Humboldt o la pasión por el conocimiento | Cultura | DW | 06.05.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Humboldt o la pasión por el conocimiento

Hace 150 años moría Alexander von Humboldt, explorador, científico y sabio, un pionero en su época. Sus descubrimientos dejaron huella en el continente americano y su pensamiento global marcó rumbos en la ciencia.

default

Alexander von Humboldt (1769 - 1859)

En la época actual, viajar de un continente a otro es algo de todos los días. No así durante el S. XIX, que fue testigo del florecimiento del espíritu científico y universalista de Alexander von Humboldt. Celebrado hoy en Alemania como el mayor pensador e investigador de su época, Humboldt se había propuesto “representar el mundo material en una obra”.

Sus clases sobre el saber científico de la época (1827) forman la

Logo der Alexander von Humboldt Stiftung

Logotipo de la Fundación Humboldt.

base de su obra “Cosmos”, publicada en cinco tomos entre 1845 y 1862. Sus viajes exploratorios lo llevaron a América del Sur, a parte del territorio del México actual, a EE.UU. y a Asia Central. Realizó investigaciones que abarcaron áreas como la física, la química, la geología, la mineralogía y vulcanología, la botánica, zoología, oceanografía y astronomía.

Humboldt, el hombre ilustrado

Hijo menor de Alexander Georg von Humboldt y Marie Elizabeth von Hollwegen, nació en Berlín el 14 de septiembre de 1769. Su padre era un oficial al servicio del rey Federico II de Prusia y puso gran énfasis en brindar a sus hijos, Wilhelm, el mayor, y Alexander, el menor, una educación integral. La familia vivió en el castillo de Tegel, en Berlín, donde aún moran sus descendientes, y allí Alexander y su hermano recibieron clases particulares de idiomas, ciencias naturales, geología, anatomía, botánica y filosofía. Se formó en las universidades de Fráncfort, Berlín y Gotinga.

Alexander von Humboldt mostró tempranamente un gran interés por la naturaleza. Al terminar sus estudios en Freiberg, Sajonia, pasó a trabajar en una dependencia del Gobierno. Al morir su madre a finales de 1796 heredó una importante cantidad de dinero. Así, renuncia a su trabajo para dedicarse de lleno a sus viajes de exploración científica. Viaja en 1798 a París, donde se relaciona con el científico Aimé Bonpland, con quien realizará sus viajes a América del Sur.

Considerado por algunos como el verdadero descubridor de América, una frase de Simón Bolívar resume su labor científica, su osadía como explorador y su labor multifacética: “Alexander von Humboldt es el descubridor científico del Nuevo Mundo, cuyo estudio ha beneficiado más a América que todos sus conquistadores”. Numerosas calles, escuelas y hasta una corriente marítima llevan su nombre en el continente americano, así como especies de animales y vegetales. Muchos de los experimentos que llevó a cabo, por ejemplo, la búsqueda de la “energía vital” (Lebenskraft) los realizaba en él mismo como conejillo de indias.

Humboldt-Karte spanisch neu

Mapa de las expediciones de Humboldt por el continente americano de 1799 a 1804. (Gráfico DW: Peter Steinmetz)

Incansable viajero y aventurero osado

Humboldt se dirige en 1798 a Madrid con Bonpland con el objetivo de obtener el apoyo de la Corona Española para sus viajes a Sudamérica. Es, además de científico, un hábil diplomático y logra, gracias también a su excelente dominio del español, cartas de recomendación y un “pasaporte de investigador”, lo cual le aseguró libertad de acción y el apoyo de toda la gobernación en las colonias españolas.

Su pasión por descubrir y explorar nuevos mundos lo llevó a recorrer las Islas Canarias, Venezuela, Cuba, Colombia, Ecuador y el norte de Perú, México (entonces Nueva España) y el este de EE.UU. Llegó a recorrer 10 mil kilómetros en tres etapas. En 1799 se embarca en La Coruña, España, hacia las Islas Canarias con más de 50 instrumentos, entre ellos, telescopios, sextantes, higrómetros y barómetros. Allí asciende al volcán Pico de Teide (3.718 m) en Tenerife. Humboldt y Bonpland registran la vegetación, lo que harían en todos sus viajes, e investigan el cráter del volcán. (Lea en la próxima página qué peligros esperan a la expedición de Humboldt en Sudamérica)