Homosexuales, las víctimas olvidadas del régimen nazi | ACTUALIDAD | DW | 25.01.2023
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

ACTUALIDAD

Homosexuales, las víctimas olvidadas del régimen nazi

Homosexuales y otras minorías del regimen nazi han sido ignoradas durante décadas en las conmemoraciones oficiales.

Placa conmemorativa en Sachsenhausen.

Placa conmemorativa para los homosexuales, víctimas del nazismo en Sachsenhausen.

A Otto Giering lo castraron en el campo de concentración de Sachsenhausen. Antes, lo habían juzgado dos veces por haber tenido relaciones con homosexuales. Su historia aparece en el libro "Medicina y Crimen", publicado por la Fundación Memoriales de Bradenburgo. El joven sastre, de 22 años, sobrevivió a las torturas, pero su salud quedó arruinada: "Debido al encarcelamiento en el campo de concentración, tenía problemas cardíacos, estomacales y sufría de dolores de cabeza y migrañas. Mientras presentaba la solicitud de indemnización, resurgieron las experiencias traumáticas del campo de concentración. Tras ser rechazada su petición de indemnización, no volvió a casa durante días y fue denunciado como desaparecido. La Policía lo encontró confundido y desorientado".

Otto Giering falleció en 1976, poco antes de cumplir 60. Él fue uno entre los 10.000 y 15.000 hombres homosexuales que, hasta el final del regimen nazi, en 1945, fueron deportados a los campos de concentración. Solo en Sachsenhausen había unos 1.000 homosexuales.

En 1942, los nazis asesinaron a 200 homosexuales

Los hombres con el triángulo rosa fueron, a menudo, enviados a trabajar en condiciones laborales muy difíciles, en un recinto aparte de Sachsenhausen donde se fabricaba armamento. En 1942, 200 homosexuales fueron asesinados sistemáticamente en aquel lugar. En total, 600.

Durante décadas, el destino de este colectivo quedó en el olvido. Después de la caída del Muro de Berlín y la reunificación de Alemania, a principios de la década de 1990, una placa conmemorativa honró al colectivo homosexual en el Memorial de Sachsenhausen.

Lazos rosas del movimiento gay en Berlín occidental

Ha habido intentos de conmemorar a los hombres perseguidos por su condición homosexual en el campo de concentración de Sachsenhausen: miembros del movimiento gay de Berlín occidental colocaron coronas de flores con cintas rosas, que fueron retiradas de inmediato por el Ministerio de Seguridad del Estado (Stasi).

Hay varias razones que explican por qué se inició tan tarde la conmemoración oficial y la rehabilitación moral: por un lado, la homosexualidad se consideraba un delito penal en ambos Estados alemanes después de 1945.

Además, se prestó más atención a otros grupos de víctimas.  Horst Seferens, portavoz de Memoriales de Bradenburgo,  explica que tuvieron preferencia "en la RDA, en línea con la doctrina estatal antifascista, a los presos políticos, y en la República Federal, a la resistencia conservadora y, más tarde, a los judíos perseguidos".

Sin compensación económica

Durante décadas, muchos otros grupos de víctimas, como gitanos y  homosexuales, fueron excluidos de la conmemoración y se les negó compensación económica. "Esto arroja luz sobre la continuidad de los mecanismos de estigmatización y exclusión, que va mucho más allá de 1945", dijo Seferens, resumiendo el largo período de silencio y represión.

La raíz de este clima social se remonta a mucho antes de que los nacionalsocialistas llegaran al poder en 1933, cuando tener relaciones homosexuales eran un delito punible, recogido en el párrafo 175 del Código Penal del Reich de 1871.

Luego, los nazis en 1935 endurecieron las normas penales e introdujeron el párrafo 175a. Ya no solo estaban prohibidos los "actos similares al coito" entre hombres, sino también todos los "actos lascivos". Las lesbianas también fueron denunciadas por su sexualidad "desviada". De hecho, no se ha investigado tanto lo que sucedió a las lesbianas como a los homosexuales en los campos de concentración.

Homosexuales rehabilitados a partir de 2002

Cuando terminó el terror nazi, el párrafo 175a permaneció en vigor, tanto en la República Federal, como en la RDA. No se abolió definitivamente hasta 1994, cuatro años después de la reunificación. El Bundestag alemán tardó hasta 2002 en rehabilitar a los condenados por jueces nazis. La mayoría de ellos ya había muerto en ese momento.

Cuando el Parlamento conmemore a todas las víctimas del régimen nazi, el 27 de enero de 2023, el aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz, se centrará en el grupo de víctimas de las minorías sexuales perseguidas, 90 años después del comienzo de su discriminación, opresión y violencia.

Cooperación con el Museo Gay

En 1995, en el Memorial de Sachsenhausen, en el antiguo campo de concentración, un hombre gay habló públicamente por primera vez sobre el sufrimiento de los homosexuales, como parte de la conmemoración del 50 aniversario de la liberación del campo de concentración.

Con el cambio de milenio, el memorial y el Museo Gay de Berlín presentaron conjuntamente una gran exposición especial sobre el mismo tema. Desde 2008, un monumento en el corazón de Berlín, cerca del Bundestag, conmemora a los homosexuales perseguidos por el nacionalsocialismo.

(rmr/ms)

DW recomienda