.

“Irán ha firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear y, como miembro activo del OIEA, está dispuesto a cooperar con el extranjero en lo que a su programa atómico se refiere, incluso con su enemigo Estados Unidos. Eso no lo pueden decir de sí mismos ni Israel, ni Pakistán, ni India, países que ya tienen bombas atómicas en su poder”, explicaba recientemente un politólogo en Teherán, agregando que, aparte de las suposiciones articuladas fuera del marco del OIEA, no existe ningún otro informe redactado por instancia alguna de la ONU que demuestre una violación del Tratado de No Proliferación Nuclear por parte de Irán.

“El Gobierno iraní no puede apoyar a grupos catalogados como terroristas, hablar a diario de cohetes, hacer maniobras con ellos todos los meses y luego hablar de paz y hermandad”, sostuvo una diplomática en Teherán, desestimando declaraciones de inocencia como las anteriores. El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, quien inició un viaje de varios días por el Cercano Oriente este domingo (29.1.2012), dijo temer que la intensificación del impasse con Irán desestabilice a todos sus vecinos y a la región.

Autor: ERC / dpa / Reuters
Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda

Publicidad