Ideólogo del Socialismo del Siglo XXI: ″Maduro se rehusó a ver la realidad″ | Venezuela en DW | DW | 31.01.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Venezuela

Ideólogo del Socialismo del Siglo XXI: "Maduro se rehusó a ver la realidad"

El sociólogo y economista alemán Heinz Dieterich, ideólogo del Socialismo del Siglo XXI y ex asesor del difunto presidente venezolano Hugo Chávez explica los errores de Maduro que condujeron a la actual crisis.

El profesor Heinz Dieterich dirige actualmente el Centro de Ciencias de la Transición (CTS, según sus siglas en inglés) en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), en Ciudad de México. Dieterich es autor del libro Socialismo del Siglo XXI, y es coautor de Aldea Global, junto con el renombrado sociólogo estadounidense Noam Chomsky.  

DW: Cuál ha sido el mayor error de Nicolás Maduro, ¿aferrarse al poder?

Heinz Dieterich: Sin duda alguna. Pero tal vez el mayor error fue no modificar el modelo económico político de Hugo Chávez que ya en el 2010, por la caída de los precios del petróleo fundamentalmente, estaba agotado. Tenía que reestructurar ese modelo y no lo hizo. Las consecuencias se vieron en la depreciación de la moneda nacional, y el deteriororo del bienestar de la población. Los programas sociales ya no se podían financiar.

¿Se rehusó a ver la realidad?

Sí, ése fue el primer gran error de Maduro. No cambiar el modelo de desarrollo y no reaccionar a la creciente inconformidad social. Tampoco cambió el discurso político y cuando todo esto convergió en la derrota parlamentaria de las elecciones de 2015, cuando la oposición ganó la mayoría, en lugar de buscar un nuevo comienzo empieza a utilizar las fuerzas policiales para controlar la situación. Ha sido una espiral que comenzó en 2011 y ahora vemos llegar a su fin.

Heinz Dieterich (DW)

Heinz Dieterich

¿Cuál ha sido el papel de la inteligencia cubana en la estrategia de Maduro?

Yo creo que hubo dos grandes errores de Cuba en este proceso. Cuando Hugo Chávez se enfermó y era previsible que necesitaría a alguien que continuara su proyecto histórico, había dos propuestas. Lula, que entonces estaba al frente del gobierno en Brasil, decía que el gobierno de Venezuela era tan débil que tenía que hacer alianzas con la burguesía nacional para desarrollar el país y con un éxito económico pudiera hacer reformas más profundas para la revolución. Fidel Castro, en cambio, decía que Maduro tenía que radicalizar la revolución, y que no debía hacer compromisos con la burguesía, porque lo acabarían traicionando. Ese fue el gran viraje, a mi juicio erróneo. Maduro decidió seguir la propuesta de Fidel. El segundo gran error fue que confiaba exclusivamente en la fuerza de los militares. Y ahí jugaban un papel importante los servicios de inteligencia cubanos.

¿No había una inteligencia venezolana funcional?

Tras el golpe fallido de 2002 contra Hugo Chávez, obviamente Venezuela no tenía servicios de inteligencia que funcionaran. Cuba ayudó con los servicios de inteligencia y por supuesto también con los médicos en el ámbito social. La influencia del aparato de seguridad cubano sobre Venezuela sigue vigente hoy en día y a mi juicio los cubanos no entendieron que este modelo iba a fracasar. No previeron que Washington presionaría hacia un cambio por la fuerza si no se hacía a través de la negociación. Esto fue un error de los servicios de inteligencia y la diplomacia cubana que compartió información con la diplomacia rusa, china y boliviana. Nunca entendieron que el modelo ya era insostenible desde hace 5 años y entonces vendieron a sus gobiernos la optimista idea de que el control de Maduro y de Cabello sobre Venezuela era seguro.

Venezuela Präsident Nicolas Maduro in Valencia (Reuters/Miraflores Palace)

Maduro, en esta imagen de archivo, junto con el ministro de Defensa Vladimir Padrino López.

¿Subestimaron la situación?

Creían que había una crisis transitoria pero que se podía controlar. Eso fue una grave subestimación de la política de Washington que, por supuesto, se volvió muy agresiva con Trump. No estaban preparados para esa repetición del golpe de Estado, la revolución de color, como se llama, como la que tuvo lugar en Ucrania contra Víktor Yanukovich. Subestimaron el potencial de una maniobra de ese tipo y cuando quisieron reaccionar, cuando Guaidó se convirtió en el delfin protagonista de Washington en Venezuela, cuando se autoproclamó presidente interino apoyado por Washington, ya era demasiado tarde.

¿Espera una ruptura en el seno del Ejército que de la espalda a Maduro?

Esa ruptura ya se ha dado. Washington hizo una oferta a través del Comando Sur, del Almirante Craig S. Faller, que Guaidó retomó, diciendo que si las Fuerzas Armadas bolivarianas favorecen una salida pacífica de Maduro, éste puede ir al exilio pues no se quiere una guerra; que si las Fuerzas Armadas dejan caer a Maduro, se puede llegar a un gobierno de transición y convocar elecciones libres sin derramamiento de sangre.

¿Y ha sido aceptada?

Esa fue la oferta y a mi juicio los generales la aceptaron. El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, hizo un discurso hace unos días que a mi juicio era un mensaje codificado para Washington, dando a entender que los altos generales aceptaban esa oferta. Que ellos entendían que Maduro era sustituíble y que se podía negociar con el imperio, con Washington, un nuevo gobierno. Ahora, la verticalidad de las Fuerzas Armadas sigue esencialmente intacta, pero por supuesto, hay 150 generales, coroneles y militares en las cárceles, es decir, el descontento por el rumbo que tomó el país y las Fuerzas Armadas bajo Maduro tiene varios años ya. El ultimátum de Washington plantea sacrificar a Maduro o entrar en una guerra, con Colombia, Brasil y la OTAN como aliados. Esto cambió la situación.

¿Los mandos medios y bajos del Ejército han sufrido en carne propia las mismas carencias que la población?

Ha habido una tasa alta de deserción de soldados rasos porque las condiciones de vida son muy deplorables. Hay mandos medios que vuelven al ideario de Chávez. Los mandos medios y la tropa son chavistas, bolivarianos, no son maduristas. En la medida en que crece la presión sobre el papel de las Fuerzas Armadas, va a estallar esa ruptura entre el liderazgo de los militares corruptos y privilegiados, y los mandos medios y los de abajo.

En la segunda parte de esta entrevista, Dieterich advierte de los peligros de la transición en Venezuela. 

 

(er) 

DW recomienda