Helene Hegemann: debut literario a los 17 años | Secciones | DW | 28.01.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Secciones

Helene Hegemann: debut literario a los 17 años

Aunque la prensa insiste en llamarla "la niña prodigio de la escena creativa berlinesa", Helene Hegemann detesta esa denominación. Con tan sólo 17 años, esta alemana presenta "Ajolote Roadkill", su primer libro.

Helene Hegemann, autora del libro Axolotl Roadkill con tan sólo 17 años.

Helene Hegemann, autora del libro "Axolotl Roadkill" con tan sólo 17 años.

¿Puede usted aún acordarse de lo que hacía cuando tenía 17 años? Seguramente tendrá recuerdos de la escuela, del mal de amores y de las clases de conducir. Pero probablemente, no escribió un libro. Helene Hegemann sí lo ha hecho. Después de su primera película, una obra de teatro y una radionovela, ahora aparece su primer libro, “Axolotl Roadkill”, una especie de diario de cuando la chica tenía 16 años.

Pero ¿qué se esconde realmente detrás de esta autora de 17 años? ¿Cómo se las arregla para enfrentarse este barullo mediático?

Una corta existencia llena de drogas y sexo duro

“La vida es un terrible golpe de suerte”, piensa la chica que a lo largo de 200 páginas describe una rapidísima vida llena de drogas, sexo duro bisexual y deterioro físico. Al mismo tiempo que aparece su libro, los columnistas alemanes comentan la novela y se refieren a Helene Hegemann como “la niña prodigio de la nueva escena creativa de Berlín”.

“A mí me entretiene escribir porque yo pienso que en la literatura o en otras expresiones artísticas es posible experimentar cosas que en la vida real tendrían consecuencias más duras”, explica la chica.

La protagonista de la novela, Mifti, vive con sus hermanastras desde la muerte de su madre debido al alcoholismo. Ella no va a la escuela e intenta escapar del exceso de drogas y sexo.

“Abandono del bienestar”

Berliner Autorin Helene Hegemann

Aunque los medios insistan en llamarla "niña prodigio", a ella no le gusta esa denominación.

Mifti es dolorosamente auto-reflexiva. Ella describe su situación como el “abandono del bienestar”, una expresión que los columnistas alemanes están citando mucho últimamente. Los periodistas consideran el libro de Helene como “la gran novela de la generación cero”. Sin embargo, Helene considera ese cumplido como “absurdo”. Opina que “generación cero” es una expresión horrible y que hoy en día no se puede hablar de generación.

“Los periodistas quieren ver en mí a la drogadicta y quebrada Mifti. Pero si fuera drogadicta no habría podido sentarme aquí a hacer una entrevista. ¿Sabes lo que quiero decir? No podría concentrarme en lo que estoy diciendo”, se queja Helene.

Sin embargo, existen algunos paralelismos entre Mifti y Helene, a la que los periodistas no dudan en acosar a preguntas. La prematura muerte de su madre, la consecuente mudanza de Bochum a Berlín y la no admisión en la escuela son temas que ya fueron tratados en la película “Torpedo”, que interpretó cuando tenía quince años. Ya en aquella época la prensa no la dejaba vivir.

“Recibo 40 e-mails hostiles cada día”

“Y de repente estaba ahí en el medio y no me gustaba pero no podía hacer nada. Mi verdadera historia no tiene nada que ver con lo que se escribe en los periódicos, pero no puedo hacer otra cosa más que resignarme. Debido al exceso de la prensa, recibo cada día unos 40 e-mails hostiles por parte de gente anónima, lo cual es muy molesto porque ellos me odian.”, explica la joven.

Buchcover Helene Hegemann: Axolotl Roadkill (Ullstein)

Portada del libro "Axolotl Roadkill".

Así reaccionan los lectores con su libro “Axolotl Roadkill”. A propósito, un ajolote es una salamandra mexicana que, debido a un defecto genético nunca termina de crecer. Un anfibio que, en lugar de perder sus branquias y convertirse en adulto, a menudo pasa toda su vida como un renacuajo de cuatro patas. Pero, por el contrario, posee la extraordinaria cualidad de poder regenerar sus órganos y extremidades. Una capacidad que también Helene querría tener cuando la prensa la califica como “niña prodigio”.

“Cada vez que oigo esas palabras pienso que debo ponerme en contra de los periodistas porque yo no creo en esas categorías. Por eso, no me siento especial cuando esas palabras son utilizadas para referirse a mí. Yo no las necesito, aunque sean un cumplido" sentencia Helene.

Autora: Nadine Wojcik / Ana Sánchez Granado

Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda