Huelga general contra plan de ajuste paraliza Grecia | Europa | DW | 24.02.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Huelga general contra plan de ajuste paraliza Grecia

El paro general convocado por los principales sindicatos griegos contra los drásticos planes de ahorro del Gobierno paralizó el país heleno. Miles de personas se manifestaron por las calles de Atenas.

default

"Pobres, tomad las armas", reza la pintada en la persiana de uno de los miles de comercios que cerraron por la huelga.

La huelga convocada por los principales sindicatos griegos paralizó hoy (24.02.2010) el país heleno en contra de los drásticos planes de ahorro del Gobierno del socialdemócrata Giorgos Papandreu. Se suspendieron todos los vuelos con origen y destino en aeropuertos griegos, y el tráfico ferroviario y por mar también se vio seriamente afectado.

En ciudades como Atenas y Tesalónica, el servicio de metro y autobuses quedó interrumpido, mientras que escuelas y universidades permanecieron cerradas. Por su parte, los médicos de los hospitales públicos únicamente atendieron casos urgentes. Tampoco hubo informativos radiofónicos ni televisivos, ya que los periodistas se sumaron a la huelga de 24 horas.

Manifestaciones menos masivas de lo previsto

Demonstrationen in Griechenland

Unas 30.000 personas desfilaron por las calles de Atenas contra las medidas del Gobierno.

Sin embargo, las manifestaciones no tuvieron el poder de convocatoria que los sindicatos habían previsto. En la capital, la protesta reunió a unas 30.000 personas -la mayoría funcionarios, jubilados y estudiantes-. La suma de manifestantes en el resto de marchas convocadas en todo el país apenas llegó a las 10.000 personas. Pese a que se registraron algunos incidentes violentos, la tranquilidad fue la tónica dominante. En Atenas, un centenar de encapuchados rompieron los cristales de algunas tiendas al paso de una de las dos manifestaciones que recorrieron las calles del centro de la capital.

Las dos grandes agrupaciones sindicales convocantes de la huelga, ADEDY -que reúne a los trabajadores del sector público- y GSEE -en la que están integrados los empleados de las empresas privadas-, valoraron de forma positiva la "muy alta participación" en el paro y anunciaron más protestas para las próximas semanas contra las medidas del Gobierno para recortar el gasto público. Según las cifras de los sindicatos, alrededor del 80% de los trabajadores griegos secundaron la huelga.

Pero no todos los sectores respondieron por igual. No participaron ni los empleados del sector turístico ni los del transporte comercial marítimo, fundamentales para la economía del país mediterráneo. Prácticamente la totalidad de cargueros y buques cisterna circularon con normalidad. Tampoco secundó el paro el personal hotelero, mientras que tiendas y supermercados permanecieron por lo general abiertos en todo el país.

Apoyo al Gobierno en las encuestas

Y es que, según las encuestas, la mayor parte de los griegos consideran que las medidas son inevitables y el 76% cree que no debería haber huelgas hasta que el país haya salido de la crisis. Además, un 58% de los ciudadanos considera que las medidas anunciadas hasta la fecha "van en la dirección correcta" para aligerar el descomunal déficit que soportan las arcas públicas del país heleno: casi 300.000 millones de euros -alrededor de un 110% del Producto Interior Bruto (PIB), de los cuales 53.000 millones vencen este mismo año.

Griechenland Finanzkrise Steiks und Demonstrationen in Athen Flaughafen

El tráfico aéreo quedó totalmente interrumpido.

El Gobierno griego se comprometió a reducir su actual déficit presupuestario, que en 2009 alcanzó el 12,7% del PIB, hasta el 3% que estipula el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea (UE) en el horizonte de 2012. A través de dolorosas medidas para contener el gasto: habrá recortes salariales entre los empleados públicos -incluidos el primer ministro y todo el gabinete-, congelación de nuevas contrataciones de funcionarios en 2010 y aumento de la edad de jubilación de 61 a 63 años, entre otras iniciativas.

Además, se elevará la presión fiscal sobre los ciudadanos: a las ya aprobadas subidas de impuestos sobre carburantes, tabaco y alcohol, en las próximas semanas se podría añadir un incremento del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Además, se incentivará la persecución del fraude fiscal y se aumentará la presión fiscal para aquellos salarios superiores a los 60.000 euros anuales.

Autor: dpa/Reuters /ev
Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda

Publicidad