Intervención policial en Colonia: ¿racista o legítima? | Política | DW | 03.01.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Intervención policial en Colonia: ¿racista o legítima?

¿Controló y clasificó la Policía de Colonia a las personas teniendo en cuenta su procedencia? Sería ilegal, pero un tuit parece confirmarlo. La Noche Vieja de Colonia vuelve a encender otro debate.

"En la estación de trenes de Alemania están controlando a cientos de nafris”. Este tuit de la Policía de Colonia en Noche Vieja originó un debate sobre racismo policial. "Nafri” es un término de uso interno que designa a personas procedentes del Norte de África.

El presidente de la Policía de Colonia, Juergen Mathies, admitió disculpándose que este tuit no debería haberse filtrado a la opinión pública, y además subrayó que la mayoría de los norteafricanos en Alemania no son naturalmente delincuentes.

¿Sospechosos por su procedencia?

Alexander Bosch de Amnistía Internacional.

Alexander Bosch de Amnistía Internacional.

Sin embargo, dicha expresión alimenta la duda sobre la legitimidad de la intervención policial: alrededor de 1.000 hombres fueron controlados, sobre todo, los de apariencia norteafricana. ¿Es un caso de "racial profiling”, es decir, de control a personas teniendo en cuenta sus rasgos raciales y ciertas características que indican su ascendencia étnica? Dichas personas, por ejemplo, son controladas o vigiladas con más regularidad.

En Estados Unidos, "racial profiling” está prohibido, sobre todo, desde que los titulares con policías que tirotean a negros son cada vez más frecuentes. El debate sobre si el "racial profiling” es una práctica habitual, se ha vuelto allí muy emocional.

Entre hooligans y norteafricanos

Catedral de Colonia en Noche Vieja.

Imagen de la catedral y sus alrededores en Noche Vieja.

Y este es precisamente el reproche contra la Policía en Colonia, dice Alexander Bosch de Amnistía Internacional, quien considera que sí se llevó a cabo "racial profiling”. El responsable de antirracismo, Policía y derechos humanos dijo que "los controles de personas, basados solo o sobre todo en la procedencia o nacionalidad de las personas controladas, son discriminatorios, violan los derechos humanos e infrigen el tratado de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (ICERD)".

La organización de derechos humanos cuestiona la actuación de la Policía de Colonia, ya que podría alimentar estereotipos y prejuicios sociales. Bosch añade que los ciudadanos podrían suponer que, en general, todos los hombres con supuesta o verdadera procedencia norteafricana podrían encasillarse como criminales potenciales por parte de la Policía.

Bosch no cree que se puedan comparar los controles a los norteafricanos con los realizados a los hooligans. La Policía conoce con frecuencia a los hinchas radicales, que pueden llegar a ser peligrosos. La característica de un hincha de fútbol, violento o no, no es una cualidad inalterable de una persona: "Puedo decidir ser hincha del FC, pero mi procedencia no juega un papel relevante”, comenta. Por esta razón, la convención de derechos humanos protege ante la discriminación basada en la procedencia, el color de la piel y ascendencia.

El plan ha funcionado

Jörg Radek, vicepresidente del Sindicato de la Policía.

Jörg Radek, vicepresidente del Sindicato de la Policía.

La Policía, por el contrario, opina que este año el plan ha funcionado, porque se ha evitado que grupos similares de personas, como en 2015, pudieran acceder a las zonas alrededor de la catedral y a la estación de trenes, dijo el vicepresidente del Sindicato de la Policía (GdP), Joerg Radek.

En principio, habría que, ante situaciones similares, analizarlas exactamente y buscar soluciones, considera Radek. Para poder evaluar mejor la situación en esta Noche Vieja, intervinieron muchos de los policías que vivieron los sucesos en 2015.

Guenther Eppel, coordinador del Departamento de Gestión de Operaciones Policiales, explica que los policías pueden, independientemente de si llevan a cabo un control concreto o no, realizar controles si sospechan que alguna persona pudiera ser peligrosa. Las fuerzas del orden deberían cuestionarse si "controlaría a esta persona si tuviera otro color de piel o procedencia'”, añade.

Tarea difícil para la Policía de Colonia

Alexander Bosch de Amnistía Internacional reconoce que no fue una tarea nada fácil para la Policía de Colonia. Sin embargo, desde su punto de vista, hubiera sido suficiente, para evitar delitos en Noche Vieja, la masiva presencia policial. "Con seguridad, los policías tomaron las medidas adecuadas de antemano y en consecuencia”, cree. Para evitar el reproche de "racial profiling” en el futuro, podría ser positivo pensar en realizar controles generales en ciertos lugares populares en Noche Vieja, como los alrededores de la catedral de Colonia, propone.

 

DW recomienda