Irán incumple el acuerdo nuclear en respuesta a sanciones estadounidenses | El Mundo | DW | 01.07.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Irán incumple el acuerdo nuclear en respuesta a sanciones estadounidenses

Irán anunció que superó el límite autorizado de sus reservas de uranio poco enriquecido, impuesto por el acuerdo internacional de 2015 sobre su programa nuclear. Trump advirtió que el país "está jugando con fuego"

Tras cuatro años de respeto a sus compromisos, Irán ha violando por primera vez este lunes (1.07.2019), al parecer levemente, el acuerdo nuclear cerrado en 2015 con Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia, para asegurar que no planea desarrollar armas atómicas. 

El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, uno de los artífices del acuerdo, manifestó a la agencia de noticias oficial Isna que su país, "según lo anunciado", había superado el límite de 300 kilos de hexafluoruro (UF6) de uranio enriquecido al 3,67 % que marca el acuerdo.

Con 2,2 kilos se trata de un exceso del 1 % de uranio enriquecido a un nivel que no permite ser usado en armas atómicas. Sin embargo, se trata del primero de una serie de incumplimientos anunciados por Irán, en medio de tensiones exacerbadas con el gobierno de Estados Unidos y en respuesta a sus más recientes sanciones, haciendo temer un conflicto en la estratégica región del Golfo.

Washington no sólo se salió el año pasado del llamado "plan de acción conjunto" (JCPOA, en sus siglas en inglés), sino que ha aprobado luego nuevas sanciones que castigan duramente las vitales exportaciones petroleras de la República Islámica.

La crisis entre los dos países aumentó el 20 de junio luego de que Irán derribara un dron estadounidense. Según Teherán, el aparato había violado el espacio aéreo iraní, algo que Washington niega.

Reacción de Estados Unidos

"Ellos saben lo que están haciendo, saben con lo que están jugando y creo que ellos están jugando con fuego", dijo Trump en declaraciones a la prensa en la Casa Blanca.

En un comunicado, la Casa Blanca ya había adelantado que proseguirá su campaña de "máxima presión" contra Irán y reiteró que "nunca permitirá" que desarrolle armas nucleares.

"Continuará la máxima presión sobre el régimen iraní hasta que sus líderes alteren su curso de acción. El régimen debe poner fin a sus ambiciones nucleares y su comportamiento perverso", aseveró la Casa Blanca en un breve comunicado.

Confirmado por el OIEA

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), encargado de verificar la aplicación por parte de Teherán del acuerdo nuclear, confirmó que, efectivamente: "El Organismo verificó el 1 de julio, que las reservas totales de uranio enriquecido superaron los 300 kilos".

Esta agencia de la ONU informó hoy mismo a la Junta de Gobernadores, su órgano ejecutivo, y al Consejo de Seguridad de la ONU, y debe decidir ahora si convoca una reunión de emergencia.

Fuentes diplomáticas aseguran que EE. UU. está presionando para que la Junta se reúna cuanto antes, pero que Yukiya Amano, el director del OIEA, es "reticente" a hacerlo. Estados Unidos podría convocar esa reunión por su cuenta, pero ante el limitado alcance de la violación iraní da argumentos a sus aliados, especialmente Rusia y China, para resistirse.

Aunque Irán había inicialmente dicho que el límite sería superado el 27 de junio, el ministro iraní advirtió implícitamente que Teherán podría no quedarse allí: "Lo habíamos anunciado con antelación (...) y estos avisos precedentes de Irán dicen muy claramente lo que haremos" en lo sucesivo, manifestó Zarif.

En respuesta a la decisión unilateral del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de mayo de 2018 de abandonar el tratado y volver a imponer sanciones a Irán, Teherán anunció que ya no se sentía obligado a respetar dos umbrales establecidos por el acuerdo, uno relativo a sus reservas de agua pesada (130 toneladas) y el otro que limita sus reservas de uranio poco enriquecido (300 kilogramos): "Consideramos que es nuestro derecho en el marco del JCPOA", destacó el canciller iraní.

Más amenaza simbólica que real, por ahora

Por ahora, esos 2,2 kilos en los que Irán se ha excedido son más un símbolo que una gran amenaza. Por un lado, la pureza del combustible no sirve para fabricar una bomba. Por otro, como fuentes diplomáticas iraníes han insistido en recordar, ese exceso puede ser eliminado "en 30 minutos".

Teherán ha puesto sobre la mesa varias amenazas, si los otros Estados que aún integran el acuerdo no la ayudan a sortear las sanciones estadounidenses. (picture-alliance/dpa/AP Photo/V. Salemi)

Teherán ha puesto sobre la mesa varias amenazas, si los otros Estados que aún integran el acuerdo no la ayudan a sortear las sanciones estadounidenses.

Más grave sería si se cumple la segunda amenaza: elevar el grado de pureza del uranio por encima del 3,67 %, un nivel en el que sólo puede ser empleado para aplicaciones civiles, si hasta el 7 de julio no hay respuesta a su demanda de soluciones a las sanciones.

O que Irán siga sumando incumplimientos. No sólo más uranio y de mayor pureza, sino que aumente también sus reservas de agua pesada y reactive la construcción de Arak, un reactor que podría producir plutonio, otro material que sirve para fabricar armas atómicas. 

Teherán ha puesto sobre la mesa todas estas amenazas, si los otros Estados que aún integran el acuerdo no la ayudan a sortear las sanciones estadounidenses.

El rol de Europa

Luego de una reunión de crisis de los Estados parte del acuerdo, el viernes en Viena, el viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, Abbas Araghchi, dijo que se habían hecho "progresos" para ayudar a Irán. Pero juzgó que aún eran "insuficientes".

Al concluir el encuentro, la Unión Europea anunció por su parte que InStex, el mecanismo de trueque diseñado por Berlín, Londres y París para ayudar a Irán a sortear las sanciones, finalmente estaba "operativo" y que las primeras transacciones estaban en proceso.

Sin embargo, Zarif estimó que Instex no respondía "a los requerimientos" de Teherán "ni a las obligaciones" que incumbían a los europeos. "Para que Instex sea útil a Irán, es necesario que los europeos compren petróleo iraní", advirtió el viernes Araghchi.      "Instex no es más que el comienzo (de la ejecución de los) compromisos (europeos), y en la actualidad aún no ha entrado totalmente en marcha", agregó este lunes Zarif.

"Los europeos se comprometieron a garantizar la venta del petróleo de Irán, y no lo hicieron; los europeos se comprometieron a garantizar el transporte, y tampoco lo cumplieron; también se comprometieron a garantizar el retorno de los activos iraníes y la venta de petróleo y tampoco lo cumplieron", denunció Zarif.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, por su parte, instó a los países europeos a reaccionar en otro sentido a la violación de Irán: "Se comprometieron a imponer las sanciones automáticas estipuladas por el Consejo de Seguridad (de la ONU) y entonces les digo: háganlo, simplemente háganlo", exigió a Francia, Reino Unido y Alemania, los países europeos miembros del Grupo 5+1 que firmaron el acuerdo nuclear con Irán, del que Estados Unidos se retiró en 2018 y al que Israel se opuso desde el primer momento.

El acuerdo de 2015

El acuerdo de 2015, cerrado tras meses de duras negociaciones, puso fin a más de una década de conflicto diplomático por el programa atómico que Irán ocultó durante una década larga y sobre el que había fundadas sospechas de una intencionalidad militar. 

A cambio de limitar el tamaño y la intensidad de sus esfuerzos nucleares y de aceptar un estricto régimen de inspecciones y controles del OIEA, Irán vio cómo se levantaban paulatinamente las sanciones que minaban su economía.

Con la llegada a la Casa Blanca del presidente Donald Trump, que calificó el tratado como "el peor acuerdo", Estados Unidos regresó a la política de "máxima presión" y se salió del pacto para renegociarlo e incluir cuestiones ajenas a lo nuclear, como el veto a que Irán desarrolle misiles balísticos.

rml/DG (afp, efe)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda