¿Habrá intervención militar china en Hong Kong? | Política | DW | 15.11.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

¿Habrá intervención militar china en Hong Kong?

El caos en las calles de Hong Kong ha llegado a las universidades de la ciudad. El politólogo Stephan Ortmann, docente en la City University, no cree en una solución pacífica del conflicto.

DW: Esta semana, las protestas se han trasladado a las universidades y ha habido violentos enfrentamientos entre manifestantes y la Policía en varias universidades. ¿Cuál es la situación en la City University, donde imparte clases?

Stephan Ortmann: Hubo disputas el lunes (11.11.2019) por la mañana, creo. Hay una aplicación, desarrollada por los manifestantes, que muestra lo que está sucediendo, dónde está la Policía. En la mañana vi que habían escrito "TG" en la aplicación y sospeché que era gas lacrimógeno. Más tarde, supe por mi amigo que usaron gases lacrimógenos varias veces en la mañana. Los enfrentamientos tuvieron lugar directamente en un puente entre las residencias estudiantiles y los edificios de la universidad. Es por eso que me sorprendió especialmente que la universidad no haya enviado ningún mensaje o advertencia sobre los disturbios. Más tarde hubo avisos de que había que mantenerse alejado del lugar y eso fue lo que hice. No hubo clases durante toda la semana y el jueves (14.11.2019) la universidad decidió que el semestre terminaría dos semanas antes de lo previsto. En otras universidades probablemente continuarán las clases online.

Ayer miré cómo estaba la City University. La calle estaba llena de ladrillos, los buses estaban aparcados en diagonal y la universidad con pintadas de grafiti. Una de las cantinas fue destruida y también una librería. El resto del campus universitario está tranquilo.

Los estudiantes han estado involucrados en las protestas desde esta semana. Sin embargo, las universidades no habían sido escenario de los disturbios. Esto cambió después de la muerte del estudiante de 22 años Alex Chow el viernes pasado (9.11.2019). En su opinión, ¿cuáles son las razones de este cambio repentino en el ámbito de la educación superior?

Creo que la razón es que el Gobierno quería adoptar medidas más duras. La Policía interviene con más rapidez desde hace bastante tiempo, por lo que las protestas a menudo también escalan con más rapidez. Para el lunes se había planeado una huelga general. Sin embargo, Hong Kong tiene una estructura sindical débil, por lo que no se puede lograr convocar una huelga general si no se fuerza. Es por eso que los manifestantes, especialmente los estudiantes, establecieron barreras en las principales autopistas y bloquearon carreteras temprano en la mañana e intentaron detener los trenes. La Policía intentó reprimirlos. En la China University, la autopista pasa justo al lado del campus y, sobre este puente, alguien arrojó algo sobre la carretera y eso hizo que la Policía asaltara el campus, según tengo entendido. En otras universidades pasó algo similar. En parte, la Policía también trató de arrestar a los estudiantes directamente en el campus.

¿Qué papel juegan las universidades en el movimiento de protesta? 

El Gobierno siempre ha querido que las universidades adopten más medidas contra los manifestantes, mientras que los manifestantes quieren que defiendan a los estudiantes. Nuestro rector ha desaparecido. Según tengo entendido, él está en realidad a favor del Gobierno, pero no quiere hacer comentarios al respecto. Es taiwanés, pero con una fuerte inclinación hacia China y, por eso, parece haber desaparecido de alguna manera. Tampoco teníamos permiso para organizar ningún evento político este semestre. A este respecto, la administración de la universidad no ha intentado con nosotros actuar como mediadora, simplemente se ha mantenido al margen. Creo que esa actitud no funciona. Se tendría que intentar crear discursos y proceder en ambas direcciones. Pero, en principio, yo solo soy, por mis orígenes occidentales, un outsider.

Excepto por la retirada de la controvertida ley de extradición, el Gobierno de Hong Kong no ha hecho ninguna concesión hacia los manifestantes. En su opinión, ¿es posible un compromiso que pacifique a ambas partes?

La respuesta es, sencillamente, no. El primer paso en la dirección correcta sería que Carrie Lam ya no sea la jefa de Gobierno. Y después, el próximo jefe de Gobierno debe prestar más atención a Hong Kong y no fingir que no sabe por qué son violentos allí, por qué hay un problema y, de hecho, posicionarse públicamente más cerca de Hong Kong frente China. Pero casi nadie exige ya que Lam renuncie porque creen que no va a pasar nada, no importa quién venga. El Gobierno, por su parte, espera que los manifestantes se rindan lentamente, pero hay suficientes estudiantes dispuestos a luchar hasta el final.

¿Qué posibilidades hay de que haya una intervención militar de China?

La probabilidad es relativamente baja, de lo contrario ya lo habrían hecho. Además, los costos asociados son enormemente altos. Eso inmediatamente pondría fin a la zona económica especial, al menos por parte de Estados Unidos. Ya existe, de todos modos, la amenaza de hacerlo. Y la Ley de Derechos Humanos de Hong Kong llegará el lunes, según he oído. Eso significa que hay mucha presión. China necesita a Hong Kong económicamente y muchas de las inversiones en el continente las realiza Hong Kong. Nadie sabe qué impacto tendría en la economía china si de repente cayera la economía de Hong Kong. Por eso creo que tendrán cuidado. Si intervienen, lo harán indirectamente, por ejemplo, apoyando a la Policía.

Stephan Ortmann es politólogo en el Departamento de Estudios Asiáticos e Internacionales de la City University de Hong Kong.

(rmr/ms)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

 

DW recomienda