¿Hasta qué punto son comparables los diferentes grupos terroristas? | Alemania | DW | 25.02.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Hasta qué punto son comparables los diferentes grupos terroristas?

Después de un período de terrorismo de izquierdas, Alemania sufrió el terrorismo de derechas que atacaba a migrantes. Luego llegó el yihadismo. ¿Se parecen?

Cuando la célula terrorista Nationalsozialisticher Untergrund ("Clandestinidad Nacionalsocialista”, NSU) fue descubierta en noviembre de 2011, políticos y periodistas se preguntaron si este grupo de inspiración derechista tenía algo en común con los terroristas de la Rote Armee Fraktion ("Fracción del Ejército Rojo, RAF).

A primera vista, parece un planteamiento plausible, ya que tanto los ultraderechistas de la NSU como los izquierdistas de la RAF utilizaban métodos violentos para intentar alcanzar su objetivo de promover un nuevo orden social, si bien sus respectivas nociones de este ideal no podían ser más diferentes. Mientras que la ideología de la NSU estaba articulada en torno a la xenofobia, los terroristas de la RAF se inspiraban en el marxismo. Ambos, no obstante, llegaron a realizar el mismo tipo de acciones: atracos, bombas, ataques incendiarios y asesinatos.

En un evento reciente de la Fundación Konrad Adenauer (KAS, por sus siglas en alemán), vinculada con la Unión Cristianodemócrata (CDU), importantes expertos analizaron posibles paralelismos entre la NSU, la RAF y el Estado Islámico. Clemens Binninger, que lideró una investigación parlamentaria sobre la NSU, y Peter Neumann, experto en el EI del King's College de Londres, coincidieron en que todos los grupos terroristas se basan en un líder carismático y en el apoyo de una amplia red.

Mordopfer der NSU (picture-alliance/dpa)

Víctimas de la NSU

Estos factores son cruciales si una célula terrorista quiere pasar años sin ser detectada. El trío de la NSU formado por Beate Zschäpe, Uwe Böhnhardt y Uwe Mundlos pasó a la clandestinidad en 1998 y lograron escapar de los radares hasta 2011, cuando Böhnhardt y Mundlos fueron encontrados muertos. Que pudieran pasa tanto tiempo sin ser descubiertos se explica por el fracaso de las autoridades a la hora de vincular a estos tres individuos con la muerte de nueve migrantes, que fueron asesinados usando exactamente la misma pistola.

"No es que las agencias de seguridad se hicieran de la vista gorda con el terrorismo de ultraderecha, sino que su planteamiento era demasiado convencional”, explica Binninger, experto en el grupo NSU. A su juicio, las autoridades no tuvieron en cuenta la posibilidad de una motivación terrorista porque nadie asumió la responsabilidad de los asesinatos.

A este respecto, la NSU es muy diferente de la RAF y del EI. La RAF, que en 1998 puso fin a la guerra que había librado durante 28 años contra un orden social que tanto detestaba, siempre proclamaba públicamente sus asesinatos. Su acción más traumática fue cuando el grupo secuestró al dirigente empresarial Hanns-Martin Schleyer en 1977 y posteriormente lo mató tras haberlo tenido cautivo durante seis semanas.

Schleyer Entführung 1977 (AFP/Getty Images)

El secuestro y asesinato de Hanns-Martin Schleyer fue el crimen de mayor repercusión de la RAF

NSU: extender el miedo sin asumir la autoría de sus acciones

El grupo yihadista EI, que en el plano militar está a punto de ser derrotado por completo pero que sigue cometiendo ataques terroristas, también promociona sus acciones mediante la publicación en internet de imágenes y vídeos de víctimas decapitadas. En este sentido, el EI y la RAF coinciden en que ambos reivindican la autoría de sus acciones. La ultraderechista NSU, por el contrario, solo lo hizo luego de ser descubierta. Pese a ello, logró intimidar masivamente a las personas con raíces turcas que vivían en Alemania.

El experto en la RAF Peters señala que los miembros de la NSU pasaron a la clandestinidad en 1998, exactamente el mismo año en que la RAF anunció su disolución. El informe del servicio doméstico de inteligencia de aquel año indica que tres grupos terroristas de inspiración derechista habían pasado a la clandestinidad en la localidad de Jena, en el este de Alemania. Pero asumió que no suponían una amenaza.

¿Cómo pudo equivocarse de esa manera? ¿Y podría ser que en el futuro próximo se detecte a otros terroristas? En relación con Anis Amri, autor del ataque terrorista en el mercado navideño de Berlín de diciembre de 2016, Neumann afirma que las autoridades alemanas cometieron un error fundamental en su análisis. Dada su actividad como traficante de drogas, lo habían considerado como delincuente menor, en vez de como potencial terrorista; eso a pesar de que había evidencias fundadas de que estaba planeando un ataque.

Fahndungsfotos des gesuchten Tunesiers Anis Amri (picture alliance/dpa/A. Dedert)

Fotografías de investigación de Anis Amri

Anis Amri pudo "fálcimente” haber sido deportado

Binninger opina que las agencias de seguridad deberían ponerse en alerta en cuanto un individuo pase a la clandestinidad. Los terroristas de la NSU Zschäpe, Böhnhardt y Mundlos adoptaron identidades falsas y vivieron en Sajonia sin siquiera ser molestados. Y el islamista Amri uso un amplio número de alias mientras atravesaba Alemania. Sin embargo, debería ser fácil detectar y capturar a alguien como él, defiende Binninger. Y no solo eso. "Si se hubieran vinculado los descubrimientos de los servicios domésticos de inteligencia y el conocimiento de las investigaciones locales, podría fácilmente haber sido deportado”.

Amri formaba parte de una lista de amenazas potenciales del Centro Conjunto Antiterrorista alemán, que pone en común el trabajo de las agencias de seguridad nacionales y federales. Binninger es de la opinión de que en este caso, como en el caso de la NSU, ninguna autoridad alemana ha asumido su responsabilidad. De forma similar, el especialista en el EI, Neumann, insta a mejorar las medidas antiterroristas de prevención ante la amenaza del salafismo violento. También ha identificado un déficit en el uso compartido de información a nivel alemán y europeo, "como demostró el caso de Amri”. En general, sentencia Neumann, "seguirá habiendo una amenaza yihadista dentro de cinco años”.

Autor: Marcel Fürstenau (EAL/CT)

DW recomienda

Publicidad