Hollande: “Campamento de Calais debe ser desmantelado” | Europa | DW | 26.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Hollande: “Campamento de Calais debe ser desmantelado”

El presidente de Francia llegó a la localidad portuaria, pero no piensa visitar la llamada “jungla”, donde miles de inmigrantes esperan para cruzar a Reino Unido.

En una visita de varias horas a Calais que no incluirá un paso por el campamento informal de refugiados conocido como la "jungla de Calais”, el presidente de Francia, François Hollande, afirmó este lunes (26.09.2016) que el lugar, donde entre 7.000 y 10.000 personas esperan por una oportunidad para cruzar a Reino Unido, debe ser desmantelado "completa y definitivamente”. Es la primera vez que Hollande está en la zona desde que asumió el mando.

La visita de Hollande ocurre apenas unos días después de que su predecesor en la Presidencia, el conservador Nicolas Sarkozy, se apersonara en la región. Pese a que el tema de la migración no ha sido primordial en el período de Hollande, la crisis de los refugiados y el uso político que han hecho de ella tanto Sarkozy como la ultraderechista Marine Le Pen, han forzado al mandatario socialista a fijar una línea más dura y tomar posición.

Hollande dijo en la Gendarmería de Calais que hay que "garantizar de forma duradera la impermeabilidad de la frontera” entre Francia y el Reino Unido y, a ese respecto, señaló que Londres tiene "obligaciones” con los franceses, y que deben asumir "su parte”. El desplazamiento a Calais estaba previsto desde comienzos de verano, pero se había ido retrasando. Oficialmente, su principal objetivo es la colocación de la primera piedra de las obras de ampliación del puerto.

"Pequeños Calais”

Hollande llegó acompañado de la ministra de Vivienda, Emmanuel Cosse, y del responsable de Interior, Bernard Cazeneuve, que a comienzos de mes había anunciado -sin fijar fecha- el desmantelamiento de "la jungla”, en respuesta a las protestas de diversos colectivos de la ciudad y de la región, que se quejan del impacto que esa situación tiene sobre la actividad o la seguridad.

El mismo Hollande, quien se reunirá con jefes policiales, empresarios y políticos de Calais, también dijo el pasado sábado que Francia no es un país de campamentos, una declaración que cobra eco después de que una parte de la derecha francesa haya denunciado que el fin de "la jungla” y la recolocación de sus habitantes en centros de acogida repartidos por todo el país generará "pequeños Calais”.

DZC (AFP, EFE)

DW recomienda

Publicidad