Holocausto: inauguración del monumento en Berlín | Alemania | DW | 10.05.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Holocausto: inauguración del monumento en Berlín

Berlín inauguró el monumento a las víctimas judías del Holocausto. Un vasto laberinto de 2711 columnas de hormigón pretende acercar sensorialmente al visitante al horror vivido por las víctimas.

El visitante percibirá lo que es sentirse solo y amenazado

"El visitante percibirá lo que es sentirse solo y amenazado"

El monumento a las víctimas del Holocausto se inauguró hoy en Berlín. Localizado entre la Puerta de Brandeburgo y la plaza de Potsdam -cerca de donde estuvo la macabra Reichskanzlei de Adolf Hitler-, el terreno de 19.000 metros cuadrados con 2711 bloques de hormigón pretende no sólo recordar a los seis millones de víctimas judías del horror nazi sino "ser un lugar de esperanza para el futuro", como declaró su arquitecto Peter Eisenman,

Monumento abierto

El patio de estelas de hasta cinco metros de altura "será un lugar sin nombres, un lugar de silencio en la ciudad, en que el visitante reflexione sobre el pasado, el hoy y el futuro", explicó Eisenman "No quise hacer un cementerio, un lugar de muerte, sino de esperanza para el futuro", enfatizó el arquitecto, para quien este laberíntico patio de bloques de concreto debe ser un sitio donde el paseante "oiga las voces" de las víctimas. A pesar de los riesgos que conlleva que esté al aire libre -tanto graffiti como ataques neonazis- se optó por un monumento abierto, que pueda ser visitado siempre y al cual se pueda acceder por todos lados.

Hay asuntos que requieren tiempo

Holocaust Mahnmal Berlin Reichstag

"Alguno se preguntará por qué hemos tardado 60 años. Pero hay que tener en cuenta que el desarrollo del recuerdo colectivo puede ser tarea de décadas', explicó por parte el presidente del Parlamento alemán, Wolfgang Thierse. Al respecto Eisenman opina que el monumento ha encontrado por fin el sitio y el momento adecuado, pues se trata del primero de este tipo en la Alemania reunificada. No es que no haya otros lugares para el recuerdo, tales como los mismos campos de concentración. Lo especial de este monumento es que aparte de recordar a las víctimas del exterminio nazi -a 3,5 millones de ellas con nombre y apellido- está ubicado en el lugar de donde se manejaron los tenebrosos hilos del horror nacionalsocialista.

Un camino a la conciencia

En los 17 años que ha tardado en tomar forma este proyecto se ha enfrentado a obstáculos y recelos. Quizá el mayor de todos fue la polémica del porqué un monumento sólo a las víctimas judías y no a todas los otros grupos sistemáticamente exterminados. El consenso al que se llegó fue que agruparlos disiparía la singularidad de cada uno de esos colectivos. Con un costo total de 27,6 millones de euros, el monumento se inaugura como "un lugar necesario para todos los alemanes", declaró Thierse momentos antes de la inauguración. Este monumento, es en su opinión, "una mezcla muy lograda de experiencia sensorial e información". El que no se pueda acceder a él colectivamente tendrá también su efecto: el visitante experimentará lo que significa estar solo; la combinación de las columnas y el espacio subterráneo produce un sentimiento de amenaza.

Un logro abstracto

Holocaust-Mahnmal vor Eröffnung

El centro de información

Que la información, sobre todo los nombres de las víctimas, se encuentre en un lugar subterráneo llevaría a una jerarquización equivocada, así la crítica del presidente del Consejo de Judíos en Alemania, Paul Spiegel. Por otro lado, la magnitud del horror nazi escapa a la razón, y quizá sólo a través de una experiencia emotiva individual pueda ser vagamente visualizado. "No podía ser demasiado artístico", concluye el presidente del Parlamento, "por ello nos decidimos por este monumento abstracto".

DW recomienda

Publicidad